Profecía autocumplida: Qué es y ejemplos

Todas las personas han experimentado en sus vidas las profecías autocumplidas, solo que en la gran mayoría de los casos, no se han dado cuenta o no sabían de qué trataba exactamente. Por ejemplo, imagina que tienes una entrevista de trabajo, y puedes predecir que obtendrás el puesto gracias a la plena confianza que tienes en ti. Gracias a esto, haces la entrevista estupendamente y recibes el puesto.

Pero esta misma situación se puede dar a la inversa: puedes predecir que no te saldrá bien por tu falta de confianza, haces mal la entrevista y prescinden de ti para el puesto de trabajo.

También puede ocurrirte que un día no tienes ganas de salir a la calle y piensas que pasará algo malo si lo haces, y así sucede, al final lo pasas mal y solo tienes ganas de llegar a casa y descansar en soledad. Estas ‘predicciones’ no significan que tengas poderes de clarividencia, ni mucho menos, simplemente son profecías autocumplidas, pero… ¿qué son exactamente y por qué suceden?

Qué es una profecía autocumplida

Una profecía autocumplida es una predicción falsa de una situación que altera el comportamiento y la actitud de una persona de forma inconsciente que provoca que esa ‘predicción’ se haga realidad. Al pensar en un resultado se modela el comportamiento las acciones para llegar a ese resultado exacto, aunque no necesariamente tendría que haber sido así.

El término “profecía autocumplida” fue acuñado por el sociólogo Robert K. Merton en el año 1948, Por lo tanto, una profecía autocumplida se refiere a una creencia o expectativa que un individuo tiene sobre un evento futuro que se manifiesta porque el individuo lo sostiene (Good Therapy, 2015). Por ejemplo, si mañana por la mañana y sin razón aparente te despiertas pensando que tu día va a ser horrible, es más que probable que así sea. De forma inconsciente te comportarás de forma que se afirmará tu creencia, ignorarás lo positivo que te suceda y amplificarás todo lo negativo… tendrás una actitud que no permitirá que tengas un día agradable.

El impacto de nuestras creencias

En la actualidad los psicólogos han encontrado una fuerte evidencia del impacto que existen en nuestras creencias y expectativas con los resultados que lo que obtenemos, sobre todo cuando estamos convencidos de que nuestras predicciones se manifestarán, incluso cuando no necesariamente se sabe de forma consciente que se mantiene esa expectativa y que mantenerla condiciona los actos propios.

Un ejemplo comúnmente entendido de la profecía autocumplida en psicología es lo que se conoce como el efecto placebo. Este efecto se refiere a las mejoras en los resultados medidos incluso cuando los participantes no recibieron ningún tratamiento significativo, que son causados por la creencia de los participantes en la efectividad del “tratamiento” que recibieron.

Este efecto se descubrió durante los ensayos clínicos de los tratamientos, y puede ser tan fuerte que se establecieron nuevas medidas para explicar su impacto en los hallazgos de un experimento. Los experimentos realizados sobre el efecto placebo han demostrado que la creencia de una persona tiene un verdadero poder sobre los resultados que se obtienen.

El concepto de profecía autocumplida está estrechamente relacionado con el pensamiento positivo y negativo y la capacidad de la mente humana. Funciona según una creencia simple: la forma en que pensamos influye en nuestro comportamiento y nuestras acciones (apoyándonos en lo que estamos pensando) que finalmente afecta nuestro rendimiento. En términos simples, esta teoría funciona con la creencia de que el tipo de pensamientos que alimentamos en nuestra mente (negativos o positivos) influirá en nosotros para lograr que eso suceda al influir en nuestros esfuerzos y comportamientos y, en última instancia, hacer que la predicción se haga realidad.

Ejemplos conocidos de profecías autocumplidas

La historia del complejo de Edipo

¿Qué tiene que ver la historia del complejo de Edipo con la profecía autocumplida? Más de lo que te imaginas. En esta historia popular griega, el padre de Edipo, Layo, es advertido de que un día su hijo le matará. Para evitar que eso suceda abandona a su hijo y le deja morir. Pero éste fue encontrado y criado por una pareja y él pensaba que eran sus verdaderos padres. Un día, Edipo también sufre una advertencia: matará a su padre y se casará con su madre viuda.

Edipo, pensando que sus padres adoptivos son los reales y no quiere que esta desgracia ocurra, abandona su hogar y a sus padres adoptivos y se dirige a la ciudad. Allí, conoce a una persona y acaba peleándose con él. Edipo mata a este hombre extraño y por circunstancias, se casa con la viuda, que en realidad era su madre. Cuando la madre se entera de que es su hijo se suicida y Edipo se saca los ojos ante todo lo sucedido y acaba vagando por las calles de Grecia.

Tanto Layo como Edipo se aseguraron de que la profecía se manifestaría, por lo que era una profecía autocumplida.

Harry Potter y Star Wars

Este concepto se teje como el concepto subyacente en muchas películas. Los ejemplos más famosos son los de Lord Voldemort de la serie Harry Potter y Darth Vader de la serie Star Wars. Llegados a este punto, si conoces ambas películas es posible que ya comiences a asociar por qué te estamos comentando esto.

A ambos se les dijo que que serían derrotados y para evitarlo se empeñaban en destruir a las personas afectadas. Sin embargo, fueron sus esfuerzos para destruir a las personas las que crearon las condiciones por las cuales el protagonista emergió y los derrotó, lo que hace que la profecía fuese cierta.

La profecía autocumplida es por tanto un poder de nuestra mente y acciones muy fuerte. Es necesario ser conscientes para poder utilizarlo en nuestro favor y en lugar de centrarnos en condiciones negativas de nuestras vidas, es mejor centrarse en las cosas positivas y modelar el comportamiento de forma consciente o inconsciente para conseguirlas. De este modo y casi sin que te des cuenta, podrás disfrutar de una vida mucho más plena y consciente.



Madre, maestra de educación especial, psicopedagoga y apasionada de la escritura y la comunicación. Fanática de la decoración y el buen gusto estoy siempre en un aprendizaje continuo... haciendo de mi pasión y mis aficiones, mi trabajo. Puedes visitar mi página web personal para estar al tanto de todo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.