Descubre Qué Técnica De Relajación Te Conviene Mejor Para Combatir El Estrés

Antes de pasar a exponer las diferentes técnicas de relajación, me gustaría que escucharas la entrevista que hizo Elsa Punset a un maestro budista.

Este maestro budista nos cuenta cómo podemos usar nuestro cerebro para generar estados mentales que nos proporcionan paz:

[mashshare]

Muchos de nosotros asociamos  “relajación” con quedarse embobados delante de la televisión después de un largo y estresante día. Y aunque nos permite desconectar, la verdad es que es de poca ayuda si queremos realmente reducir los efectos del estrés en nuestro cuerpo.

El estrés en sí no es malo. Cuando sentimos estrés, nuestro cuerpo se prepara para luchar o escapar (“fight or flight”). Nos puede salvar en situaciones de emergencia, donde tenemos que actuar con rapidez. Sin embargo, se vuelve nocivo cuando interfiere con nuestra salud, altera nuestro equilibrio tanto mental como fisiológico, y cuando se cronifica en el tiempo. Además, el acelerado ritmo de vida que llevamos hoy en día, hace que cada vez sean más las personas que sufren de estrés.

Estamos constantemente sobre-estimulados y todo va muy de prisa. Demasiado de prisa. No es de extrañar que los casos de déficit de atención e hiperactividad también se hayan disparado en los últimos años. Apenas nos da tiempo a asimilar lo que ocurre a nuestro alrededor y menos lo que ocurre dentro de nosotros. Nuestro comportamiento se ha vuelto tan automatizado que parecemos robots.

La respuesta de relajación inducida por las técnicas propuestas a continuación, no solamente reduce ese estado de hiperactivación, sino que además te ayuda recargar la “batería”de tu cuerpo  y reequilibrarlo, calma tu mente y mejora notablemente tu estado de ánimo.

Algunas de estas técnicas son fáciles de aprender y de poner en práctica, y basta con dedicarles 5 a 20 minutos cada día para notar sus beneficios. Podemos buscar un hueco durante nuestra hora de descanso en el trabajo, en el autobús, o subiendo las escaleras antes de llegar a casa por ejemplo. Intentemos incorporar este hábito en nuestra vida cotidiana, entre una responsabilidad y otra, y veremos nuestra energía y estado de ánimo restaurarse en pocos minutos.

No hay una técnica de relajación que se aplique a todo el mundo. Cuando elijas la técnica que mejor te convenga, ten en cuenta cuáles son tus necesidades, tus preferencias y cómo tiendas a reaccionar ante el estrés. También podemos alternar o combinar varias técnicas.

¿Como reaccionas ante el estrés?

  • ¿Tiendes a enfadarte más fácilmente, estás más irritable, más agitado o más nervioso?

En este caso es probable que respondas mejor a técnicas de relajación que trasmiten tranquilidad como la “Respiración en tres pasos” (Técnica 1), la “Relajación muscular progresiva de Jacobson” (Técnica 2), el “Escaneo del cuerpo” (Técnica 3), o la “Visualizacion” (Técnica 5).

  • ¿Tiendes a deprimirte, aislarte o querer desconectar?

Probablemente te convengan mejor técnicas de relajación que sean estimulantes y que dinamicen tu sistema nervioso como los “Ejercicios rítmicos” (Técnica 6).

  • ¿Sientes una mezcla entre una especie de aceleración interna y movimientos externos lentos?

Trata de buscar técnicas de relajación que te aporten tanto seguridad como estimulación para tu sistema nervioso. La técnica del “Mindfulness” (Técnica 4) puede ser de gran ayuda. Además es útil para fomentar la fuerza de voluntad y resistir tentaciones cuando estamos a dieta o queremos dejar de fumar por ejemplo.

TÉCNICA DE RELAJACIÓN 1: TÉCNICA DE RESPIRACIÓN EN TRES TIEMPOS (RESPIRACIÓN PROFUNDA)

Esta técnica de respiración no solamente es muy fácil de aprender pero además se puede practicar en casi cualquier lugar y es muy potente para contrarrestar en pocos minutos los efectos del estrés. La respiración profunda es la base de muchas otras prácticas de relajación e incluso se puede combinar con música por ejemplo.

La clave está en respirar profundamente desde el abdomen, tratando de absorber el máximo de aire fresco posible en tus pulmones. De esta forma se inhala más oxígeno. Y cuanto más oxigeno recibe tu cuerpo, menos tenso y ansioso te sentirás.

  • Siéntate a gusto con tu espalda recta o tumbado si lo prefieres (y si la situación te lo permite). Coloca una mano en tu vientre (o abdomen) y la otra encima del estómago (o tórax).
  • Inhala por la nariz. La mano que esta en tu vientre tiene que levantarse al llenarse tu abdomen de aire. La otra mano a penas tiene que moverse.
  • Una vez que se has llenado tu vientre de aire -y sin soltar el aire- llena de aire también la parte superior del estomago y por último, el pecho (o zona clavicular).
  • La espiración se hace por la boca y en el mismo orden que en la inspiración: primero se vacía el aire en el vientre, luego el aire contenido en el tórax y finalmente el aire del pecho.
  • Al exhalar, cierra ligeramente los labios de forma que la espiración no sea demasiado rápida, sino más bien pausada y controlada. Intenta exhalar el máximo de aire posible.

