Saltar al contenido

11 Poemas de Vanguardia hechos por escritores reconocidos

Se considera “vanguardismo” a la innovación en el ámbito del arte, cultura, filosofía y literatura. Un movimiento que comenzó a principios del siglo XX en Europa y que luego se extendió a otros continentes como América, donde tuvo una gran repercusión.

En la literatura, específicamente en la poesía, el vanguardismo innovó la forma de escritura de los mismos, en donde los poemas vanguardistas no utilizaban algunos recursos gramáticos como la correcta ortografía y los conectores; ni tampoco se respetaban normas o estructuras que anteriormente eran fundamentales.

Características de los Poemas de Vanguardia

Las características de estos poemas los hacían únicos, ya que además de cumplir con lo mencionado anteriormente, también se arriesgaban a practicar la poesía de forma totalmente libre; podían inventar nuevas palabras, usar nuevas tipografías o incluso hacer dibujos con el mismo texto (conocido como caligrama) o acompañándolos.

  • Los poetas utilizaban imágenes para representar ideas.
  • En la poesía se demostraba la inconformidad del poeta con lo antiguo y la búsqueda de algo nuevo, de vanguardia.
  • El lenguaje poético cambió radicalmente.
  • Los temas a tratar eran muy variados, poco comunes e innovadores, intentado dejando atrás aquello que carecía de sentido para el hombre nuevo.

Básicamente se trató de un movimiento en el que los artistas buscaban alejarse de lo viejo e innovar en el arte y los demás ámbitos que mencionábamos al comienzo de la entrada. Sin embargo, en esta ocasión sólo trataremos los poemas de vanguardia, como en otra ocasión hicimos con los poemas del barroco.

Descubre estos 11 Poemas vanguardistas

Entre los poetas vanguardistas más destacados podemos encontrar a Vicente Huidobro, Nicolás Guillén, César Vallejo, Jorge Luis Borges, Octavio Paz, Juan Carlos Onetti, Mario Benedetti, Pablo Neruda, Oliverio Girondo y muchos otros; de los cuales extraeremos algunos de sus mejores poemas de la época para brindárselos y que disfruten de ellos.

1. 1914

Nubes sobre el surtidor del verano
de noche
todas las torres de Europa se hablan en secreto

De pronto un ojo se abre
El cuerno de la luna grita
halalí
halalí
Las torres son clarines colgados

Autor: Vicente Huidobro

2. Querida Litty

Desde hace meses
con inusitada frecuencia
no me deja el cartera cartas tuyas.
Será amnesia del hombre
o tal vez las apile
en un rincón limpio
de su cuarto de soltero
solterón
y algún día me las traiga
cinta rosa
todas juntas
como un banquete
para el olvidado hambriento
que puede imaginarse
desde ahora
una clara catarata
de ternuras y recuerdos.

Autor: Juan Carlos Onetti

3. La Rama

Canta en la punta del pino
un pájaro detenido,
trémulo, sobre su trino.

Se yergue, flecha, en la rama,
se desvanece entre alas
y en música se derrama.

El pájaro es una astilla
que canta y se quema viva
en una nota amarilla.

Alzo los ojos: no hay nada.
Silencio sobre la rama,
sobre la rama quebrada

Autor: Octavio Paz 

4. El Sueño

Si el sueño fuera (como dicen) una
tregua, un puro reposo de la mente,
¿por qué, si te despiertan bruscamente,
sientes que te han robado una fortuna?

¿Por qué es tan triste madrugar? La hora
nos despoja de un don inconcebible,
tan íntimo que sólo es traducible
en un sopor que la vigilia dora

de sueños, que bien pueden ser reflejos
truncos de los tesoros de la sombra,
de un orbe intemporal que no se nombra

y que el día deforma en sus espejos.
¿Quién serás esta noche en el oscuro
sueño, del otro lado de su muro?

Autor: Jorge Luis Borge

5. La ahogada del cielo

Tejida mariposa, vestidura
colgada de los árboles,
ahogada en cielo, derivada
entre rachas y lluvias, sola, sola, compacta,
con ropa y cabellera hecha jirones
y centros corroídos por el aire.
Inmóvil, si resistes
la ronca aguja del invierno,
el río de agua airada que te acosa. Celeste
sombra, ramo de palomas
roto de noche entre las flores muertas:
yo me detengo y sufro
cuando como un sonido lento y lleno de frío
propagas tu arrebol golpeado por el agua.

Autor: Pablo Neruda.

