¿Qué deberías hacer si sufres un ataque de pánico?

Los ataques de pánico pueden llegar a hacer que experimentemos varios síntomas como desmayos, locura, pérdida de control o, incluso, nos puede hacer pensar que nos vamos a morir. Es por ello, por lo que es crucial que sepamos lo qué es exactamente un ataque de pánico y lo que ocurre en nuestra mente/cuerpo en ese momento.

El problema del pánico es que te hace dudar de todo; vendrán pensamientos a tu mente que harán que te preocupes por todo, y esto no quiere decir que estemos en peligro ni mucho menos.

¿Qué se puede hacer ante un ataque de pánico?

El ataque de pánico te asusta, te da miedo, mucho miedo, te hace sentir muchos síntomas extraños y engaña a tu cerebro para que crea que estamos frente a un peligro inminente.

Una buena manera para poder luchar contra los ataques de pánico consiste en la información; si recapitulamos información sobre estos ataques, tendremos claro que no hay nada que temer.

El verdadero peligro de los trastornos de pánico es el propio miedo personal; puede hacer que nos volvamos miedosos y desarrollemos ciertas fobias, teniendo que renunciar a ciertas cosas agradables de nuestra vida.

Vamos a analizar los miedos típicos de las personas que pueden derivar en un ataque de pánico:

Tener miedo a morir

Puede ser que pensemos que nos estamos muriendo de un ataque al corazón o quizá porque nos estemos ahogando por falta de aire. Aunque te sentirás de esta manera, muy difícilmente te pasará nada malo, solamente te habrás dejado llevar por el pánico.

No es una experiencia que atente contra tu vida, solo lo parecerá.

El dolor que se experimenta en el pecho durante un ataque de pánico es real, no te lo has imaginado. Sin embargo, no procede directamente del corazón, si no de los músculos de nuestro pecho. Probablemente la causa es que hayas estado respirando de una manera que nos haga estar tensos, y esto es lo que nos puede provocar el dolor.

La sensación de no recibir el aire suficiente se debe a que no estamos respirando de la forma en la que deberíamos.

La mejor manera para enfrentarse a estos problemas es cambiando la forma de respirar, relajarnos y encontrar a forma de vencer el pánico.

Tener miedo a volvernos locos

Muchas personas piensan que, si tienen mucho miedo, o que si están ansiosos con frecuencia se pueden llegar a volver locos… pero no será así.

Si tienes un trastorno de ansiedad, empezarás a experimentar episodios recurrentes hasta que encuentres una solución. No importa la cantidad de ataques que tengas, no vas a volverte esquizofrénico por ellos… pero, eso si, es importante que busques una solución.

Tener miedo a desmayarnos

Este es otro temor bastante común en personas que sufren ataques de pánico.

La gente que lo cree se pueden englobar en la misma categoría que aquellas que creen que van a sufrir un ataque al corazón. Sin embargo, el desmayo es una fórmula que tiene el cuerpo para autoprotegerse.

¿Qué es lo que hace que una persona se desmaye?

El desmayo se produce en el momento en el que cae de forma repentina nuestra presión arterial. En ese momento, es muy probable que el cerebro no esté recibiendo el oxígeno suficiente, porque está en la zona más alta de nuestro organismo. Y, lógicamente, esto no es bueno ya que el cerebro necesita de un suministro de oxígeno continuo.

De esta manera, si el cuerpo no puede obtener la suficiente cantidad de sangre del cerebro porque la presión arterial es baja, la cabeza tenderá a irse hacia el suelo, lo que provocará el mareo.

En el caso de que tuviéramos el cerebro en el pie, no existirían los desmayos.

¿Qué le ocurre a la presión arterial cuando sufrimos un ataque de pánico? Básicamente lo contrario, toda la sangre va hacia arriba, por lo que es muy improbable que nos podamos desmayar.

Para que nos desmayemos durante un ataque de pánico es necesario que se produzca otra circunstancia que disminuya la presión arterial. No es que sea imposible, pero si que es algo muy raro.

Algunas personas tienen una extraña fobia a la sangre, y pueden desmayarse en cuanto la ven. Sin embargo, es muy diferente de un Trastorno del Pánico.

Lo más paradójico de todo es que el desmayo casi nunca se produce, pero el miedo a desmayarse es una fobia muy común en aquellas personas que tienen trastorno de pánico.

Las personas que nunca se han desmayado en su vida y tienen este trastorno, aseguran sentirse como que se van a desmayar. Esto es el truco con el que juega el pánico; como no respiramos de la forma correcta, podemos experimentar algunos síntomas como de mareos o vértigos. Si hacemos un buen ejercicio de respiración abdominal, las sensaciones desaparecerán.

Miedo a la humillación pública

Las personas que tienen problemas de ansiedad, piensan que no van a poder controlarse y que, cuando estén en público, el entorno les va a temer o se van a reír de ellos.

Sin embargo, por muy mal que nos podamos llegar a sentir en esos momentos, raramente estos síntomas van a ser visibles.

La gran mayoría de las personas que experimentan un ataque de pánico actúan de forma normal, por lo menos de manera externa, sin mostrar ningún signo extraño en particular. Por esta razón, es complicado saber si lo están experimentando a no ser que lo digan.

Ahora que ya conoces cómo es el enemigo, tienes las armas para poder derrotarle.
Fuente


Un comentario

  1.   francisco oyaneder dijo

    yo llevo un mes imedio que me bienen esos sustos las primeras vecez me sudaban mucho los pies i las manos i se me subia la presion , haora menos pero lo mio no son mareos sino que me siento como que no estubiera viviendo i puedo estar en en centro i me biene eso i lo primero que hago es irme a mi casa un susto terrible hay momentos que estoi tan bien i me bienen este sintoma i me asusto no consumo drogas pero ojala se pase aunque tengo fe que asi sera gracias por la informacion

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.