¿Por qué les cuesta tanto a algunas personas pedir perdón?

Hoy me gustaría compartir con vosotros las explicaciones de Guy Winch, en un artículo publicado en Psychology Today, sobre las extremas dificultades que algunas personas presentan a la hora de pedir disculpas.

G. Winch dice que aunque pedir perdón es una de las primeras cosas que se nos enseña de niños, algunos adultos se niegan a pedir perdón, incluso cuando están equivocados. Decir “lo siento” parece ser una de las frases más difíciles de verbalizar.

Generalmente se suele interpretar este tipo de reacción como una forma de orgullo o de terquedad, sin embargo, esta incapacidad a menudo esconde motivos más profundos. Cuando una persona muestra dificultades en pedir perdón o en reconocer su parte de error o de responsabilidad en una dinámica relacional, lo que ocurre es que en realidad está desplegando una serie de esfuerzos para proteger una frágil percepción de su propio “Yo”.

El significado de una disculpa puede variar considerablemente según la situación. Disculparse cuando uno choca contra otra persona en la calle por ejemplo, resulta más fácil ya que no implica un auto-cuestionamiento de sí mismo, sino que se trata más bien de una simple respuesta educada. Sin embargo, pedir disculpas cuando existe una mayor carga emocional, por ejemplo después de discutir con una persona significativa, es mucho más complicado, y en particular para las personas con un “Yo” poco sólido.

Así, para algunos, decir “lo siento” tiene repercusiones psicológicas que van mucho más allá de lo que estas dos palabras significan inicialmente. Despiertan en ellos miedos profundos -tanto conscientes como inconscientes- que viven como una amenaza para su persona. De ahí que traten desesperadamente evitar disculparse.

G Winch expone cinco motivos – a los que yo he añadido dos más-, para explicar el por qué algunas personas se muestran tan reticentes a la hora de pedir perdón o en reconocer parte de su responsabilidad en un conflicto.

  1. Admitir sus errores puede vivirse como una gran amenaza para estas personas porque les cuesta separar sus acciones de su personalidad. Es decir, si se les señala que han hecho algo mal, se lo toman como si estuviéramos insinuando que son malas personas. Si descuidan a alguien en un determinado momento, deducen que es porque deben de ser fundamentalmente egoístas e insensibles. Si se equivocan, entonces deben de ser ignorantes o estúpidos. Y así continuamente. Generalizan el significado de su comportamiento a su personalidad. Por esta razón, disculparse representa una gran amenaza a su sentido básico de identidad y autoestima.

 

  1. Para la mayoría de la gente, pedir perdón está asociado a sentimientos de culpabilidad. Sin embargo, para las personas con un “Yo” frágil, el hecho de disculparse va ligado a sentimientos de vergüenza. ¿Qué implica esta diferencia? Que mientras la culpabilidad nos hace sentir mal respecto a nuestras acciones, la vergüenza nos hace sentir mal respecto a nuestra identidad, lo que convierte la vergüenza en una emoción mucho más tóxica que la culpabilidad.

 

  1. En vez de considerar las disculpas como una oportunidad para resolver conflictos interpersonales, las personas con dificultades para pedir perdón tienen la creencia de que si reconocen sus errores, la otra persona inevitablemente aprovechará la oportunidad para sacarle en cara acusaciones y errores pasados.

 

  1. Estas personas también suelen tener una visión bastante polarizada, de tipo “todo blanco o todo negro”, con pocos matices intermedios. Es decir, temen que si se disculpan, tendrán que asumir plena responsabilidad mientras que el otro saldrá exento de cualquier culpa.

 

  1. El hecho de negarse a pedir perdón constituye una forma de manejar sus emociones. A menudo estas personas experimentan el ser vulnerable como algo extremadamente amenazante. Tienen miedo de que si bajan la guardia, todo se vendrá abajo, dejándoles sin control y con una herida incurable.

