Saltar al contenido

Aprende un poco más acerca de las etapas de la prehistoria

Prehistoria

Existen registros sobre los orígenes del hombre y cómo era el estilo de vida en la etapa de la prehistoria. Durante este proceso evolutivo, se incorpora a la historia herramientas clave de los aprendizajes que el hombre pudo adquirir, tales como la creación del martillo, el descubrimiento del fuego, la cocción de la carne.

Cabe destacar que cada uno de estos aportes del hombre prehistórico al hombre moderno, surgieron desde una necesidad básica y para poder sobrevivir a estos tiempos tan precarios

Características de la prehistoria

En líneas muy generales, la prehistoria gozó de muchas características. Durante todos los periodos temporales que atravesó el hombre prehistórico se vivieron algunas características en común:

  • El hombre era nómada: no disponía de un lugar fijo para vivir ya que la principal necesidad de este momento era poder comer, así que se desplazaba de un sitio a otro con frecuencia para poder obtener los mejores alimentos, bien podían ser recolectados de los árboles o animales cazados. El principal motivo del nomadismo del hombre fue la caza, grandes grupos de nómadas perseguían a las manadas hasta su destino final para poder facilitar la caza.
  • Algunas culturas tenían como pilar principal la familia: vivían en tribus y comunidades. Los más ancianos lideran a los más jóvenes y son los jefes de las familias.
  • Herramientas: la construcción de herramientas hizo que el hombre tuviese grandes desarrollos a nivel cerebral, el pensamiento se hizo mucho más complejo gracias a las necesidades que debían ser solucionadas. Las primeras herramientas creadas por el hombre fueron hechas con huesos de animales, piedras y algunas ramas fuertes para luego evolucionar en el periodo de los metales. El principal uso de las herramientas era la protección contra los animales depredadores, luego el fuego se volvió el aliado perfecto para su protección.
  • Animales domésticos: el ser humano aprendió a domesticar a los animales estudiando su conducta, en algunas ocasiones los animales que eran encerrados para ser comidos se convertían en un animal doméstico.

Prehistoria

El hombre prehistórico

El primer hombre fue el Neandertal, todavía poseía rasgos de primates y posteriormente evolucionó al Homo sapiens. Estos dos son los orígenes de lo que hoy conocemos como historia, ya que desde estos tiempos el hombre hace aportaciones a la cultura y ciencia.

El fósil prehistórico es considerado humano cuando la columna del esqueleto da indicios de que pudo mantenerse de pie, su capacidad craneal puede albergar un cerebro mucho más grande y similar al del homo sapiens y los brazos y manos son alargados. Por otra parte, el también llamado hombre primitivo, es considerado así hasta la aparición de la escritura en las culturas antiguas.

El hombre prehistórico es todo aquel que ha vivido los distintos periodos de la misma, tanto en la edad de piedra como la edad de los metales.

A pesar de ser denominados hombre primitivos, eran capaces de pensar y solucionar problemas de supervivencia, así no supiesen escribir, podían tener otras aptitudes de discernimiento.  

Entre los rasgos y características físicas que posee el hombre prehistórico, encontramos que son de baja estatura, muy musculosos gracias a las actividades de caza y nomadismo, tenían mandíbulas muy fuertes y caminaban encorvados.

En el mismo orden de ideas, la comunicación era emitida a través de movimientos del cuerpo y emitiendo sonidos.  A su vez, el descubrimiento del fuego condicionó la vida del hombre volviéndolo dependiente de la llama roja. Este elemento se volvió indispensable cuando se empieza a cocinar la caza, pudo regular muchas enfermedades que eran causadas por el consumo de carne cruda.

Las ocupaciones que adquirió el hombre prehistórico fueron cambiando acorde a las órdenes jerárquicas que se mantenían en las tribus y comunidades, poco a poco fue evolucionando cierto liderazgo en cada grupo: los hombres cazaban, las mujeres recolectaban frutos y los niños ramas para el fuego y calefacción.

En el periodo prehistórico, el hombre hizo grandes aportes a las artes en general, el principal método de comunicación era la pintura en las cavernas hechas con algún polvo natural como óxidos y algunos que eran extraídos de las piedras.

La comunicación visual era parte de un registro del hombre y su vida diaria, de cómo cazaban y qué representaba cada animal en las escenas.

Sociedad prehistórica

Esta sociedad se ve construida por jerarquización y roles sociales otorgados a cada miembro de las comunidades.

Aunque en sus orígenes el hombre no distinguía de sociedad, sino que sus necesidades eran muy primitivas, la sociedad prehistórica va adquiriendo fuerzas a medida que el cerebro humano se vuelve cada vez más complejo.

