Saltar al contenido

Procesos sociales – Qué es, tipos y características

La Revolución francesa, que marcó la culminación de la época monárquica en Francia; las guerras mundiales que alteraron las relaciones políticas, sociales y económicas en el mundo, la revolución de género en los años 70. Todos estos estos son ejemplos de procesos sociales que hemos observado en la historia de la humanidad, en los que observamos la acción conjunta del ser humano llevó a la ruptura del orden preestablecido, instaurando nuevas reglas y códigos de conducta. Esto se traduce en un conjunto de redes conductuales, en los que se ven involucrados individuos pertenecientes a la sociedad. Son ciclos con diversas etapas de desarrollo en las cuales se operan cambios.

Los procesos sociales están basados en comportamientos que involucran cambios, el ser humano trabaja en pro de su avance hacia un modelo ideal.

La sociedad como objeto de un proceso social

Los seres humanos interactuamos constantemente con nuestros semejantes, sin embargo, la armonía de este hecho depende del establecimiento de patrones que regulan nuestro rol y el de los demás. De esta manera fue constituida la sociedad, que no es más que el ambiente de interacción que hemos creado producto de percepciones, paradigmas y principios, y sus características están ligadas al modelo del ser humano preponderante en determinada época. La evolución de las características del ser humano, de sus interacciones, son determinantes en el desarrollo de los procesos sociales, o de cambio. La sociedad es la variable donde observamos los cambios operados por los procesos sociales, y están constituidas por los siguientes elementos:

Estatutos y reglamentos: Consisten un conjunto de normas que limitan el comportamiento en determinados ambientes, las cuales pueden, o no, estar expuestas en algún documento, o simplemente tratarse de cuestiones que el ser humano adaptado a su entorno, maneja con facilidad.

Relaciones sociales: La sociedad está construida sobre las relaciones sociales, y las modificaciones que ha experimentado en su estructura han dependido de la evolución en este ámbito (lo que involucra en si un proceso social).

Individuos: El ser humano, y sus características en particular determina su desarrollo en la sociedad. Acá se resalta la relevancia de su presencia.

Motivaciones: Constituye la fuerza que impulsa la actuación de los individuos. Acá se engloban sus expectativas, aspiraciones, etc.

Creencias: Anteriormente, la creencia profesada por los miembros de un grupo social determinaba el rol que ocupa dentro de este, y la aceptación profesada hacia él. Hoy en día este aspecto no es tan determinante, sin embargo, en algunos casos constituye una limitante.

Ahora bien, aquí consideramos en qué consiste un proceso social. Para ello vamos a tomar en cuenta, en primer lugar, a un individuo en forma aislada, con su personalidad, percepciones, experiencias y características; ese ser humano tiene un concepto de la realidad y establece relaciones con su entorno. Suponemos que los eventos externos ejercen una influencia importante, que poco a poco se traducen en cambios en las características individuales de la persona, alterando la relación con sus semejantes. Poco a poco pequeños eventos de variación se van sumando, hasta que se opera un cambio de percepción y actitud global, ese proceso de cambio, que ocurre a nivel de grandes masas, es definido como proceso social.

Características que determinan la ocurrencia de los procesos sociales:

Los procesos sociales son eventos de ejecución en masa, que estallan cuando la colectividad adopta una postura diferente respecto a un concepto, evento, grupo o experiencia, es entonces cuando se operan acciones de cambio. Sectores sociales pueden reaccionar a la amenaza de cambio en forma hostil, y esto está determinado por el temor de ser afectados por el nuevo orden.