 

  1. Estas personas suelen sustituir sus disculpas por explicaciones. Lo que no parecen entender es que el daño no está en la cabeza. Aunque uno consiga entender racionalmente las intenciones o circunstancias del otro, si éstas no van acompañadas de una disculpa sincera, no se produce un efecto reparador a nivel emocional. Decir “lo siento” es una expresión de empatía por el dolor del otro, independientemente de nuestras intenciones. Poco importa que nos parezca razonable o no, lo que cuenta es que el otro se haya sentido ofendido o herido por nuestras acciones. Solamente una vez que hayamos validado la experiencia del otro, nuestras explicaciones podrán ser recibidas. A veces también piensan que hacer como si nada hubiera pasado o compensar con un favor o gesto bonito, les absolverá de tener que expresar arrepentimiento. Y cuando sus seudo-esfuerzos de arreglar el conflicto no son recibidos como ellos esperan, es probable que terminen culpando al otro de ser incapaz de perdonar u olvidar. Esto hará que aumenta la distancia y rencor en la relación.
  1. Para las personas con un “Yo” frágil, la preservación de su sentido interno de auto-cohesión es tan sumamente fundamental que cuando sienten que sus imperfecciones están siendo expuestas, lo primero que les preocupa es enmendar su propio auto-concepto o imagen de sí mismo, aunque sea en detrimento de la validación del otro en la relación.

En todas las relaciones pueden ocurrir malentendidos, desencuentros, conflictos, etc. Ninguna relación terrestre humana se salva de ello. Incluso es necesario y deseable porque gracias a estas dificultades aprendemos y crecemos como personas. Nuestra psique necesita tensión para desarrollarse. La gran diferencia radica en la capacidad para reparar el daño causado. Permitirse ser vulnerable ante una persona a la que queremos denota una gran fortaleza interna, un “Yo” fuerte, a pesar de lo que muchas personas creen. Cuando una persona se muestra defensiva, no es por nada, es porque precisamente siente que tiene defenderse de algo que le hace sentir inseguro. Y cuando mirar dentro de uno mismo resulta demasiado aterrador, la tendencia será atribuir la responsabilidad al exterior, llegando incluso a veces a tener ideas paranoides sobre los demás. Sin embargo, si estas personas pudieran bajar sus defensas, mostrarse vulnerables y reconocer sus errores, permitirían una cercanía emocional y confianza mucho más profunda con las personas que les rodean. Pedir perdón tiene un efecto curativo casi instantáneo, entonces ¿por qué no utilizarlo con más frecuencia?

por Jasmine Murga


Categorías

Relaciones

Licenciada en Psicología por la Universidad Complutense de Madrid. Experta en Intervenciones Sistémicas (ITAD Sistémica, Madrid). Experta en Psicoterapia Transcultural (Terapias Sin Fronteras, Madrid). Certificado en Terapia Estratégica, Hipnoterapia Ericksoniana e Hipnosis, Gestalt y Psicología Somática (Mental Research Institute, Palo Alto). Certificado “The Science of Willpower” (Universidad de Stanford, Palo Alto). Cursando un máster en “Counseling Psychology with concentration in Somatic Psychology".

27 comentarios

  1.   Milton Gonzalez dijo

    Me encanto la parte “Y cuando mirar dentro de uno mismo resulta demasiado aterrador, la tendencia será atribuir la responsabilidad al exterior, llegando incluso a veces a tener ideas paranoides sobre los demás”. Tengo algunos conocidos que actúan de esta forma y se sienten atacados por todos. En lo personal, el perdonas ha sido de las cosas mas liberadoras que me han pasado. Te quitas muchas piedras que vas por la vida cargando en vano.

