Prosopagnosia: cuando se reconocen las caras

La prosopagnosia se conoce como “ceguera facial” y ocurre cuando el cerebro no te permite reconocer los rostros de las personas que tienes delante de ti, aunque sean rostros conocidos.

Alguna vez habrás podido olvidar el nombre de una persona que conoces o quizá cuando ves el rostro de alguien sabes que le conoces de algo pero no sabes de qué… La prosopagnosia es otra cosa totalmente diferente.

Qué es y cuáles suelen ser las causas

Para algunas personas reconocer las caras de otros es toda una misión imposible debido a un trastorno neurológico que conoce como prosopagnosia o ceguera facial. Para estas personas, sus seres queridos son extraños por sus rostros. No pueden reconocer los rostros de familiares, amigos, compañeros… también pueden tener problemas para reconocer lugares u objetos familiares o reconocer la diferencia entre la cara de una persona y otro objeto. Algunas personas con este trastorno incluso tienen dificultades para reconocerse a sí mismos cuando se miran al espejo.

Mientras que para algunas personas este deterioro es muy selectivo y solo influye en el reconocimiento de las caras, para otras personas el problema puede ser mayor y que no puedan reconocer otros estímulos, como objetos o animales. Incluso pueden tener problemas para reconocer expresiones emocionales o seguir la dirección de la mirada de una persona.

La prosopagnosia aparece durante la infancia y puede tener raíces genéticas o aparecer como el resultado de una anomalía o daño cerebral prenatal. Los niños con autismo a menudo muestran cierto grado de prosopagnosia, algo que porra explicar algunas de sus limitaciones sociales. Las prosopagnosia adquirida puede ocurrir en hombres y mujeres mayores después de una lesión cerebral, un derrame cerebral o la aparición de una enfermedad degenerativa.

El impacto de padecer prosopagnosia

Algunas personas afrontan bien las dificultades de reconocimiento facial e incluso desarrollan mecanismos de compensación que se elaboran para ayudarles a funcionar eficazmente en la vida cotidiana. Estas personas pueden tener una vida relativamente normal gracias a estos mecanismos y que las personas que no le conocen no noten que tienen este problema neurológico.

Para otros, en cambio, su condición puede tiene un gran impacto en el funcionamiento diario. Algunas personas evitan las interacciones sociales, experimentan problemas con las relaciones interpersonales o sufren daños en su carrera e incluso informan episodios de depresión. En casos extremos, las personas con prosopagnosia desarrollan un trastorno de ansiedad social, caracterizado por el miedo y la evitación de situaciones sociales que pueden causar vergüenza. No es fácil para ellos relacionase y en algunos casos acaban por aislarse.

Cuántas personas lo padecen

Hasta no hace mucho se pensaba que esta condición era algo extremadamente raro, pero en realidad 1 de cada 50 personas puede desarrollar algún tipo o nivel de prosopagnosia. La afección se ha estudiado tradicionalmente en personas que adquieren el trastorno después de un daño neurológico (generalmente por un accidente cerebrovascular o una lesión en la cabeza), y en la literatura se conocen algunos estudios de casos en el siglo XX.

Sin embargo, recientemente ha quedado claro que muchas más personas la tienen sin experimentar daño neurológico. Esta forma de trastorno se conoce comúnmente como prosopagnosia “de desarrollo” o “congénita”, y estas personas simplemente no desarrollan habilidades normales de procesamiento facial a pesar de las funciones intelectuales y perceptivas normales. Las personas con este trastorno del desarrollo parecen haber tenido dificultades de reconocimiento facial durante la mayor parte de sus vidas, y quizás incluso desde su nacimiento. Muchas de ellas se acostumbraron a vivir de este modo.

La prosopagnosia del desarrollo parece ser mucho más común de lo que las personas se imaginan. En los últimos años, la atención de los medios de comunicación ha despertado la conciencia sobre el trastorno y miles de personas que creen que tienen prosopagnosia se han acercado a los investigadores de todo el mundo.

Sin embargo, poco trabajo ha resultado en una estimación formal de la prevalencia de la prosopagnosia del desarrollo. Un estudio realizado en Alemania examinó las habilidades de reconocimiento facial de un gran grupo de estudiantes e informó una tasa de prevalencia del 2-2,5%. Aunque esta tasa de prevalencia simplemente se debe a la calibración de las pruebas que se utilizaron, sí indica que hasta 1 de cada 50 personas puede tener la afección, como hemos comentado más arriba. Si esta cifra es correcta, puede haber nada menos 1’5 millones de personas con prosopagnosia del desarrollo solo en el Reino Unido, ¡imagina la cantidad de personas que puede tener esta afección en todo el mundo! Incluso si se trata de una sobreestimación, una prevalencia de solo el 1% indicaría que 600.000 personas tienen el trastorno.

¿Tienes prosopagnosia?

Muchas personas ocasionalmente no reconocen una cara familiar, o incluso confunden a una persona desconocida con alguien que conocen. Sin embargo, las personas con prosopagnosia tienen un problema grave de reconocimiento facial, que afecta incluso a las caras más familiares, como su pareja o hijos.

Esta falta de reconocimiento de caras familiares ocurre todos los días, pero muchas personas han desarrollado estrategias compensatorias para ayudar con el reconocimiento de personas. Por ejemplo, pueden reconocer a una persona por su peinado, la voz, ropa o modo de andar, o simplemente porque esperan ver a una persona dentro de un contexto determinado. Sin embargo, si se encuentran inesperadamente con una persona familiar, estas estrategias compensatorias a menudo no son válidas.

Muchas personas tienen una visión limitada de sus habilidades de reconocimiento facial, especialmente si no tienen un punto de comparación (es decir, han experimentado dificultades de reconocimiento facial durante toda su vida). En todos los casos, se requieren pruebas objetivas adecuadas para hacer un diagnóstico. Si crees que puedes tener prosopagnosia tendrás que acudir a tu médico y explicarle qué es lo que te ocurre y lo que piensas que puede pasarte.

¿Existe tratamiento?

No hay un tratamiento específico, pero los investigadores continúan investigando las causas de la afección y se están desarrollando programas de capacitación para ayudar a mejorar el reconocimiento facial.

Se piensa que la edad de una persona cuando se dañó su cerebro (en el caso de la prosopagnosia adquirida), el tipo y la gravedad de la lesión cerebral y el momento del tratamiento, son factores importantes en relación con la eficacia de un programa de rehabilitación.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.