TÉCNICA DE RELAJACIÓN 2: RELAJACIÓN MUSCULAR PROGRESIVA DE JACOBSON

Esta técnica implica un proceso en dos tiempos: primero tensamos y luego relajamos diferentes grupos de músculos en nuestro cuerpo.

Si tienes problemas de espalda o lesiones importantes en el cuerpo, consúltalo antes con tu médico ya que tensar músculos podría agravar tu problema. En este caso, te recomiendo que pongas en práctica la técnica 3 más bien.

Practicar regularmente esta técnica nos permite familiarizarnos mejor con nuestro cuerpo y aprender a detectar las primeras señales de tensión (de las que muchas veces ni nos percatamos) para intervenir antes de que el dolor muscular se agrave. Cuando tu cuerpo se relaja, tu mente automáticamente también lo hace. Con esta técnica normalmente se empieza por los pies y gradualmente se va subiendo hasta la cara.

  • Ponte ropa cómodo y quítate los zapatos. Colócate en una posición en la que estés a gusto.
  • Tomate unos minutos para relajarte, inspirando y espirando profundamente. Si te ayuda, pon música que te inspire tranquilidad.
  • Cuando estés preparado, dirige tu atención a tu pie derecho. ¿Cómo lo sientes? Si eres zurdo, puede que prefieras empezar por el pie izquierdo.
  • Poco a poco, empieza a tensar los músculos de tu pie derecho, estrujándolo lo más posible. Aguanta así unos 10 segundos.
  • Después de esos 10 segundos, relaja tu pie derecho. Presta atención a esa sensación de tensión que se “evapora”.
  • Quédate en este estado de relajación durante un momento, respirando profunda y lentamente.
  • Cuando estés preparado, dirige tu atención al pie izquierdo. Sigue la misma secuencia que para el pie derecho.
  • Empieza a subir poco a poco por tu cuerpo, contrayendo y relajando cada grupo de músculos siguiendo este orden:

3. La pantorrilla derecha 4. La pantorrilla izquierda 5. El muslo derecho 6. El muslo izquierdo 7. Las caderas y nalgas 8. El estómago 9. El pecho 10. La espalda 11. La mano derecha 12. La mano izquierda 13. La nuca y los hombros 14. La cara

  • Aunque cueste al principio, intenta no tensar los demás músculos mientras estás tensando un grupo de músculos.

 

TÉCNICA DE RELAJACIÓN 3: ESCANEO DEL CUERPO (MEDITACIÓN)

Es parecido a la relajación muscular progresiva pero en vez de tensar y relajar los músculos, simplemente centramos nuestra atención en cada parte del cuerpo.

  • Túmbate boca arriba, piernas tendidas y brazos relajados a cada lado de tu cuerpo. Puedes cerrar tus ojos o dejarlos abiertos. Céntrate en tu respiración e inhala y exhala profundamente durante dos minutos más o menos.
  • Empieza por prestar atención a tus dedos del pie derecho. Intenta notar las sensaciones que experimentas mientras sigues focalizando la atención en tu respiración. Imagina como cada expiración llega hasta tus dedos del pie. Concéntrate en esta parte unos dos minutos aproximadamente y pasa a la siguiente zona.
  • Ahora dirige tu atención a la planta de tu pie derecho y haz lo mismo que acabas de hacer con los dedos del pie.
  • Después dirige tu atención a la parte del tobillo y repite lo mismo. Ve subiendo hasta la cadera y luego haz lo mismo con tu pierna izquierda. Después, pasa por el abdomen y la parte de debajo de la espalda. A continuación, pecho y hombros, y la parte de arriba de la espalda. Presta atención a las partes del cuerpo que te produzcan dolor o malestar.
  • Siguiendo los mismos pasos que antes, dirige tu atención hacia los dedos de tu mano derecha, la muñeca, antebrazo, codo, brazo y hombro. Lo mismo para el brazo izquierdo. Luego pasa por la nuca y la garganta y finalmente, todas las regiones de tu cara (mentón, labios, lengua, nariz, mejillas, ojos, frente, etc.), y tu cabeza.
  • Después de completar el escaneo del cuerpo, mantente relajado durante un momento en silencio, notando como tu cuerpo se siente ahora.
  • Abre tus ojos tranquilamente y estírate si lo necesitas.