    1.    Jasmine Murga dijo

      Hola Milton,

      Muchísimas gracias por tu comentario. De hecho me gustaría aprovechar que hayas sacado el tema del perdón para añadir algo. Espero que no te importe. En mi opinión, perdonar es algo muy personal. Algunas personas se sienten liberadas al perdonar y otras en cambio, necesitan escuchar que también tienen derecho a no perdonar para sentir esa liberación. Depende del daño causado. Y por desgracia, algunos daños son irreparables. Yo creo que el error que comete mucha gente (y no me refiero a tí) es pensar que perdonar tiene que ver con una decisión racional, en vez de un proceso interno real. Aún así, no cabe duda que cuando una persona es capaz de perdonar y ese perdón se siente auténtico, uno se quita un gran peso de encima.

      Un cordial saludo,

      Jasmine

    2.    Anónimo dijo

      En realidad se atacan asì mismos…

  2.   Regina dijo

    Muy interesantes estas conclusiones. Es cierto que en ocasiones no pedimos perdón porque sentimos, yo en lo personal, que me hago vulnerable y que por ello me vean débil. Gracias por hacerme notar estos puntos para trabajarlos en mi persona.
    Un abrazo desde México.

    1.    Jasmine Murga dijo

      Hola Regina,

      Qué bueno que te haya parecido interesante. La verdad es que nos cuesta a todos mostrarnos vulnerables. Pero tu comentario denota una gran capacidad de autocuestionamiento, lo cual me parece muy valiente.

      Otro abrazo,

      Jasmine

  3.   julian martinez aragon dijo

    son de gran ayuda los temas que tratan, por que ayudan a reflexionar y psicoanalizarnos en nuestro actuar con los que están cerca de nosotros, este tema lo compartí con mi esposa y vi en su semblante un auto-reconocimiento de su actuar, y creo que la información que ayude a recapacitar al ser humano siempre sera de gran ayuda, por que la razón de nuestro actuar es por no tener conocimiento para actuar y creo que este problema es educacional y formativa, y los padres tenemos que informarnos primero para poder orientar los senderos que ayuden a formar personas saludables. gracias y Dios les bendiga.

    1.    Jasmine Murga dijo

      Hola Julián,

      Me alegra que te haya sido de ayuda. Estoy totalmente de acuerdo contigo cuando dices que los padres deben crear los senderos que ayuden a formar personas saludables.

      Un saludo,

      Jasmine

  4.   Albert dijo

    Impresionante articulo! Felicidades! Hay alguna forma de ayudar a otra persona a que tenga el “Yo” fuerte? O solo depende de ella misma?

  5.   Consuelo dijo

    Excelente artículo, muy bien escrito y redactado.. me llegó al hueso cada línea, gracias!!
    Lo que si, me gustaría saber el motivo por el que algunas personas somos así, por qué tenemos un “yo” frágil.. Será algo que viene de la infancia (adquirido) o es simplemente una condición con la que se nace?
    Cómo podemos hacer para revertirlo y convertirnos en alguien con un “yo” fuerte? Se puede?
    Nuevamente muchas gracias!

  6.   Anna Kareninna dijo

    Una persona a la que yo consideraba amiga ha preferido cargarse nuestra amistad a pedir una simple disculpa.
    Justo como escribes, lavándose las manos y “me da igual a quien haya hecho daño con mi actitud. Hice esto por aquello y punto porque yo soy así”.
    Lo siento por estas personas, pues si quieren un terapeuta que se lo paguen. Pienso que si alguien aún sabiendo que ha herido a un amigo, no es capaz ni de tragarse su orgullo y decir ” LO SIENTO”, no es capaz de nada.

    1.    Cuauhtemoc dijo

      Anna, existen personas que son así, incluso yo tengo familiares que son así y yo sé que no van a cambiar, lo importante es entender todo el gran panorama, lo que hay detrás, es más fácil que nosotros cambiemos que los demás, así habrá menos dolor en nosotros, saludos.

  7.   Karen dijo

    Yo no puedo pedir perdon es algo tan difícil es un pánico para mi, algo que me hace sentir culpable, me entristece me duele no poder hacerlo es dificil. Que por el contrario yo perdonar a alguien, lo hago con mucho gusto.

