Es una estupenda respuesta y el mejor regocijo y consuelo que pude haber escuchado.

Responder