¿Qué es la psicología Gestalt?: condicionamiento del comportamiento

Muchas veces, hemos trabajado o pensado en trabajar con los conocimientos y pormenores que encontramos en nuestra mente. La mente humana es un cúmulo de conocimientos, de acciones y pensamientos que raramente podríamos encontrar en la naturaleza, y mucho menos en las nuevas tecnologías que, a pesar de que cada día se busca la forma de llegar a conseguirlo, todavía no son capaces de pensar por sí solas con el abanico de ideas de que disponemos los seres humanos. Ese abanico es justamente lo que hace nuestra mente tan rica en decisiones y conceptos que múltiples ciencias se han abocado a estudiar.

Entre ellas se encuentra la psicología, qué es la rama que busca comprender las acciones del ser humano en un trasfondo individual y personal, pero al mismo tiempo determinar al trasfondo mental y emocional que se encuentra siempre en el fondo de nuestras decisiones. Una de las teorías que se abarcan a la hora de estudiar la mente, es la de la llamada psicología Gestalt.

Esta en particular, aunque no es precisamente la más fácil de abarcar, es de las más famosas, pues se centra en nuestra forma de percibir las cosas que hay a nuestro alrededor, y por consiguiente, al determinar cómo las vemos, se puede determinar fácilmente un rango de acción. En este post conoceremos un poco más sobre esta teoría y descubriremos nuestra percepción del mundo.

Hablemos de su historia

La teoría de la Gestalt surge en Alemania a mediados del siglo XX en respuesta a la ya famosa teoría conductista que se había adentrado en múltiples escuelas de la psicología. En esta teoría se buscaba dar a entender que los seres humanos son simplemente la suma de los estímulos de la vida diaria y el entorno en el que se encuentran, siendo de esta manera que las acciones de los seres humanos pueden ser condicionadas por diversas normas y patrones.

Durante mucho tiempo esta teoría fue considerada una verdad en su totalidad. Sin embargo, el conductismo únicamente buscaba la respuesta en los experimentos realizables, dejando el contenido intrapsíquico de lado, porque era algo que no podía verse o cuantificarse, y la teoría conductista buscaba que todas las cosas fueran experimentales.

A diferencia de los conductistas, los estudiosos de la psicología Gestalt se decantaron por el conocimiento de los procesos mentales, siendo que en ese tiempo se consideraban algo fundamentalmente invisible, puesto que no podían verse o experimentar con ellos, de la misma forma en que sí podían experimentar con estímulos reales y directos.

Esta teoría finalmente busca acercarnos a una definición del ser humano en la que este es más pensativo, y busca y posee su propia manera de ver y percibir las cosas que le rodean. Según los Gestalistas, todos nosotros creamos imágenes en nuestra mente más o menos coherentes de las cosas que diariamente vemos y que nos rodean, y que estas imágenes no son la simple unión de secuencias de información que llegan a nuestro cerebro, sino que son algo más importante a nivel racional.

Escuelas de la psicología Gestalt

Cuando se comenzó a estudiar esta teoría, dos universidades tuvieron los primeros resultados experimentales. Una de ellas fue la escuela de Graz, y la otra fue la de Berlín.

La escuela de Graz produjo la llamada teoría de la producción  que consideraba que la forma o el todo, que son los componentes únicos y principales de la Gestalt, eran parte de la percepción, y que por ello eran el producto de un acto perceptivo.

Por su parte, la escuela de Berlín llegó a la conclusión de que la Gestalt no era el producto de la percepción de determinada persona, sino que la percepción que se tuviese era producto de la misma Gestalt. La veracidad de dicha afirmación quedó finalmente demostrada con el movimiento aparente; con la presentación de dos fenómenos al mismo tiempo.

Tres de los psicólogos más importantes que trabajaron en este tema fueron Max Wertheimer, Wolfgang Köhler y Kurt Koffka. Y fueron ellos quienes trabajaron en las primeras teorías sobre la Gestalt en 1910. Trabajaron con el movimiento aparente, y llegaron a generar la teoría del fenómeno phi, que básicamente es una ilusión óptica del cerebro en la que se percibe el movimiento donde hay una sucesión de imágenes.

Principales leyes de la teoría Gestalt

Esta teoría, al igual que muchas otras que se desenvuelven en el campo de la psicología humana, ha dado lugar a diversas leyes que se cumplen dentro de la misma. En la psicología Gestalt podemos encontrar estas:

  • Principio de semejanza: según este principio, la mente agrupa los elementos similares en una misma entidad. La semejanza que les encontramos, dependerá de la forma, tamaño, color y de otros aspectos visuales que puedan tener dichos elementos.
  • Ley de la pregnancia: También llamada ley de la buena forma, nos dice que los elementos que percibimos, y por ende la experiencia resultante de dicha percepción, suele adquirir la forma de mayor simpleza.
  • Principio de proximidad: Este principio nos habla de la agrupación parcial o secuencial de los elementos, que son llevadas a cabo por la mente basándose en la distancia. Los objetos adjuntos son percibidos como parte de una unidad, mientras que los que se encuentran próximos son vistos como parte de la misma unidad.
  • Ley de simetría: Según esta ley, los elementos simétricos son considerados como parte de una misma unidad, y son vistos como un solo elemento, en la distancia.

No obstante, también hay que dejar claro que junto a estos principios que acabamos de evaluar, existen otros más. Uno de estos es el principio de experiencia, que es el que determina que nuestro sistema nervioso se va formando en función del mundo exterior que nos rodea, y de esa forma se deja influir por el mismo.

Las formas según esta teoría

Debido a que las formas deben ser vistas como una totalidad, o como un todo, no deben verse reducidas a un único sentido. Esto, para los Gestalistas, se traduce como que una imagen mental no es lo mismo que una imagen visual, sino que puede significar mucho más. Tanto es así que para los seguidores de la psicología Gestalt sus aplicaciones no pueden ser dadas únicamente a lo que se percibe por medio de la vista, y no es raro que esta teoría se aplique a las percepciones que obtenemos por medio de los otros sentidos.

La psicología Gestalt nos propone un enfoque en el cual la persona tiene un papel propio y activo construyendo unidades de propio significado a través de la percepción propia que puede tener en algún momento o sobre algún tema o imagen. De esa forma es capaz de reestructurar sus formas mentales con el fin de adoptar puntos de vista más útiles y mejorar la toma de decisiones y llegar más fácilmente al cumplimiento de sus objetivos.

Gracias a este enfoque, podemos aprender de lo que nos rodea, si necesidad de sumar las piezas de información que nos llegan a través de los sentidos, sino a partir de figuras que toman forma dentro de nuestra mente. De esta manera llegamos a ser más rápidos a la hora de tomar decisiones, pues en lugar de sumar y analizar la información, tenemos en nuestra mente una figura de ella bastante acertada, y podemos trabajar en consecuencia.

Comparte para difundir

Si te ha gustado nuestro contenido ahora puedes ayudar a difundirlo en las redes sociales de manera sencilla usando los siguientes botones:

Envía
Pinea
Print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.