6. Poema a la Clase Media – Mario Benedetti

Clase media
medio rica
medio culta
entre lo que cree ser y lo que es
media una distancia medio grande
Desde el medio mira medio mal
a los negritos
a los ricos a los sabios
a los locos
a los pobres
Si escucha a un Hitler
medio le gusta
y si habla un Che
medio también
En el medio de la nada
medio duda
como todo le atrae (a medias)
analiza hasta la mitad
todos los hechos
y (medio confundida) sale a la calle con media cacerola
entonces medio llega a importar
a los que mandan (medio en las sombras)
a veces, solo a veces, se dá cuenta (medio tarde)
que la usaron de peón
en un ajedrez que no comprende
y que nunca la convierte en Reina
Así, medio rabiosa
se lamenta (a medias)
de ser el medio del que comen otros
a quienes no alcanza a entender
ni medio.
Autor: Mario Benedetti

7. No sé por qué piensas tu

No sé por qué piensas tú,
soldado, que te odio yo,
si somos la misma cosa
yo,
tú.

Tú eres pobre, lo soy yo;
soy de abajo, lo eres tú;
¿de dónde has sacado tú,
soldado, que te odio yo?

Me duele que a veces tú
te olvides de quién soy yo;
caramba, si yo soy tú,
lo mismo que tú eres yo.

Pero no por eso yo
he de malquererte, tú;
si somos la misma cosa,
yo,
tú,
no sé por qué piensas tú,
soldado, que te odio yo.

Ya nos veremos yo y tú,
juntos en la misma calle,
hombro con hombro, tú y yo,
sin odios ni yo ni tú,
pero sabiendo tú y yo,
a dónde vamos yo y tú…
¡no sé por qué piensas tú,
soldado, que te odio yo!

Autor: Nicolás Guillén

8. Ausente

Ausente! La mañana en que me vaya
más lejos de lo lejos, al Misterio,
como siguiendo inevitable raya,
tus pies resbalarán al cementerio.

Ausente! La mañana en que a la playa
del mar de sombra y del callado imperio,
como un pájaro lúgubre me vaya,
será el blanco panteón tu cautiverio.

Se habrá hecho de noche en tus miradas;
y sufrirás, y tomarás entonces
penitentes blancuras laceradas.

Ausente! Y en tus propios sufrimientos
ha de cruzar entre un llorar de bronces
una jauría de remordimientos!

Autor: César Vallejo

9. Yo no sé nada

Yo no sé nada
Tú no sabes nada
Ud. no sabe nada
El no sabe nada
Ellos no saben nada
Ellas no saben nada
Uds. no saben nada
Nosotros no sabemos nada
La desorientación de mi generación tiene su expli-
cación en la dirección de nuestra educación,cuya
idealización de la acción, era – ¡sin discusión!-
una mistificación, en contradicción
con nuestra propensión a la me-
ditación, a la contemplación y
a la masturbación. (Gutural,
lo más guturalmente que
se pueda.) Creo que
creo en lo que creo
que no creo. Y creo
que no creo en lo
que creo que creo
«C a n t a r d e l a s r a n as»
¡Y     ¡Y      ¿A       ¿A     ¡Y       ¡Y
su     ba       llí        llá      su       ba
bo       jo          es           es        bo         jo
las      las          tá?            tá?       las        las
es        es          ¡A                 ¡A           es          es
ca       ca            quí                    cá            ca          ca
le        le            no                          no             le           le
ras      ras          es                              es             ras        ras
arri     aba         tá                                   tá            arri        aba
ba!…    
jo!…       !…                                       !…            ba!…     jo!…

Autor: Oliverio Girondo 

10. Marino

Aquél pájaro que vuela por primera vez
Se aleja del nido mirando hacia atrás

Con el dedo en los labios
os he llamado.

Yo inventé juegos de agua
En la cima de los árboles.

Te hice la más bella de las mujeres
Tan bella que enrojecías en las tardes.

La luna se aleja de nosotros
Y arroja una corona sobre el polo

Hice correr ríos
que nunca han existido

De un grito elevé una montaña
Y en torno bailamos una nueva danza.

Corté todas las rosas
De las nubes del este

Y enseñé a cantar a un pájaro de nieve

Marchemos sobre los meses desatados

Soy el viejo marino
que cose los horizontes cortados

Autor: Vicente Huidobro

11. El cómplice

Me crucifican y yo debo ser la cruz y los clavos.
Me tienden la copa y yo debo ser la cicuta.
Me engañan y yo debo ser la mentira.
Me incendian y yo debo ser el infierno.
Debo alabar y agradecer cada instante del tiempo.
Mi alimento es todas las cosas.
El peso preciso del universo, la humillación, el júbilo.
Debo justificar lo que me hiere.
No importa mi ventura o mi desventura.
Soy el poeta.

Autor: Jorge Luis Borges

 

Los poemas de vanguardia o vanguardistas suelen ser increíbles, ya que formaban parte del movimiento que permitió deshacerse de las normas tradicionales para innovar y dar paso a otras innovaciones en años posteriores, como el modernismo (teniendo en cuenta que ésta fue una época de muchos otros “ismos”).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Comentarios (4)

¡Excelente, para disfrutar y compartir!

Responder

Muy bueno
Por todos los poemas

Responder

Los poetas y los poemas son muy buenos

Responder

me sirvio de mucha ayuda gracias

Responder