¿Quieres un cambio en tu vida? Este es el secreto

Escrito por @psicolocos2
Enhorabuena. Si estás leyendo este artículo, entonces es que estás animado a tener un cambio en tu vida… Aunque en principio, no sepas ni por dónde empezar.

Tal vez, este vídeo os sirva como motivación para realizar un cambio en la vida. Os sugiero que le echéis un ojo antes de continuar.

En este vídeo os explico que cualquier cambio en la vida supone un gran esfuerzo y qué es necesario para poder lograr el cambio. A continuación os explico una serie de normas para cambiar nuestra vida:

[Quizá te interese El poder de la mente positiva (ejemplo práctico)]

Seguramente, habrás oído hablar en decenas de sitios webs, artículos, libros, conferencias, etc… que el cambio es necesario, positivo, obligatorio para avanzar. Te incitan a que cambies tu vida, tus hábitos, tus costumbres… todo para conseguir un objetivo. Ya sea concreto, como dejar de fumar. O más general, como alcanzar el éxito, la felicidad, la paz…

Todo lo anterior es muy interesante. Desgraciadamente, aquí vengo yo a deshacerte ciertos mitos sobre “el cambio”. ¿Estás list@ para empezar? Puede que lo que leas ahora te desconcierte, desencante… o en el peor de los casos, te eduque.

La auténtica naturaleza del cambio

El cambio, en realidad, es una porquería. Nadie quiere cambiar. Y antes de cerrar el artículo, por favor, piénsalo: ¿Hasta dónde eres capaz de llegar para cambiar? ¿Estarías dispuesto o dispuesta a sacrificar lo que tienes? ¿Podrías dejar de hacer aquello que tanto te gusta? ¿Dejarías atrás esa zona de confort que te ha dado seguridad todo este tiempo? Porque admitámoslo: no podemos cambiar haciendo exactamente lo mismo que estamos haciendo ahora. Algo hay que dejar atrás. Ya sea costoso o no. Por eso lo afirmo: nadie quiere cambiar, y aquellos que realmente sí quieren, es porque no les queda más remedio.

Si has aguantado hasta esta línea, te toca decidir a ti. ¿Realmente quieres esperar a no tener más remedio, o prefieres tener una alternativa?

Lo siento por todos los lectores. Pero tenía que dar esta regañina introductoria. Os prometo que a partir de aquí, empezaréis a ver las cosas de otra manera. De hecho, iremos resolviendo diferentes cuestiones.

¿Realmente podemos cambiar, o es sólo una ilusión?

Si somos sinceros, el cambio para nosotros es muy progresivo. Sea cual sea. No notaremos ningún cambio circunstancial a no ser que miremos hacia atrás en el tiempo, o nos lo digan terceras personas.

Para aquellos que no tienen constancia de nuestra progresión, tendrán más percepción de cambio. Sin embargo, nosotros mismos a esa progresión, más que llamarlo cambio, es más acertado llamarlo evolución.

¿Cuánto debe de durar un cambio?

Un cambio debe de ser constante y consistente. Es decir, debe de ser perdurable en el tiempo y en múltiples situaciones. ¿Os parece quizás muy técnico? Bueno. Pongamos como ejemplo el “dejar de fumar”. ¿Podríamos decir que realmente has dejado de fumar si no has toca un cigarrillo en tan solo tres días? ¿O podríamos decir que has dejado definitivamente el tabaco si sólo fumas en festejos especiales? En ello consiste la norma de la constancia y la consistencia. El resto es aplicar un poco de sentido común.

¿Qué cambiamos realmente de nosotros?

Podrán venderte que puedes cambiar tu vida. Pero a la hora de la verdad, sabrás que no es tan simple como decirlo.

Todo acto nuestro está compuesto o bien por un pensamiento, una emoción, una acción, o ambos conceptos a la vez. Si quieres cambiar tu presente, tendrías que actuar sobre tus creencias (para variar tus pensamientos), tus actitudes (y así actuar sobre tus emociones), y sobre tus hábitos (y con ello, modificar tus acciones).

Y lo más importante, ¿qué necesito para cambiar?

Ya sea en unan relación terapéutica, en una sesión de entrenamiento, o en tu propia casa por ti mismo; todo cambio requiere tres ingredientes:

  • Unos objetivos que marque tu meta final. Mientras más concretos sean y más escalonados estén, más sencillo será saber qué debes hacer para cumplirlos.
  • Una motivación que te mantenga en marcha. Tu motivación la puedes sostener con tus propios argumentos (motivación intrínseca), o por una recompensa externa (motivación extrínseca).
  • Y por último, una recompensa. Es decir, un sentido final a todo tu proceso de cambio. Algo por lo que valga la pena emprender ese camino.

Sé que aún así, te has quedado con ganas de más. Sé que ahora necesitas un par de pistas más para saber qué más necesitas para cambiar tu vida. Por eso, vuelvo a aconsejarte que veas este vídeo que te mostré más arriba, para que resuelvas las dudas que te faltan (que seguro te lo has dejado adrede para el final).

Si te ha gustado este artículo, compártelo con todos tus amigos. Si alguno de ellos se debate consigo mismo hacer algún cambio en su vida, se merece igual que tú conocer este secreto.

Artículo escrito por Álvaro Trujillo. Puedes seguirlo en:

YOUTUBE: Psico Vlog
INSTAGRAM.- www.instagram.com/psicovlog
FACEBOOK.- www.facebook.com/psicolocosblog
TWITTER.- @psicolocos2
CORREO.- psicolocosblog85@gmail.com
TUMBLR.- http://psicolocos.tumblr.com/
Taringa!.- http://www.taringa.net/PsicolocoBlog


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.