Saltar al contenido

¿Qué es la curiosidad, Cómo aumentarla y Cuáles son sus beneficios?

“El aburrimiento se cura con curiosidad. La curiosidad no se cura con nada.” Dorothy Parker

La curiosidad es una necesidad de conocimiento, tiene que ver con un conjunto positivo de emociones, sentimientos y motivaciones, que tienen relación con la identificación y búsqueda de nuevas experiencias. Mediante la curiosidad, se promueve la vivencia de experiencias novedosas que supongan un reto.

La curiosidad rasgo se trata de tendencias generales, la curiosidad estado tiene que ver con un momento inmediato en particular.

En una investigación de la universidad George Mason, realizada por Todd Kashdan y sus colaboradores, se preguntó a los 90 participantes (45 hombres y 45 mujeres), si estaban de a cuerdo con frases como “Al estar interesado en algo de manera activa no es difícil que me interrumpan”. Con este estudio, se concluyó que tenían niveles mas altos de satisfacción en sus vidas las personas curiosas, así que las personas con niveles altos de curiosidad, parecen encontrarle mayor sentido a su vida y por lo tanto ser mas plenos, además se relacionan mejor con la gente. En cambio, los que tenían niveles bajos de curiosidad, obtenían satisfacción de placeres efímeros con las actividades que realizaban.

Las personas curiosas suelen estar rodeadas de nuevas actividades y estímulos, por lo cual se ven recompensados a largo plazo, pues están constantemente asombrándose con lo novedoso y esto genera gran satisfacción.

Se sabe que la curiosidad también incide en la salud. En 1996, se publicó un estudio en la revista Psychology and aging, en donde participaron mas de 1,000 adultos mayores, que estubieron bajo 5 años en observación, se encontró que los mas curiosos tenían una mayor promedio de vida, éstos individuos tendían a vivir mas tiempo que los individuos menos curiosos.

En el ámbito de las relaciones sociales, generalmente tienen una mayor éxito las personas con mayores niveles de curiosidad, ya que demuestran mayor interés y apertura en conocer personas nuevas y saben mantener éste interés por personas ya conocidas a las cuales quieren seguir conociendo mas. También resulta mas fácil relacionarse con personas muy curiosas, ya que hacen preguntas y se interesan en las interacciones con los demás.

Otro de los beneficios de tener una personalidad curiosa, es una vida mas plena y feliz, disfrutan mas las experiencias, tienen mayor capacidad de apertura a éstas y de sorprenderse constantemente, además se relacionan mejor con las personas y esto hace que puedan tener vínculos mas estrechos y facilidad para conocer nuevas personas. Todo esto refuerza la positiva influencia de la curiosidad en nuestra vida, ya que propicia la felicidad

La curiosidad está muy relacionada con el éxito académico, entendiéndola como sed de aprendizaje y de conocimientos nuevos, la curiosidad nos motiva a aumentar nuestra cultura mediante nuevos datos, ayuda a aumentar el rendimiento académico.

Algunas personas tienen mas tendencia a la curiosidad que otras también la expresan de diferentes maneras. La curiosidad es algo que puede desarrollarse, es decir, se puede ejercitar nuestro sentido innato de la curiosidad. Incrementar la curiosidad depende de nuestra motivación, es importante buscar mas sobre temas que despierten nuestro interés y cultivarnos en éstos, para así potencializar la exposición a nuevos retos y experiencias que nos enriquezcan mas.

Para potenciar nuestra curiosidad, es fundamental perder el miedo a la incertidumbre y a lo desconocido. Sería aconsejable tratar de aprender a disfrutar de la incertidumbre, parece complicado, pues ésta por instinto nos produce ansiedad y la certidumbre nos hace sentir que estaremos mas seguros y cómodos. Podemos entrenarnos a perderle el miedo a la incertidumbre si nos exponemos constantemente a actividades nuevas que signifiquen pequeños retos para nosotros, así la sensación de sorpresa y emoción nos harán sentir recompensados y darnos cuenta de que no hay por que temer a lo desconocido.

No debemos dejar que nuestros prejuicios nos limiten, otra actividad interesante para potenciar la curiosidad, es encontrar lo desconocido en lo conocido, para esto funciona olvidarnos de expectativas, juicios, conceptos e ideas preconcebidas para dejarnos sorprender de nuevo.

Recordemos que cuando éramos niños, nuestra misma naturaleza nos impulsaba a ser curiosos, a hacer todo tipo de preguntas, querer oler, tocar, oír y ver todo, queríamos que nuestros sentidos exploraran nuestro entorno, nuestra sed de aprendizaje parecía insaciable. Mientras crecemos vamos perdiendo poco a poco esta curiosidad, pues nos habituamos a muchas cosas mientras mas las vamos experimentando, pero sería interesante que intentemos retomar nuestra capacidad de asombro, sin dejar que la rutinaria vida adulta y convencional aniquile nuestra capacidad de sorprendernos y ser curiosos,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Comentarios (2)

¡Muy buen artículo! Nada como la curiosidad para mantenernos vitales y entretenidos, es cierto. En ese sentido, internet es el paraíso de los curiosos… y también nuestra perdición, porque vamos saltando de un tema al otro y podemos pasar horas aprendiendo cosas nuevas o profundizando las que ya sabemos.

Responder

Hola Graciela, muchísimas gracias por tu comentario y por tu interés en el artículo, tienes razón en cuanto a lo del internet y hay que saber usarlo productivamente,
saludos

Responder