¿Eres una persona resiliente y no lo sabías?

resiliencia despues de carrera

No todo el mundo sabe qué es la resiliencia y una vez que lo saben pueden valorar si realmente son personas resiliente o no. En ocasiones, las personas pueden ser resilientes pero que no lo hayan sabido nunca. La resiliencia tiene que ver con la capacidad de recuperación ante los desafíos de la vida.

Los desafíos de la vida pueden ser muchos y muy variados, como problemas de fertilidad, enfrentar un divorcio, mala salud, etc. A continuación vamos a comentarte algunas señales para que te des cuenta de que realmente eres una persona resiliente.

Conoces tus límites

Conoces tus límites y entiendes que hay una separación entre quienes son esencia y la causa del sufrimiento temporal. El estrés y el trauma puede desempeñar un papel en tu vida, pero tu identidad siempre será permanente. Las adversidades no marcan quien eres, te hacen ser más fuerte.

mujer resiliente en montana

Practica la aceptación

No podemos crecer como personas y convertirnos en las mejores versiones de nosotros mismos si barremos todo nuestro equipaje debajo de una alfombra, mantenemos las apariencias y olvidamos que alguna vez existió. Necesitamos aceptar que las experiencias suceden y que debes procesarlas, darles el espacio y la atención que necesitas para superarlas, estar bien de que ahora están en el pasado y no se pueden deshacer, aprender de ellas y avanzar con estas lecciones en mente.

Artículo relacionado:
Resiliencia — Qué es y cómo desarrollarla

No te obsesionas con las cosas negativas de la vida

Las personas resilientes dejan que los tiempos negativos permanezcan en el pasado. Debido a que solo tenemos control sobre el presente, no hay absolutamente ninguna razón para pensar obsesivamente las luchas de la vida. No hay razón para jugar continuamente escenarios alternativos en tu cabeza o darte una paliza por tomar una decisión equivocada. Simplemente deja los malos momentos del pasado, aprende de las lecciones que pueden haber traído consigo y concéntrate en tener un gran futuro.

Cultivas la autoconciencia

Ser “felizmente inconsciente” puede ayudarnos a pasar un mal día, pero no es una estrategia a largo plazo muy acertada. La autoconciencia nos ayuda a ponernos en contacto con nuestras necesidades psicológicas / fisiológicas: saber lo que necesitamos, lo que no necesitamos y cuándo es el momento de buscar ayuda extra. Los conscientes de sí mismos son buenos para escuchar las señales sutiles que su cuerpo y su estado de ánimo están enviando.

Por otro lado, una terquedad orgullosa sin flexibilidad emocional o autoconciencia puede hacernos glaciares emocionales: siempre tratando de ser fuertes para mantenernos a flote, pero propensos a fracturas por estrés masivo cuando experimentamos un cambio inesperado en nuestro entorno.

El optimismo es un valor fundamental para ti

Te das tiempo para procesar la tristeza cuando algo no sale bien, pero después vuelves a evaluar qué podría significar eso para tu futuro y qué puedes hacer para que las cosas sean más positivas para ti. Reconoces que la decepción es temporal y después identificas las posibilidades y opciones positivas de cuál podría ser tu próximo paso para mejorar las cosas.

chica resiliente

El fracaso no te impide volver a intentarlo

Reconoces que no siempre puedes ganar en las cosas que haces, y estás de acuerdo con eso. Todavía te pones a conocer los riesgos. Las personas resilientes saben que es mejor ser valiente e intentarlo que ser perfecto… Además, que cuando hay errores, se aprenden de ellos, porque son grandes maestros que nos ayudan a mejorar.

Tienes una red de apoyo a tu alrededor

Aprecias el valor de tener apoyo a tu alrededor. También sabes qué tipo de apoyo se adapta mejor a ti, ya sea una estrecha comunidad de amigos, familiares, tu podcaster favorito, un líder de pensamiento inspirador, un grupo de personas de ideas afines o tu amigo peludo más preciado que sabes que es siempre es bueno para un abrazo y te escuchará de manera incondicional y sin prejuicios cuando más lo necesitas.

Sabes autocuidarte

Entre las pruebas y tribulaciones de la vida, todavía buscas tiempo cuándo y dónde puedes cuidarte. Eres consciente de que a pesar de las limitaciones de tiempo y energía en tiempos de adversidad, no le sirves de mucho a nadie, y mucho menos a ti mismo, si no te has puesto la máscara de oxígeno primero… y esto debe seguir siendo una prioridad.

No tienes todas las respuestas y no pasa nada

No tienes que tener todas las respuestas. La psique tiene sus propios mecanismos de protección incorporados que nos ayudan a regular el estrés. Cuando nos esforzamos por encontrar las respuestas a las preguntas difíciles frente a las circunstancias adversas, el hecho de esforzarse demasiado puede impedir que las respuestas surjan naturalmente a su debido tiempo. Podemos encontrar fuerzas al saber que está bien no tenerlo todo resuelto en este momento y confiar en que gradualmente encontraremos paz y saber cuándo nuestra mente-cuerpo-alma está lista.

Consideras las posibilidades

Podemos entrenarnos para preguntar qué partes de nuestra historia actual son permanentes y cuáles pueden cambiar. ¿Se puede ver esta situación de una manera diferente que no he estado considerando? Esto nos ayuda a mantener una comprensión realista de que la situación actual está siendo percibida por nuestra interpretación actual. Nuestras interpretaciones de nuestras historias siempre cambiarán a medida que crezcamos y maduremos. Saber que la interpretación de hoy puede y cambiará, nos da la fe y la esperanza de que las cosas puedan sentirse mejor mañana.

persona resiliente

Aprecias el silencio

Somos maestros de la distracción: televisión, comer en exceso, abusar de los medicamentos, comportamientos riesgosos, chismes, etc. Todos reaccionamos de manera diferente al estrés y al trauma… Hay quienes reaccionan de manera exagerada y otros que se toman las cosas con calma, en mitad de todo esto podemos encontrar la atención plena, el silencio, el disfrute de las cosas. Estar en presencia del momento sin juicio ni evasión. Requiere práctica, pero es una de las formas más puras y antiguas de curación y desarrollo de resiliencia.

Estas 11 señales te pueden indicar que eres una persona resiliente, que sabes afrontar las adversidades y que cuando ocurre algo en tu vida, como un trauma, sabes sacar la mejor parte para poder avanzar y no quedarte estancado en el barro sin poder caminar.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.