 

TÉCNICA DE RELAJACIÓN 4: MINDFULNESS

El mindfulness consiste en la habilidad de ser conscientes de lo que estamos sintiendo en el momento presente. Rumiar sobre el pasado -culparse o juzgarse a uno mismo- o preocuparse excesivamente por el futuro nos puede llevar a un grado de estrés abrumador. En cambio, el hecho de centrarnos en el presente a través de una única actividad repetitiva nos ayuda a reequilibrar nuestro sistema nervioso. Además es muy práctica ya que se puede aplicar durante diferentes actividades como cuando estamos caminando, haciendo ejercicio o comiendo.

  • Busca un lugar tranquilo donde puedas relajarte sin distracciones o interrupciones. Puede ser en un lugar cerrado o al aire libre.
  • Busca una posición cómoda para ti pero intenta no tumbarte para evitar que te quedes dormido. Es mejor que te sientes con la columna recta o con las piernas cruzadas en “posición de lotus”.
  • Busca un punto de concentración: puede ser interno -una sensación (dolor por ejemplo), una escena imaginada o nuestra respiración- o algo externo como el parpadeo de una vela, un objeto o una frase significativa para ti. Puedes cerrar los ojos o dejarlos abiertos.
  • Mantén una actitud de observador sin juzgar. No te preocupes si algunos pensamientos te distraen. Si interfieren con tu sesión de relajación, no luches contra ellos ni intentes cambiarlos. Simplemente vuelve a centrar tu atención en el punto de concentración que hayas elegido.

 

TÉCNICA DE RELAJACIÓN 5: VISUALIZACIÓN O IMAGINACIÓN GUIADA (MEDITACIÓN)

Requiere estimular no sólo el sentido de la vista sino también el sabor, el tacto, el olor y el oído. Se trata de imaginar una escena que te procure tranquilidad y paz. No te preocupes si de pronto aparecen distracciones en tu mente o pierdes el hilo durante el ejercicio. Es normal.

Elige un contexto que te inspire especial tranquilidad: una playa tropical, tu lugar favorito de cuando eras pequeño, un bosque, un lago, etc. Puedes hacer este ejercicio en silencio o con música relajante. Para que la imaginación sea más vivida, también existen grabaciones de diferentes sonidos: sonido de las olas del mar, del río de un bosque, de pájaros, etc.

  • Cierra los ojos e imagina ese lugar. Trata de imaginártelo con el máximo de detalles posibles: todo lo que veas, oigas, huelas y sientas a tu alrededor. Intenta incorporar el máximo de detalles sensoriales posible.
  • Explora cada uno de tus sentidos: imagina por ejemplo como el sol se pone en el lago, escucha el canto de los pájaros, imagina el olor a pino, siente el agua llegar hasta tus rodillas, siente el aire limpio y fresco entrar por tu boca, etc.
  • Disfruta la sensación de profunda relajación que te envuelve mientras vas explorando ese lugar tan mágico.
  • Cuando estés preparado, abre tranquilamente los ojos.

 

TÉCNICA DE RELAJACIÓN 6: EJERCICIOS RÍTMICOS COMIBINADOS CON MINDFULNESS

Muchos ejercicios como correr, caminar, bailar, hacer ciclismo, etc. se pueden combinar con técnicas de mindfulness. En vez de pensar en mil cosas mientras vamos realizando nuestros habituales ejercicios, centremos nuestra atención en el momento presente y en las sensaciones corporales que experimentamos.

  • Notemos cada movimiento y como nuestra respiración acompaña ese movimiento.
  • Si nuestra mente empieza a deambular otra vez, no nos preocupemos, simplemente volvamos a centrarnos en el movimiento y la respiración.
  • Si estás caminando o corriendo, trata de prestar atención a cada paso, a la sensación de tus pies contra el suelo, el ritmo de tu respiración, así como la sensación del viento en tu cuerpo por ejemplo. Se trata de estar presentes en el aquí y ahora.

Es recomendable realizar estos ejercicios una vez al día si es posible, y especialmente en los momentos de estrés laboral, cuando acabamos de discutir con alguien, si nos sentimos nerviosos antes de exponer en clase, antes de un examen o antes de una entrevista laboral, etc. Pero si no siempre podemos, no pasa nada. Hagámoslo cada vez que nos acordemos. No se deben tomar estos ejercicios como una obligación porque entonces, se perdería el efecto. Pero evidentemente, cuanto más los incorporemos en nuestra vida cotidiana, más natural se volverá el hábito. Y creo que es importante que estemos más presentes en el aqui y el ahora en vez de vivir constantemente en el pasado o en el futuro, y sobre todo me parece esencial que sepamos escuchar nuestro cuerpo y sus necesidades. Porque si no lo escuchamos, en muchos casos el cuerpo termina por rebelarse a traves de la manifestación de enfermedades.

por Jasmine Murga

Este artículo ha sido en parte extraído y traducido de “Relaxation Techniques for Stress Relief” en www.helpguide.org.


Categorías

Mindfulness

Jasmine Murga

Licenciada en Psicología por la Universidad Complutense de Madrid. Experta en Intervenciones Sistémicas (ITAD Sistémica, Madrid). Experta en... Ver perfil ›

0 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.