    1.    Maribel dijo

      Karen, a mi me pasa igual. Perdono con mucha facilidad y sin rencores. Pedir perdón me cuesta muchísimo porque debo reconocer que he hecho algo que ha herido a un ser querido y me sale hacerlo.
      Me siento muy identificada con el artículo que parece sacado de mi persona y mi comportamiento. Esta actitud mía me está creando muchos conflictos de pareja y disgustos. Me gustaría saber también como cambiar este yo frágil por uno mas fuerte.
      Gracias por el artículo Jasmine!

  8.   Alfredo dijo

    Muy interesante yo soy una persona que cuando veo que me equivoque pido disculpas pero por ejemplo tengo un hermano mayor que yo (yo tengo 27 y el 42) y algunas veces me dice cosas que luego yo no provoque y se lo hago saber nunca me pide una disculpa pero ya veo por que. Yo creo que tu punto 4 y 5 son lo que realmente le pasa y no nada mas conmigo si no también con otro hermano mayor (43 años)

  9.   Fabrizio dijo

    A ese tipo de gente hay que aislarla, terminan siendo problemáticos, estúpidos, insoportables y molestos…
    No hay nada que les venga bien

  10.   Olivier dijo

    Es que reconozco perfectamente a mi mujer. Tiene una personalidad muy fuerte, pero sospechaba desde hace mucho que podía esconder una baja autoestima. Nunca ha sido capaz de pedir perdón, ofrece explicaciones en su lugar, ve todo en blanco y negro…

    Otra faceta que relaciono con este tema, es que le cuesta mucho agradecer las cosas, y yo lo explico con que al agradecer, reconoce que le debe algo al otro, y le genera mucho estrés.

    La pregunta es ahora, como manejar esta situación. Llevamos 20 años juntos, 13 casados, y aunque tenga una personalidad bastante positiva, empiezo a sentir que me hundo. Ya no tengo la alegría que tenía.

    Hace años que intento explicarle lo que siento, pero no sirve de nada. Siempre lo coge como un ataque. No sé como manejar la situación para por lo menos que reconozca como es.

    Qué puedo hacer?…

    1.    Jazmín dijo

      Hola amigo a mi me sucede lo mismo con mi esposo. Estamos casados desde hace 20 años también, y me duele mucho su actitud. Nunca pide perdón nunca pide una disculpa aunque claramente el del error haya sido el.
      Es terco y cuando le recuerdo su error lo único que hace es ponerse a la defensiva y huir.
      Que triste me siento ahora mismo porque siempre cedo yo a buscarle de nuevo aunque la culpa no haya sido mia, y el esta acostumbrado a eso. Ahora me armé de valor y tengo 4 días que no quiero ni verlo ni escucharlo porque me hirió muy feo esta ultima vez. El tiene que aprender a reconocer sus fallas y madurar, esta vez voy a esperar su arrepentimiento y sus disculpas aunque tengan que pasar mil años .

  11.   Oscar Bobadilla dijo

    No se que hacer un amigo mio que quiero mucho nos dejamos de hablar por tres meses por un error que el cometió ya hablamos el reconoce su error pero no me pidió disculpas también fui muy duro con el..le di a entender que como compañero de trabajo estaría con el en lo que necesite al 100% pero como amigo no ..se fue resignado y triste pero no pidió disculpas a las dos horas pasa por mi lado saludo buenas noches pero le hable por su nombre y lo abrace porque a pesar de todo lo estimo mucho quiero creer que el se sintió muy bien pero aun siento ese resentimiento no de lo sucedido ni lonque me hizo ya lo perdone ..pero si ese sentimiento de que a pesar de que acepto que se equivoco no salió de su boca el pedir una disculpa y estoy luchando contra eso que hago..ya que nos seguimos viendo saludando pero con esa poca incomodidadas por mi parte como si no halla sido suficiente hablar y que reconociera su error …quiero aclarar que de lo sucedido ya no me duele solo pienso en que no me pidio disculpas y trato de borrar eso pero no puedo…Ayuda por favor!