Algunas costumbres sociales que conocemos hoy en día se han adaptado al hombre desde la prehistoria. Entre las características de la sociedad prehistórica encontramos:

  • Obligaciones: cada miembro de la comunidad tenía una responsabilidad a su nombre; es decir, los niños recolectaban ramas las mujeres frutos y los hombres cazaban,  las personas mayores poco a poco se convertían en los líderes de las tribus.
  • El hombre, a pesar de convivir con los demás en sociedad, no deja sino hasta las etapas finales del periodo prehistórico de ser nómada. Las viviendas temporales fueron las cuevas y cavernas donde pasaban el rato, posteriormente con la llegada del fuego, el ser humano quiso acoplarse a un lugar fijo donde se sintiera seguro.

Prehistoria

Etapas de la prehistoria:

Aunque hablemos de la prehistoria como un periodo de tiempo en donde acontecen muchos procesos evolutivos en torno al hombre, este contexto es mucho más amplio y duró aproximadamente 3.5 millones de años, mismos que son divididos por etapas principales o puntos de quiebre en la línea temporal:

Edad de piedra:

Esta etapa del hombre está caracterizada por la supervivencia primitiva donde el hombre hace uso de utensilios de caza y armas hechas principalmente con piedras, este periodo se divide en tres grandes etapas:

Paleolítico

Este periodo abarca los primeros años del homo sapiens, hasta 9000 A.C, y se desarrolló en parte de Europa, Asia y África.

Entre las características más sobresalientes del paleolítico encontramos la invención del arco, el perro en proceso de domesticación y la aparición de las artes como principal medio de comunicación.

La música por su parte se vuelve parte de la vida del hombre, imitar los sonidos de los animales y de las naturalezas se acoplan al inicio de las creencias politeístas del ser primitivo.

Mesolítico

Este periodo no tiene una fecha determinada, ya que varía dependiendo de las fechas y localizaciones, todo basado en fósiles de la época. Se puede hacer referencia del mesolítico como periodo de tiempo comprendido entre el paleolítico y el neolítico.

En el mesolítico aparece la pesca como actividad secundaria de supervivencia, la agricultura toma protagonismo en este periodo, y las comunidades crecen según distinción social: cazadores, pescadores y líderes comunales.

El líder comunal cumple varias funciones: sacerdote o chamán y médico. Aparecen ciertos rituales en torno a la muerte y al misterio de la vida del más allá.

En este periodo el hombre se vuelve mucho más consciente de sus experiencias sensoriales relacionadas a la muerte.

Neolítico

Abarca los años 5000 y 2500 A.C a lo largo de varias partes del planeta. Este es el periodo de la piedra pulida.  Se origina el comercio en forma de trueque, la propiedad pasa a ser privada y las actividades como la agricultura, pesca, ganadería y caza se vuelven parte de la cotidianidad del hombre como trabajos principales.

Nace la minería como los primeros indicios de la edad de los metales, ya hacia los últimos años de este periodo temporal.   

Edad de los metales:

En esta segunda etapa de la prehistoria se observan las primeras herramientas hechas con metales, el comienza a hacer uso del cobre, del hierro y del bronce, en algunas ocasiones utiliza el oro como adorno o partes pequeñas de las herramientas pero no es el metal principal. Este periodo está comprendido entre los 4000 hasta los 1200 A.C.

Edad de cobre

Comprende los años 4000 a 3000 A.C. La domesticación de otros animales como el asno y buey se ve en la edad de cobre. Este metal sirvió de gran ayuda para avanzar en la fabricación de las armas, sin embargo, era muy endeble y no cumplía con las expectativas del hombre prehistórico, gracias a esto, surgen las necesidades de buscar otros metales como el bronce y el hierro para la fabricación de las armas y por ende nacen las siguientes edades.

Edad de bronce

Comprende los años 3000 a 1200 A.C. En este periodo el trueque se vuelve parte de la vida del hombre gracias al valor que se le comienza a dar a los metales. El bronce tenía mucha más resistencia que el cobre, y aun así no cumplía con las necesidades de un arma letal.

Por otra parte, la comercialización directa del metal se ve influenciada por los niveles y desarrollo cultural que alcanza el hombre gracias al trueque.  

Edad de hierro

Tiene gran importancia desde el año 1400 A.C. El hombre experimenta con la metalurgia para poder darle forma a las primeras herramientas construidas con hierro.

El descubrimiento del hierro hizo que el hombre se acoplara completamente a él y adoptara este metal como el principal para la realización de las armas de caza y protección de las comunidades.

A su vez, la implementación del hierro en la vida cotidiana de la prehistoria, hizo que las actividades de pesca, ganadería y agricultura se volvieran mucho más agradables para el hombre; gracias a la fabricación de herramientas especializadas para este tipo de actividades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.