Resiliencia — Qué es y cómo desarrollarla

Hoy hablaremos acerca de un tema psicológico de gran interés, el cual ayudará a todas las personas interesadas en superar situaciones difíciles, se trata de la Resiliencia. A continuación hablaremos un poco acerca de qué es, para qué funciona, cómo aplicarlo y más.

¿Cómo se puede definir la Resiliencia?

A pesar que la definición de Resiliencia ha sido modificado en varias ocasiones a lo largo de los años, se puede decir que es la capacidad que tenemos las personas para adaptarnos de forma positiva a las situaciones difíciles que atravesamos.  De forma más detallada, es la habilidad de afrontar aquellos problemas estresantes sin que nos afecten psicológicamente. Así podremos llevar una vida con más calma y tranquilidad, llena de pensamientos positivos que nos motiven a seguir adelante a pesar de las adversidades.

En muchos casos no se hace uso de la palabra mencionada, sino más bien “procesos resilientes”; debido a que se le considera como un proceso, el cual a su vez engloba una gran cantidad de aspectos que deben tomarse en cuenta para afrontar y adaptarse.

Es importante señalar que esta cualidad es comúnmente practicada por la mayoría de personas, lo que significa que no es “extraordinaria”. Un ejemplo de ello han sido los desastres naturales o ataques terroristas, donde la misma población del país se han esforzado individual y conjuntamente para la reconstrucción del mismo y de sus vidas.

Factores que influyen

Existen varios factores o aspectos que influyen en el desarrollo de la Resiliencia, los cuales pueden ser a su vez desarrollados por las mismas personas. Algunos de los más destacados son:

  • Tener un buen manejo de sentimientos, impulsos y emociones fuertes.
  • Contar con buenas relaciones dentro y fuera de la familia, donde exista el amor, apoyo y cariño.
  • Ser capaz de seguir los pasos de sus propios planes con metas realistas.
  • Destreza y habilidades tanto para comunicarse, como para resolver problemas de distintas índoles.
  • Poseer buena autoestima, valorar lo que tienen, ser positivos y confiar tanto en sus habilidades como fortalezas.

Tipos de resiliencia

Existen varios tipos según el sector. En el caso del área psicológica, del cual estamos hablando, se puede mencionar los siguientes:

  • En la psicológica: la cual desarrollamos a lo largo del artículo.
  • Resiliencia organizacional: es la aplicación de dicha capacidad en el ámbito empresarial. Muy utilizado por los emprendedores, los cuales buscan las maneras de afrontar cualquier dificultad que pueda poner en peligro sus planes.
  • En niños: se recomienda enseñar a los niños y adolescentes acerca del tema, tanto en el hogar como en la escuela.

Características de las personas resilientes

Las personas que logran desarrollar esta capacidad y ponerla en práctica son mucho más felices, ya que no les permite estancarse frente a las adversidades. Además, son mucho más realistas y flexibles. Entre las características más notorias podemos encontrar:

  • Son personas más conscientes de lo que dicen y hacen, saben cuáles son sus habilidades y limitaciones. Practican el autoconocimiento, ya que esto te permite usarlo a tu favor.
  • Confían plenamente en sus capacidades para lograr los objetivos propuestos; obviamente pensando de manera realista sin egocentrismos.
  • Saben cómo identificar los factores que producen el problema para poder evitar su incidencia en el futuro.
  • Son personas creativas, que buscan la manera de resolver sin esperar un resultado idéntico a como si no hubiese sucedido la dificultad. A veces se necesitan buscar otras vías con diferentes resultados igual de positivos y ellos saben hacerlo.
  • La mayoría de ellos practican el mindfulness, algo de lo que ya hablamos en un artículo especialmente dedicado para ellos. De forma resumida, saben cómo sacar provecho de cualquier situación, disfrutan todos los pequeños detalles de la vida y saben cómo vivir en el presente.
  • A pesar de ser realistas y objetivos, siempre predominan los pensamientos positivos. A su vez, también se rodean de personas que piensen de la misma manera; de esa manera crear un ambiente positivo que les permita superar cualquier obstáculo y ver la derrota como medio para adquirir experiencia.
  • Son flexibles a la hora de los cambios y no intentan controlar o forzar las situaciones. A veces queremos tener el control de cada aspecto de nuestra vida o de los demás; algo que nos hace sentir mal cuando fracasamos. Además, también se permiten aceptar los cambios que son necesarios en muchas ocasiones.
  • No tienen miedo a buscar apoyo en los demás personas. Saben que tanto las personas que las rodean como los profesionales en las diferentes áreas estarán encantados de ayudarlos y mostrarles su apoyo.

¿Cómo desarrollar la resiliencia?

Entre los beneficios de la resiliencia podemos encontrar mayor seguridad en sí mismo, menos autocrítica, optimismo, posibilidad de afrontar los retos, incremento de probabilidades de tener éxito, y son personas más satisfechas y sanas. Por lo que desarrollar esta capacidad es la clave para llevar una vida feliz y saludable.

Como no se trata de algo con lo que nazcamos sino que lo desarollamos a medida que avanzamos en la vida, algunas personas puede que no logren desarollarlo. Por esa razón, queremos brindarte algunos consejos que de seguro te serán de gran ayuda.

Intentar establecer buenas relaciones

Tanto como con la familia como con los amigos es fundamental tener una buena relación. Además, también funciona con los compañeros de trabajo, conocidos, pareja, entre otros. La idea consiste en que las personas resilientes, como comentábamos, se apoyan mucho de la ayuda social; ya que al fin y al cabo, esa es la idea de la sociedad.

Aprender del pasado

No podemos quedarnos estancados por problemas que hayan sucedido en el pasado. La mayoría de nosotros tenemos miedos arraigados de situaciones que ocurrieron en años anteriores. Por eso debemos aprender a superarlos, aprender de la experiencia que nos dejaron dichas situaciones y aplicar lo aprendido para mejorar nuestro futuro.

Aprender a tomar decisiones

Es importante que una persona no sea dudosa y sepa tomar decisiones, puesto que la vida se basa en ellas. Sobretodo cuando hablamos de situaciones difíciles. La idea es aprender a controlar los factores negativos que puedan afectar nuestra toma de decisiones, para así hacerlo mucho más sencillo.

Conocerse a sí mismo y cuidarse

Por muy extraño que parezca, pocas personas se toman un tiempo en conocerse a sí mismo. Viven según los criterios de los demás y los estereotipos establecidos por la sociedad. Es importante aprender a identificarnos y saber qué es lo que nos gusta, cuáles son nuestras habilidades y debilidades, qué debemos mejorar, entre otros.

Al saber esto, será mucho más fácil cuidarse, ya que deberás prestarle atención a tus deseos, aspiraciones, metas y necesidades. Además, también deberás llevar una vida más saludable, no sólo en lo alimenticio, sino también en lo espiritual y físico (sí, tienes que hacer deporte).

 


Un comentario

  1.   Jesaurys Perez dijo

    Excelente articulo! Gracias!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.