Saltar al contenido

¿Por qué algunas personas responden al estrés quedándose dormidas?

mujer dormida

mujer dormida

Hay un concepto en psicología llamado “impotencia aprendida” que se utiliza para explicar ciertos aspectos de la depresión y la ansiedad.

Este concepto se reconoció y codificó en la década de 1970. El nombre lo explica todo: si, en una etapa muy temprana del desarrollo, un ser vivo llega a entender que él no puede hacer nada de cara a los acontecimientos que suceden a su alrededor, percibirá una falta de control y una sensación de impotencia se instalará en su cerebro.

Se han realizado muchas investigaciones al respecto. En los primeros estudios, se dividieron a unos perros en dos grupos: el primer grupo fue sometido a descargas eléctricas, pero se les facilitó una forma de detener las descargas (solo que tenían que averiguarla ellos mismos). El segundo grupo de perros recibió descargas, pero no tenían manera de evitarlas o escapar de ellas. La experiencia, por desgracia, tuvo efectos a largo plazo sobre los animales. Cuando más tarde se enfrentaron a entornos estresantes en la vida, el primer grupo de perros hacía todo lo posible por tratar de lidiar con ellos. En cambio, los perros del segundo grupo simplemente se rendían. Habían sido condicionados para responder al estrés con la aquiescencia.

Este tipo de indefensión aprendida no se limita a los animales, muchos de los adultos cuentan experiencias tras someterse a situaciones estresantes: personas que se quedan dormidas tras discutir con su pareja o una sesión de bostezos incontrolados tras vivir situaciones estresantes en el trabajo.

Hay personas que sienten una abrumadora tentación de acostarse a dormir cuando se sienten agobiadas. Es el mecanismo de defensa que utilizan para escapar de esa sensación de agobio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.