Puedes estar deprimido sin estar triste

Antes de que veas este artículo titulado “Puedes estar deprimido sin estar triste”, te invito a que veas el testimonio de una persona que ha sufrido una depresión.

María Belón, doctora, portavoz y abogada española, es un claro ejemplo de que la depresión puede afectar a cualquier persona:

[mashshare]

La depresión puede ser peligrosa. Te pongo 2 ejemplos:

1) La mayoría de las personas que se quitan la vida sufría un trastorno depresivo en ese momento.

2) Las personas con enfermedades físicas crónicas, tales como enfermedades del corazón o diabetes, y que tienen a su vez un trastorno depresivo, tienen un mayor riesgo de discapacidad y muerte prematura que las personas que no tienen esas enfermedades crónicas pero no sufren un trastorno depresivo. (2) (3)

Por esto, es importante identificar los trastornos depresivos e intervenir de una manera efectiva para contrarrestarlos. Sin embargo, la identificación de los trastornos depresivos no es tan fácil como parece, en parte porque la gente puede tener un trastorno depresivo sin estar triste. (4)

Esto parece muy extraño debido a que siempre se asocia estar deprimido con estar triste. Hay que tener en cuenta que para que se dé un diagnóstico psiquiátrico de depresión (una depresión clínica) se tienen que dar una combinación particular de síntomas, en concreto se tienen que manifestar al menos uno de los 2 síntomas cardinales:

1) Una tristeza profunda.

2) Anhedonia (del griego ‘sin placer’). Esto significa no experimentar placer casi con ninguna cosa, incluso con las cosas que antes solían darte placer (tu trabajo, tus aficiones, tus nietos, tus amigos, etc).

Así que si te has convertido en un aburrido de la vida, si no haces absolutamente nada a menos que sea totalmente necesario, puedes tener un trastorno depresivo que puede resultar peligroso, especialmente si tienes problemas del corazón, presión arterial alta u otras enfermedades crónicas.

Sin embargo, la anhedonia, incluso en combinación con una profunda tristeza, no es suficiente para un diagnóstico de trastorno depresivo mayor. Debe haber al menos otros 3 síntomas (ver los criterios diagnósticos para el episodio depresivo mayor).

Muchas personas tienen un trastorno depresivo sin ser conscientes de que lo tienen y muchas de ellas pasan por la vida sin pedir ayuda. A menudo, la depresión viene y va. Pero es importante recordar que un trastorno depresivo puede ser peligroso y que la persona necesita ayuda.

Es particularmente importante identificar la depresión sin tristeza (anhedonia) porque la investigación reciente indica que la anhedonia se correlaciona con una mala salud física, el por qué no está claro, pero puede ser que las personas que han perdido el interés por la vida simplemente no tienen la energía interior para hacer lo que sea necesario para afrontar o superar enfermedades crónicas (ejercicio, la dieta, tomar medicamentos, etc).

¿Qué se puede hacer para superar un trastorno depresivo?

Hay, por supuesto, muchos medicamentos que pueden ser útiles y los médicos, obviamente, dependen en gran medida de ellos. Sin embargo, hay otras maneras efectivas para contrarrestar la depresión:

1) Hablar con tu médico de familia o puedes buscar la ayuda de un profesional de la salud mental local.

2) Algunos tipos de psicoterapias, como la terapia de resolución de problemas, pueden ser especialmente eficaces.

3) El ejercicio también puede ser eficaz.

4) Algunas investigaciones recientes indican que ayudar a los demás (personas y animales) tiende a reducir la depresión. (5).

5) Algunas personas encuentran que los asesores religiosos y grupos de ayuda mutua les son útiles.

El problema, por supuesto, es que algunas personas con trastornos depresivos, especialmente aquellos que experimentan anhedonia, simplemente no logran tomar acción. Ellos están atrapados en un círculo vicioso: cuanto más aislados e inactivos son, más deprimidos se encuentran, y cuanto más deprimidos se encuentran, más aislados e inactivos se vuelven.

Las intervenciones formales incluyendo orientaciones para animar a la gente a salir de su casa, ir a terapia, tomar sus medicamentos o dar un paseo, pueden ser esenciales para las personas atrapadas en este círculo vicioso (6).

A veces, sólo conseguir una llamada de un amigo diciendo: “Vamos a dar un paseo”, es lo que hace que una persona con anhedonia se ponga en marcha e inicie su tratamiento.

Fuente del artículo.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.