  • El punto de inicio, se ubica cuando las interacciones sociales, se desarrollan bajo patrones repetitivos, en diversos individuos. El desarrollo de los procesos sociales se puede esquematizar de la siguiente manera:
  • Cambio de percepciones, se instaura un nuevo concepto o idea, que puede encontrar su génesis de una persona, o grupo.
  • La repetición de interacciones sociales, cuando esa idea hace eco en otros individuos, se modifican los patrones de conducta.
  • Acciones conjuntas, la nueva percepción respecto a un evento despierta el deseo en el ser humano de un cambio metodológico, es por ello que emite acciones orientadas a la consecución de sus objetivos.
  • Proceso de cambio, cuando el nuevo paradigma ha alcanzado a una masa social de proporciones representativas se considera que se ha operado un cambio

Elementos determinantes en los procesos sociales:

  • La realidad social: que engloban características, relaciones y paradigmas globales que abarcan a un sector o grupo.
  • El individuo: Como partícipe de su medio es capaz de ejercer cambios, a través de sus actitudes, basadas en sus características individuales, experiencias y relación con el medio.
  • Las relaciones sociales: Son las interacciones que se llevan a cabo entre distintos individuos.
  • Factores externos: Eventos políticos, históricos y ambientales que puedan ejercer influencia sobre la actuación del individuo en particular, y como parte de su grupo.
  • Reacciones a los factores externos: Acá se considera la forma en que el ambiente y el contexto influye sobre la consciencia colectiva.

Las interacciones sociales

Hoy en la mañana, cuando abandonaste tu casa para dirigirte al trabajo, te topaste con tu vecina cargada con la compra que realizó en el mercado y amablemente la saludaste y sostuviste la puerta para facilitarle el paso, subiste a tu coche, y en el camino le tocaste bocina a tres conductores que te impedían el paso y sacaste la mano por la ventanilla realizando un gesto de impaciencia. Llegaste a tu trabajo y te reuniste con tus compañeros para unir esfuerzos en un proyecto. Todos estos son ejemplos de interacciones sociales cotidianas, las cuales sientan las bases en el desarrollo social. Se ha determinado por medio de estudios y observaciones que el agente causal de los procesos sociales es la evolución de las interacciones entre diversos individuos:

Empatía: Consiste en la interacción afectiva con la realidad de otra persona. Se trata de la comprensión de la realidad de otra persona, lo que puede inducir al individuo a ejercer acciones en beneficio de la persona con la que se ha hecho empatía.

Mutualismo: Es una relación conveniente, en la que las partes involucradas obtienen un beneficio del establecimiento de un acuerdo. Se trata de una acción de cooperación, pero el beneficio no se ubica en un punto externo, si no que todas las partes reciben una gratificación directa.

Antagonismo: Son relaciones de antipatía ante el concepto y realidad de terceros. Establecemos relaciones de oposición y conflicto con aquellos que nos resultan antagónicos. Las relaciones de este estilo son las que usualmente tienen la capacidad de romper con el orden establecido en forma contundente.

Cooperatividad: Se trata de una relación de asociación, en la que varios individuos se unen para lograr un fin común. En este ítem está muy ligado el concepto de sinergia, en el que la suma de esfuerzos impulsa en forma exponencial un bien mayor.

Competencia: Se trata de la motivación a superar a nuestros semejantes en diversos aspectos. Se trata de medir esfuerzos, tomando como punto de referencia a terceros, en lugar de a uno mismo. Cuando se alcanzan niveles crónicos, el individuo puede desarrollar el deseo de superación en grado superlativo, al punto de considerarse mejor que los demás.

Acción de los procesos sociales

Evolución de conceptos, en esa frase podríamos englobar el efecto producido por la ejecución de una acción de cambio en este orden. Gracias a ellos, la sociedad ha podido evolucionar en su forma, acoplándose a las necesidades del hombre actual, uno más tolerante y amplio respecto a ciertos temas.

El objetivo que persiguen estos eventos es el desarrollo de una sociedad más evolucionada, en la que predominen relaciones armoniosas entre los individuos. Una sociedad más justa, donde cada quien con sus individualidades tenga un espacio de aceptación.

Gracias a la evolución social, día a día se trabaja por un contexto más acorde, de acuerdo con los parámetros de idealidad manejados, ya que, a pesar de saber que los estados ideales no son realizables, y sólo funcionan como parámetros de comparación, el ser humano, siempre trabajará en favor de la mejora del sistema que le rodea.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.