Qué es el síndrome de Bálint

bálint

El Síndrome de Bálint es una enfermedad neurológica rara que va a afectar a la percepción visual y a la capacidad para dirigir los movimientos de los ojos y las manos. El nombre se debe al neurólogo rumano Rezső Bálint, quien habló de dicho síndrome por primera vez en 1909. A partir de aquí, ha sido objeto de numerosos estudios en el ámbito de la neurología y la neuropsicología.

A pesar de tratarse de una afección rara, resulta esencial comprender lo mejor posible este trastorno con el fin de mejorar la calidad de vida de aquellas personas que lo padecen y poder avanzar en lo que respecta al funcionamiento del cerebro humano. En el siguiente artículo vamos a hablarte de una manera detallada del síndrome de Bálint y de cómo se debe tratar.

Síntomas principales del síndrome de Bálint

El síndrome de Bálint se caracteriza por tener tres síntomas principales:

  • La conocida como ataxia óptica no es más que la dificultad para dirigir la mirada hacia un objeto específico debido a la incapacidad que tiene la persona para fijar la vista en un punto concreto del campo visual.
  • El segundo síntoma sería el síndrome de simultanagnosia. Se trata de la incapacidad para percibir múltiples objetos al mismo tiempo. Los pacientes con este síndrome solo pueden enfocarse en un objeto a la vez, ignorando todo lo demás que se encuentran a su alrededor.
  • La apraxia visuomotora sería el tercer síntoma del síndrome de Bálint. Es la dificultad para poder realizar movimientos precisos con las manos en relación con los estímulos visuales. Esto puede manifestarse como serios problemas a la hora de alcanzar objetos o realizar tareas simples que requieren una coordinación visual y motora.

Cuáles son la causas del síndrome de Bálint

El Síndrome de Bálint suele ser causado principalmente por ciertas lesiones en áreas específicas del cerebro, especialmente en la zona del lóbulo parietal y occipital. Estas lesiones pueden deberse a accidentes cerebrovasculares, traumatismos craneales, tumores u otras enfermedades de tipo neurodegenerativas. La disfunción en estas áreas del cerebro interrumpe la integración de la información visual y la coordinación entre la vista y el movimiento, dando lugar a los síntomas propios de este síndrome.

Se cree que la ataxia óptica está asociada con la disfunción del área parietal posterior, que juega un papel clave y esencial en la percepción espacial y la atención visual. La simultanagnosia, por su parte, se relaciona con la afectación de las vías visuales que conectan el lóbulo occipital con el lóbulo parietal, interrumpiendo la capacidad del cerebro para poder procesar y organizar la información visual de una manera simultánea. Por último, la apraxia visuomotora se va a atribuir a la alteración de las conexiones entre el lóbulo parietal y áreas motoras, lo que dificulta la ejecución precisa de movimientos en respuesta a los estímulos visuales.

síndrome

Cómo diagnosticar el síndrome de Bálint

En cuanto al diagnóstico del Síndrome de Bálint se va a basar en la evaluación clínica de los síntomas observados, además de la realización de pruebas neuropsicológicas y neuroimagenológicas con el fin de identificar las lesiones cerebrales que pudiera tener la persona. Los pacientes suelen ser examinados por profesionales tales como los neurólogos, los oftalmólogos y los neuropsicólogos. Estos profesionales van a realizar una evaluación exhaustiva de la función visual, motora y cognitiva del paciente.

Durante dicha evaluación clínica, se pueden realizar también una serie de pruebas específicas con el fin de evaluar la capacidad del paciente para poder fijar la vista en un objeto, identificar múltiples objetos al mismo tiempo y realizar tareas visuomotoras simples y básicas. Además, se pueden llegar a utilizar pruebas de imagen cerebral, como ocurre con la resonancia magnética, con el fin de identificar lesiones estructurales o disfunciones en áreas cerebrales importantes.

Tratamiento del síndrome de Bálint

El tratamiento del Síndrome de Bálint se centra principalmente en abordar los síntomas observados y mejorar la calidad de vida del paciente. Hay que indicar que a día de hoy, no existe una cura para este tipo de síndrome. Sin embargo, las diferentes terapias son recomendables a la hora de ayudar a los pacientes a adaptarse de la mejor manera posible a sus dificultades y maximizar en la medida de lo posible el funcionamiento cognitivo y motor.

Algunas de las terapias llevadas a la práctica son las siguientes:

  • Terapia ocupacional y fisioterapia es perfecta a la hora de mejorar la coordinación visuomotora y la capacidad para realizar actividades del día a día.
  • Terapia visual es otra de las utilizadas en lo que respecta al tratamiento del síndrome de Bálint. Este tipo de terapia incluye ejercicios de seguimiento ocular y entrenamiento con el fin de mejorar la fijación visual y la atención.
  • Entrenamiento en compensación permite ayudar a los pacientes a desarrollar estrategias alternativas para que puedan abordar sus dificultades, como el uso de ayudas a nivel visual.
  • Apoyo psicológico es clave para ayudar a los pacientes a hacer frente a los diferentes desafíos emocionales y psicosociales asociados con el síndrome.

balint

Investigaciones acerca del síndrome de Bálint

A pesar de los avances conseguidos en relación con el Síndrome de Bálint, todavía existen muchas preguntas que no tienen respuestas. Se necesita investigar más sobre este tipo de síndrome con el fin de comprender mejor la relación que hay entre la función cerebral y la percepción visual. El estudio de este síndrome va a permitir explorar a fondo todo lo que tiene que ver con el funcionamiento del cerebro humano, especialmente en lo que hace referencia a la información sensorial y la coordinación entre diferentes zonas cerebrales. Poder avanzar en dichos estudios resulta clave a la hora de abrir nuevas vías en lo que respecta al tratamiento y la rehabilitación de pacientes con trastornos visuales y motores.

En definitiva, el conocido como Síndrome de Bálint es un trastorno neurológico bastante raro que afecta de manera directa a la percepción visual y a la coordinación visuomotora de la persona que lo padece. El tratamiento resulta clave a la hora de mejorar de una manera significativa la calidad de vida del paciente y poder conocer mucho mejor cómo funciona el cerebro humano.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.