Pragmatismo, ¿eres una persona pragmática?

El pragmatismo significa pensar o tratar con los problemas de una manera práctica, en lugar de mediante el uso de la teoría o abstractos principios. Quizá seas una persona pragmática y no lo sabes o quizá quieras aprender a serlo. En el artículo de hoy entenderás qué es el pragmatismo y cómo es una persona pragmática.

Qué es el pragmatismo

El pragmatismo es un movimiento filosófico que tiene que ver con aquellas personas que afirman una ideología o proposición verdadera únicamente si funciona bien. El significado de cualquier aspecto está estrechamente ligado a las consecuencias prácticas de aceptarlo. Las ideas que son poco prácticas son inválidas y por tanto, son mejor rechazarlas.

El pragmatismo ha influido en el campo del derecho, la educación, la política, la sociología, la crítica literaria e incluso la psicología. El término ‘pragmatismo’ lo expresó por primera vez William James (1842-1910) aunque él siempre dejó claro que este término nació tres décadas antes por CS Pierce (1839-1914), aunque éste después bautizó el término como ‘pragmaticismo’. Otra figura importante del pragmatismo es John Dewey (1859-1952).

Por tanto el pragmatismo es una actitud o pensamiento donde las personas acuñan valor únicamente a las cosas en función de su utilidad. El pragmatismo reduce lo verdadero a lo útil y práctico y cree que la verdad del conocimiento solo se centra en aquello que tiene un valor práctico en la vida.

Cómo es una persona pragmática

Cuando estamos haciendo referencia a una persona pragmática, se usa como adjetivo al hacer referencia a alguien que reacciona las circunstancias con las personas que lo causan. Esto quiere decir que la persona pragmática actúa siempre dando prioridad a la utilidad y a lo práctico de las cosas… Esto es lo único que le aporta valor.

Por lo tanto, una persona pragmática es aquella que aprovecha las oportunidades siempre que obtenga un fin útil o un beneficio propio. Si no le resultan útiles de alguna manera, simplemente las desecha de su vida porque no le sirven. Solo se centra en la práctica para lograr objetivos definidos.

Ejemplos de personas pragmáticas o pragmatismo

Para centrarnos en ejemplos debemos tener en cuenta que se debe ser ‘práctico’ y conseguir beneficios de las circunstancias que se vive. Se tiene muy en cuenta la relación entre el contexto y las ideas. En una oración por ejemplo, puede tener significados diferentes pero escoger únicamente aquel que nos sirve para algo teniendo en cuenta las variables como la situación, el contexto, las personas, etc.

Para entenderlo mejor, vamos a comentar algunas situaciones pragmáticas que se pueden dar en la vida:

  • Ejemplo 1. En tu localidad está prohibido matar palomas, pero llega una plaga y el número de palomas pasa de cientos a miles. Se aprueba una ley para matar palomas y poder acabar con la plaga.
  • Ejemplo 2. Una persona no soporta a un jefe de trabajo porque dice muchas tonterías y hace bromas pesadas. Pero sabe que si discute con él se puede quedar sin su trabajo, por lo que opta por aguantar y sonreírle las gracias para poder mantener su puesto laboral, ya que su trabajo le gusta.
  • Ejemplo 3. Estás en un concierto y tienes mucha sed. Las botellas pequeñas de agua las venden por 10 euros porque se aprovechan de la situación. Tienes tanta sed que optas por comprar una y sentirte mejor.
  • Ejemplo 4. Las leyes de épocas pasadas en nuestra sociedad actual son injustas y no se entienden. Las leyes están hechas para adaptarse a la sociedad y a las personas. Cuando una ley se considera demasiado injusta o mala, se lucha por cambiarla.
  • Ejemplo 5. Una persona hace negocios con otra que no le gusta nada. Preferiría no verla ni tratar con ella bajo ninguna circunstancia, pero el beneficio para el negocio y el dinero a final de mes es prioritario.

Estilo de aprendizaje pragmático

Cuando se establece un aprendizaje pragmático se tiene en cuenta la experimentación, lo práctico del aprendizaje y la eficacia. En el aprendizaje pragmático se ponen en práctica las ideas aprendidas. Se busca rapidez tanto en las acciones como en las decisiones del aprendizaje así como su eficacia.

Un estilo de aprendizaje pragmático se basa en probar ideas, teorías, en descubrir nuevas técnicas, comprobar si funcionan en la práctica, etc. Por tanto, las ideas que se estudian se deben poner en práctica para saber si funcionan o si deben cambiarse por otras que realmente funcionen.

Las personas que optan por un estilo de aprendizaje pragmático son aquellas que se consideran prácticas, realistas, con facilidad en la toma de decisiones y que no suelen tener problemas en la resolución de conflictos. Cualquier conflicto se presenta como un desafío para encontrar la solución más acertada en cada caso.

Juegos de pragmática

Existen algunos juegos que se pueden considerar pragmáticos por cómo son y cuáles son la metodología de los mismos. Algunos juegos de pragmática que puedes tener en cuenta son los siguientes:

  • Resolución de problemas. Los juegos que se centran en la resolución de problemas, investigaciones o encontrar soluciones a diversas situaciones teniendo en cuenta algunas variables son considerados juegos de pragmática.
  • El juego de roles. El juego de roles, habitualmente realizado con niños, también son juegos pragmáticos ya que deben encontrar soluciones a situaciones de la vida cotidiana, aunque se trate de un juego.
  • Contar historias. Contar historias también es un recurso pragmático ya que se debe tener en cuenta el desarrollo narrativo de una historia, buscando las formas de unión entre ideas para que tengan sentido y puedan tener un buen hilo narrativo.
  • Juegos de mesa. Ideales porque tienen como base los turnos, imprescindible para que las personas piensen en resoluciones cuando les toque jugar.

¿Qué es lo contrario a ser pragmático?

Si queremos entender lo contrario de ser pragmático, entonces es necesario pensar en lo que no es práctico, como por ejemplo la teoría. Lo contrario a ser una persona pragmática es ser una persona teórica, que se coge a la teoría antes que a la práctica y que para poder tomar decisiones no se centra en lo útil si no en lo que las ideas le aportan.

También, se puede entender como el tener un comportamiento especulativo. Es decir, que se especula con lo que sucede pero sin tener prácticas reales para saber lo que ocurre en realidad. Es decir, a hacer suposiciones sin fundamento.


Categorías

Psicología

Madre, maestra de educación especial, psicopedagoga y apasionada de la escritura y la comunicación. Fanática de la decoración y el buen gusto estoy siempre en un aprendizaje continuo... haciendo de mi pasión y mis aficiones, mi trabajo. Puedes visitar mi página web personal para estar al tanto de todo.

Un comentario

  1.   Jennifer dijo

    Excelente información, felicitaciones
    Quisi era que suban sobre temas como el desapego emocional y como no depender de tu pareja o de alguien

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.