Por qué sientes hostilidad y qué hacer al respecto

La hostilidad está ligado con el enfado, la agresividad, la ira o el estrés. Cuando se siente esta emoción de forma constante las personas pueden tener más riesgo de padecer enfermedades cardíacas y también, la presión arterial alta. Se sabe que el estrés también causa problemas físicos y emocionales, y la hostilidad es un problema añadido. Además, están relacionados también con problemas gastrointestinales.

Un nivel alto de ira y hostilidad en la vida es un fuerte predictor de padecer enfermedades e incluso de morir. Es necesario que las personas entiendan qué es y cómo les afecta tanto en su vida diaria como en su salud para poder poner remedio lo antes posible.

La hostilidad y la ira en tu vida

La ira en la gran mayoría de ocasiones es inapropiada y contraproducente. Tendrás que determinar por ti mismo si tu enfado es excesivo y si te está afectando a ti y a tus relaciones. Tendrás que ser honesto contigo mismo porque tú sabes mejor que nadie si el enfado y la hostilidad que sientes hacia otros… es real.

Tener estas emociones como predominantes tiene efectos en la vida social ya que puede ser muy destructivo a nivel verbal o en el lenguaje corporal. La hostilidad verbal o física excesiva es un problema para muchos.

Por qué sientes hostilidad e ira

Suelen ser un intento de controlar las acciones o los comportamientos de los demás para satisfacer las propias necesidades o deseos. Es el resultado de la frustración cuando no se obtiene lo que se desea o se espera de los otros. La ira acompañada de hostilidad suele ser una táctica de control.

¿Qué hay detrás de la ira y la hostilidad? Miedo. El miedo más común es no sentir control hacia otros o hacia las situaciones. Estos sentimientos son un intento para controlar el propio mundo e intentar controlar las acciones de los demás. Para reducir el miedo y la ansiedad que se siente a causa de ello, es mejor comportarse correctamente con los demás, sin ira y con educación. De esta manera sentirás que estás bajo control, que controlas mejor la situación y por tanto, mejorará tu estado emocional casi de forma automática.

Cuando se siente hostilidad se ‘arremete’ indirectamente a través de un comportamiento ‘pasivo-agresivo’. Con este tipo de comportamiento se intenta castigar a los demás por motivos normalmente con poco sentido. Después siempre aparece la ira detrás, se activa porque se pierde el control y se ‘explota’ sobre alguien con un ataque verbal o físico.

Si te sientes hostil tendrás expresiones continuas de enojo que pueden dañar tu salud y las relaciones que tienes con los demás. Las palabras y las acciones con enfado nunca se podrán recuperar de una relación con otra persona ya que los efectos pueden durar años.

Características de la hostilidad

La hostilidad es una actitud mantenida y duradera en la actitud de la persona hostil. Se utiliza el cinismo, la desconfianza hacia otros o la denigración de los demás. Se siente rencor y violencia en determinadas situaciones, aunque en ocasiones se muestra de forma sutil con un comportamiento pasivo-agresivo.

Cuando se siente hostilidad se tienen creencias negativas hacia otras personas de forma tóxica que genera resentimiento e incluso, pensamientos paranoides. En conclusión, una persona que se siente hostil es que tiene sentimientos negativos hacia otros, y cuando tiene un comportamiento hostil suele tener una actitud pasivo-agresiva y en ocasiones, de confrontación.

Qué hacer y cómo mejorar tu vida

Si reconoces que vives con esta emoción dentro de ti, es probable que no vivas feliz. No sientas ira innecesaria y piensa en todo lo que puedes conseguir trabajando tu interior. Para conseguirlo, sigue estas claves.

Reconoce el miedo que impulsa tu hostilidad

El miedo es el motor que te impulsa a tener tu comportamiento hostil y a sentir hostilidad. Entonces tendrás que preguntarte: ‘¿Tengo miedo en este momento?, ¿Siento ansiedad porque creo que no tengo el control?’

Reconoce tu necesidad de control ya que puede ser poco realista y en realidad esto, es contraproducente para ti. Si tienes ansiedad en una situación tendrás que esforzarse más. Aprende a dominar tu miedo y tus sentimientos hostiles irán menguando.

Permítete tener miedo

Una vez que hayas identificado el miedo que tienes detrás de tu hostilidad, debes permitirte sentirlo. Hacer esto permitirá entender la emoción y que se aleje de ti poco a poco. Deja de desperdiciar tu energía y utilízala para disfrutar de la vida. Cuando identifiques tus miedos podrás reducir el estrés.

Trabaja en tu autoestima

Todo el mundo experimenta ira y hostilidad a veces, y esto es totalmente normal. Sin embargo, el problema está en cuando te sientes de este modo en la gran mayoría del tiempo. Una autoestima positiva y saludable es vital para resistir el uso de la ira. La autoestima mejora cuando observas lo bueno que hay dentro de ti y no lo malo, defectuoso o inadecuado.

Deja marchar los sentimientos que te incomodan

Dejar marchar los sentimientos que te incomodan una vez que has reflexionado sobre ellos, te ayudarán a liberarte de ese enfado excesivo que tienes dentro de ti.  Al “dejarlo ir”, ¡realmente obtendrá control sobre ti mismo! Cuando te das cuenta del enojo excesivo dentro de ti, puedes comenzar a hablar contigo mismo de una manera diferente.

Prepárate para el cambio

Estar preparado significa pensar en tu comportamiento y pensamientos. Escribe o haz una nota mental cuando sientas ira excesiva, hostilidad o la expreses externamente hacia los demás o internamente hacia ti mismo. Toma conciencia de las circunstancias que desencadenan tu reacción y prepárate mentalmente para futuras ocurrencias la próxima vez.

Ensaya en cómo responderás cuando tu hostilidad comience a manifestarse. Luego, cuando surja la situación, podrás hacer un cambio positivo en ti mismo. Puede que no siempre tengas éxito, pero progresarás, especialmente cuando tengas pequeños éxitos.

Piensa que cada persona es un mundo y que los demás no tienen que comportarse cómo esperas que lo hagan.Si crees que se ha apoderado de tu vida y te sientes mal hacia todo y hacia todos, entonces busca ayuda de un profesional para encontrar el origen de estos sentimientos y encontrar la solución para equilibrar tu vida de nuevo.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.