Posverdad: ¿un nuevo tipo de mentira?

En la vida nos encontramos con verdades y mentiras cada día, en cualquier tipo de interacción social. La verdad es una forma honesta de comunicarse y la mentira… también se utiliza, normalmente para propósitos poco honestos. La verdad descubre la realidad pero la mentira en ocasiones, ‘es suficiente’ para quien quiere creer en ella. Las personas pueden pensar en cómo quieren que sea ‘la realidad’ y si les hace sentir bien, sobrevive. Cuando se habla de posverdad estamos haciendo referencia que entre la verdad y la mentira, hay una especie de ‘limbo’ que escapa a las defecciones de ‘verdad’ o ‘mentira’. ¿De qué trata exactamente y para qué se utiliza?

Qué es la posverdad

Quizá no hayas escuchado nunca el término de ‘posverdad’ pero desde hace unos años está en nuestra sociedad. De hecho, el Diccionario de la real Academia Española lo define de la siguiente manera: ‘distorsión deliberada de la una realidad que manipula creencias y emociones con el fin de influir en la opinión pública y en las actitudes sociales’. Es decir, se manipula la realidad para influir en las personas de forma deliberada.

El término ‘posverdad’ viene de la expresión inglesa ‘post-truth’ y se utilizó por primera vez en 1992 por Steve Tesich en un artículo que publicó en la revista The Nation. Esta palabra fue escogida en 2016 como la palabra del año por el diccionario Oxford ante la popularización del uso en el contexto de la votación del Brexit y las elecciones que ganó Donald Trump en Estados Unidos.

En política, parece que la posverdad se utiliza para pasar una cortina de humo ante la represión, el crimen o los fraudes políticos. Los especialistas en comunicación y psicología son capaces de manipular la opinión pública de este modo… sobre todo en redes sociales.

Por lo tanto, la posverdad es la tendencia a crear argumentos donde la objetividad no importa porque las emociones ganan terreno. Las personas creen las cosas que les hagan sentir bien, aunque no sean ciertas realmente. Es como la línea que separa la verdad de la mentira, pero que no está muy claro dónde se debe ubicar. Puede ser la verdad manipulada para influir en la opinión de las personas.

La posverdad también alude a los discursos de los políticos y los hechos reales que después ocurren. Los hechos influyen menos que las palabras que dicen los políticos para ganar las elecciones por ejemplo. Pueden decir que harán cosas imposibles pero las personas que quieren creerle, lo hacen, le votan y después se llevan la decepción de que realmente no hace nada de lo que dijo que haría… solo quería ganar las elecciones.

Las mentiras con otro nombre

En realidad existen ‘hechos alternativos’ que deriva del concepto alternativa facts… que en realidad son mentiras de toda la vida. Para ‘hacer más bonitas’ estas mentiras vienen con matices, se dice que los hechos alternativos (a diferencia de las mentiras al uso), tienen un componente propagandístico que les respalda y hace que esas mentiras parezcan verdad, o que al menos, no parezcan mentiras tan evidentes.

Esto quiere decir que para que un hecho alternativo o una mentira encubierta no parezca una mentira tan evidente, necesita algo de impulso para encontrar un argumento paralelo a la verdad sin que sea demasiado evidente… por eso es una alternativa a los hechos. Es una mentira que parece verdad y por tanto, genera confusión en la persona que intenta creer ese hecho alternativo.

Genera confusión

La posverdad genera en ocasiones confusión a las personas creando disonancias cognitivas en ellas. El sistema de creencias en la sociedad y en la identidad hará que las personas acepten dichas realidades aunque tengan confusión hacia las mismas.

Las personas pueden tener tensión y conflictos internos (disonancias cognitivas) cuando la realidad que tenemos delante no está acorde a nuestras creencias y pensamientos internos. A las personas no les gusta tener disonancias cognitivas porque les hace estar emocionalmente inestables, por lo que cuando se produce se intenta resolver lo antes posible.

Cuando ocurre las personas intentan ajustar sus creencias con la información que reciben del exterior y para ello, pueden manipular la realidad para mantener las creencias internas intactas… Aunque en el fondo, se sepa que la realidad no es exactamente esa.

La posverdad en la sociedad

Aunque parece que todo lo relacionado con la posverdad son malos o negativos y que tienen que ver más con la mentira que con la verdad, en realidad puede ser una oportunidad en algunas ocasiones. La posverdad puede construir algo nuevo en lugar de deshacer o desmentir lo que ya existe.

La posverdad puede aportarte la posibilidad de crear un nuevo contexto donde la realidad sea relativa pero donde tampoco sea una mentira, porque se contrasta y las mentiras que puedan surgir al respecto de un contexto, simplemente dejan de tener valor. Pero hay que ir con cuidado para no dar por cierto lo que realmente no lo es. En realidad, con la posverdad cualquier idea puede ser válida siempre que cuando se transmita se haga con la suficiente fuerza… Las personas deciden si creerlo o no, independientemente de si es verdad o si es no lo es tanto.

Para entenderlo mejor: un ejemplo real

Todo el mundo sabe que en la actualidad Donald Trump es el presidente de los Estados Unidos. Él, al igual que cualquier político de cualquier parte del mundo, antes de ganar las elecciones, el 70% de las declaraciones que hacía durante su campaña fueron falsas. Decía mentiras que las personas querían escuchar como si fuesen verdad para poder manipular su voto y que le votasen a él en lugar de hacerlo a los candidatos adversarios.

Trump, es considerado como el máximo exponente en política de la posverdad. Dice afirmaciones a la población que parecen que son reales aunque realmente no se apoyan con la realidad de ese momento. Los analistas que le siguen de cerca, afirmaron que en 200 días como presidente de Estados Unidos hizo 1318 afirmaciones de este tipo. Uno por ejemplo, es decir que Estados Unidos es el país que más impuestos paga en todo el mundo.

Comparte para difundir

Si te ha gustado nuestro contenido ahora puedes ayudar a difundirlo en las redes sociales de manera sencilla usando los siguientes botones:

Envía
Pinea
Print

Categorías

Psicología

Madre, maestra de educación especial, psicopedagoga y apasionada de la escritura y la comunicación. Fanática de la decoración y el buen gusto estoy siempre en un aprendizaje continuo... haciendo de mi pasión y mis aficiones, mi trabajo. Puedes visitar mi página web personal para estar al tanto de todo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.