  12.   Federico dijo

    Me ayda a entender por que a mi esposa le cuesta tanto pedir perdon, siempre ha justificado su falla con argumentos que para mi debilitan sus disculpas.

  13.   Dorsh dijo

    A mi pareja le cuesta demasiado pedir disculpas, no puedo creer que no ve lo sencillo que sería todo si tan sólo aceptara su culpa y pidiera perdón, se ahorraría, NOS ahorraría demasiados disgustos… Pero no lo ve… Como puedo hacer para que se dé cuenta? más difícil aun, que se convenza que sólo es eso, pedir disculpas, y se acaba todo el conflicto.

    1.    Federico dijo

      Días después de mi publicación, (14 de Agosto) mi esposa por fin aceptó lo que necesitaba perdonar, en un dialogo donde cerraba un tema que nos causó conflicto, le hacía comprender que cuando no aceptamos que cometimos un error, somos propensos a volver a cometer dicho error, me llevó DIEZ MESES de mucho dolor, puede ser que ella encontró confianza en mi sinceridad para perdonar y/o que ella superó su vergüenza por lo que hizo.
      Trata de entender por que de su postura de negación y crea la confianza con una genuina sinceridad de perdon… me llevó mucho mas tiempo del que esperaba pero al fin llegó….

  14.   Ro dijo

    A mi no me cuesta perdonar, sin embargo, me pasa esto, ya que, si bien no soy una santa, no soy de herir a la gente que quiero, pero, cuando me pasa, siento como en este punto de la nota
    “En vez de considerar las disculpas como una oportunidad para resolver conflictos interpersonales, las personas con dificultades para pedir perdón tienen la creencia de que si reconocen sus errores, la otra persona inevitablemente aprovechará la oportunidad para sacarle en cara acusaciones y errores pasados.” No puedo encontrarle lo positivo cuando me pasa, salvo que, en el futuro, deberé tratar mejor a las nuevas personas que conozca, ya que a la que herí, dudo que vuelva… Muchas gracias!

    1.    Federico dijo

      Estoy deacuerdo contigo, una ves que de corazón ofrecí mi perdón, ella no se perdonaba así misma y me confundía saber si necesitaba mas que perdonar o ser vulnerable a la vergüenza. Lamento que no vuelva la persona que heriste pues desde mi punto de vista puede valer mas el valor de pedir pedir perdón al reconocer la falta que la misma falta…

  15.   Asocial dijo

    Nunca lo había visto así, pero si nosequien lo dice… NUNCA HE PEDIDO PERDÓN PORQUE YO NUNCA ME EQUIVOCO.

  16.   Lagnon dijo

    ¿De qué forma se puede ayudar a una persona a manejar este tipo de emociones como la vergüenza? Mi mujer actúa tal cual lo descrito en el artículo, y aunque sepa y entienda como es su personalidad y yo se lo explique le cuesta muchísimo disculparse, y cuando lo hace no es sincera. Cada vez que ella comete un error y yo se lo hago notar, ella entiende su equivocación, pero automáticamente se enoja y no se disculpa. ¿Qué debo hacer? ¿Cómo puedo ayudarla?

  17.   Anabel dijo

    Tan solo quiero saber si estas reacciones tiene un diagnostico .es una enfermedad. Porq nunca saben reconocer y le cuesta pedir disculpas y lo peor se defiende ofendiendote y siempre diciendo y tu tambien . Que me aconsejas como debo actuar. No le gusta hablar de los errores .

  18.   Josue Garcia dijo

    Yo estuve con una persona que no le sentaba bien pedir disuclpas y tampoco agradecia, fuimos a terapia de pareja se le empezo a tratar esta situacion sin embargo al final ella se metio en la cabeza que el psicologo tambien estaba compinchado conmigo para hacerla sentir de esta forma. Al final terminamos en divorcio. Es lamentable pero a veces el autoestima personal trae abajo el trabajo de pareja hecho durante años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.