Qué es la paranoia y cómo afecta

sensacion de paranoia persecutoria

Es posible que alguna vez te hayan dicho la expresión: ‘Anda y no seas paranoico’ cuando has pensado cosas que probablemente no eran ciertas o porque le dabas demasiada importancia a algún asunto. En realidad, la paranoia es algo mucho más serio que simplemente algunas cavilaciones temporales en la mente.

Qué es

Cuando una persona tiene paranoia siente y piensa como si estuviese amenazado, teniendo el mismo estrés. La evidencia de que realmente se esté amenazado es poca o nula. Los pensamientos paranoicos también se describen como delirios. Los pensamientos paranoicos pueden ser exageradas sospechas, por ejemplo, quizá alguien te ha dicho algo negativo sobre ti y el pensamiento paranoico cree que esa persona está haciendo una campaña de desprestigio contra ti y crees que todo el mundo piensa eso negativo de ti.

Por tanto, ante estos pensamientos, la paranoia implica sentimientos intensos de ansiedad o temor, así como pensamientos relacionados con persecuciones, amenazas o conspiraciones. La paranoia está presente en muchos trastornos mentales, pero sobre todo, ocurre en trastornos psicóticos. Los delirios ocurren cuando los pensamientos irracionales se anclan y no hay nada que se pueda hacer para convencer a una persona de que lo que siente o piensa no es cierto.

paranoia de que alguien te espia

Cuando una persona tiene paranoia o delirios pero no existen otros síntomas asociados es posible que la persona tenga un trastorno delirante. Una persona con trastorno delirante puede tener una vida normal aunque a veces se sienta limitada o aislada del resto del mundo. Con un buen tratamiento médico y seguimiento en salud mental, puede tener una buena calidad de vida.

Síntomas de paranoia

La paranoia y los trastornos delirantes tendrán algunos síntomas característicos que merece la pena conocer para reconocer el problema y así buscar ayuda cuanto antes. Los síntomas más comunes son:

  • Desconfianza
  • Sospechas intensas e irracionales
  • Sensación de miedo, ira o traición
  • Hipervigilidad
  • Dificultad para personar
  • Actitud defensiva
  • Crítica imaginada
  • Preocupación por motivos ocultos
  • Temor a ser engañados
  • Temor a que se aprovechen de uno
  • Incapacidad para relajarse
  • Incapacidad para argumentar sus propio pensamientos de forma racional

persona paranoica con luz siniestra

Paranoias habituales

Las paranoias no son todas iguales, cada persona puede tener experiencias diferentes en cuanto a la paranoia. Aunque a pesar de esto, existen algunos ejemplos de tipos comunes de pensamientos paranoicos que puedes conocer para poder identificar en caso de que sea necesario:

  • Que otros hablan a tus espaldas
  • Que otras personas u organizaciones te espían
  • Que otras personas te quieren hacer daño o excluirte
  • Corres el riesgo de ser dañado o que te quiten la vida
  • La gente utiliza códigos para amenazarte en secreto o hacerte sentir mal
  • Otras personas quieran molestarte o irritarte de forma deliberada
  • Las personas intentan robar tu dinero o tus posesiones
  • Tus acciones o pensamientos son interferidos por otros
  • Estás siendo controlado
  • El gobierno te espía

Estos pensamientos se pueden tener con mucha fuera o sentirlos solo de forma ocasional en momentos de estrés puntuales. Es posible que estos pensamientos te causen mucha angustia emocional o que no te importen demasiado. Pero si tienes estos pensamientos o parecidos es muy probable que tengas paranoia. La mayoría de las personas tienen pensamientos paranoicos sobre amenazas o daños a sí mismos, pero también puede tener pensamientos paranoicos sobre amenazas o daños a otras personas, a su cultura o a la sociedad en general.

El pensamiento paranoico

Los pensamientos paranoicos tienen que ver con tus ideas sobre otras personas y lo que podrían hacer. Puede ser difícil determinar si un pensamiento sospechoso es paranoico o no. La gente podría estar en desacuerdo sobre qué es un pensamiento paranoico. Otra persona (un amigo, un miembro de la familia o un médico) podría decir que sus pensamientos son paranoicos cuando no cree que sean reales.

Las personas pueden pensar en los riesgos de diferentes maneras y creer que diferentes cosas son evidencia buena o mala de pensamientos sospechosos. Las personas también pueden creer cosas diferentes basadas en la misma evidencia. En definitiva tienes que decidir por ti mismo…

Es más probable que los pensamientos sospechosos sean paranoicos si:

  • Nadie más comparte el pensamiento sospechoso
  • No hay evidencia definitiva para el pensamiento sospechoso
  • Hay evidencia contra el pensamiento sospechoso
  • Todavía tienes el pensamiento sospechoso a pesar de la tranquilidad de los demás
  • Tus sospechas se basan en sentimientos y eventos ambiguos

persona con paranoia y delirios

La paranoia y la salud mental

La paranoia es un síntoma de algunos problemas de salud mental pero tener paranoia no es un diagnóstico en sí mismo. Los pensamientos paranoicos tienen diferentes niveles de severidad y las experiencias entre una persona con paranoia y otra pueden ser muy diferentes. Esto dependerá de cuánto se crea en los pensamientos paranoicos, de cuánto se piense en ellos, de si molestan o no a la persona que los padece o de si los pensamientos paranoicos interfieren en la vida diaria.

Muchas personas experimentan paranoia leve en algún momento de sus vidas, tal vez hasta un tercio de la sociedad sin que esto signifique que se padece un trastorno mental. Esto generalmente se llama paranoia no clínica. Este tipo de pensamientos paranoicos a menudo cambian con el tiempo, por lo que podría darse cuenta de que no están justificados o simplemente dejar de tener esos pensamientos particulares.

En el otro extremo del espectro está la paranoia muy grave (también llamada paranoia clínica o delirios persecutorios). Si la paranoia es más grave, es más probable que se necesite tratamiento. La paranoia también puede ser síntoma de diferentes problemas de salud mental como por ejemplo: esquizofrenia paranoide, trastorno delirante de tipo persecutorio (tipo de psicosis), trastorno de personalidad paranoica o trastorno bipolar.

Cómo se trata

El tratamiento de la paranoia suele ser a través de medicamentos y terapia cognitiva conductual. El elemento más importante en el tratamiento de la paranoia y el trastorno delirante, es construir una relación de confianza y colaboración para reducir el impacto de los pensamientos de miedo irracional y mejorar las habilidades sociales.

Puede ser difícil tratar a una persona con paranoia, ya que los síntomas aumentan la irritabilidad, la vigilancia emocional y la posible hostilidad. Muchas veces, el progreso en los delirios paranoicos y especialmente el trastorno delirante es lento. Independientemente de cuán lento sea el proceso, la recuperación y la reconexión con la realidad son posibles.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.