Cómo y a qué especies sucede la respiración cutánea

Como ya sabemos, todos los seres vivos del mundo, no solo somos capaces, sino que necesitamos, respirar. Es algo muy importante para conservar la vida, e indiferentemente de si eres un ser humano, un anfibio, un animal o una planta, necesitarás, de una forma u otra, absorber oxígeno.

La respiración pulmonar es el medio mediante el cual los seres humanos, y también la mayoría de los animales, obtienen el oxígeno que necesitan para mantenerse con vida. Inhalamos y exhalamos los gases del ambiente inflando nuestros pulmones. La respiración fotosintética es la que conocemos por medio de las plantas, que luego de que la llevan a cabo generan parte del oxígeno que necesitamos para vivir.

La respiración cutánea, por su parte, está destinada a varios tipos de anfibios y anélidos. Y se conoce como un proceso mediante el cual los gases penetran al interior de la piel y permiten la absorción de oxígeno. A lo largo de este post estaremos conociendo algunas cosas más sobre este tipo de respiración; cuales son los animales o las especies que pueden tenerla, como funciona y cuáles son las características principales que posee, la respiración cutánea.

¿Cuál es su definición?

Como mencionábamos antes, este es un tipo de respiración por medio de la piel, que se da en buena parte de las especies de anfibios, de los anélidos y también de algunos equinodermos. Para este tipo de respiración es importante distinguir el tegumento corporal, que configura la estructura respiratoria. La piel, por su parte, que es el medio por el cual se realizará el intercambio gaseoso, debe ser fina, estar bien húmeda, y al mismo tiempo encontrarse irrigada por medio del entorno del animal en cuestión.

Este intercambio de gases por el que se realiza este proceso, se lleva a cabo por medio de la epidermis, siempre y cuando la cutícula externa se encuentre bien humedecida.

Los animales que son capaces de realizar la respiración cutánea viven generalmente en medios húmedos o en entornos de carácter acuático, ya que esta respiración solo será eficaz en estos ambientes. Algunos animales que tienen este tipo de respiración son las medusas, las anémonas, algunos sapos y ranas, las lombrices de tierra y algunos otros más.

¿Cómo se lleva a cabo la respiración cutánea?

La respiración cutánea, junto a la branquial, traqueal y pulmonar, es uno de los cuatro tipos de respiraciones que pueden desarrollar los animales. Esta respiración se da al momento en que se lleva a cabo un intercambio gaseoso a través de la piel o de ciertas áreas como las cavidades bucales o en cavidades internas que, al llenarse de agua, constituyen los así llamados pulmones acuáticos.

Los anfibios, cuando pasan por su etapa de renacuajos, poseen la capacidad de respirar bajo el agua por medio de branquias que poseen únicamente durante esta etapa de su desarrollo.

Una vez que han madurado las branquias comienzan a desaparecer y los anfibios desarrollan pulmones que les permiten respirar en la tierra. Aun así son capaces de llevar a cabo una respiración cutánea, pues tienen una epidermis muy fina, así como también una dermis que se encuentra bien vascularizada y que les permite llevar el oxígeno a todo el cuerpo mediante la sangre.

¿Cuáles son los factores que deben existir para que se lleve a cabo?

Para que este proceso se realice de manera eficiente es importante que el animal tenga una piel permeable y fina, que le permita el acceso del oxígeno al cuerpo por medio de la sangre. Los seres humanos y gran parte de los animales no son capaces de llevar a cabo este tipo de respiración puesto que su piel es mucho más gruesa de lo requerido, y en algunos casos demasiado dura para conseguir una respiración cutánea.

La piel del animal debe de tener una gran proporción de superficie en contacto con el exterior y una baja actividad metabólica. En base a esto, en algunos anfibios la piel presenta pequeñas arrugas que les permiten incrementar la superficie expuesta a fin de hacer el intercambio gaseoso de manera más eficiente.

Si hablamos del caso de los anfibios, la respiración cutánea abarca únicamente el 2% de la llegada de oxígeno que se produce, mientras que en el caso de los quirópteros, conocidos comúnmente como murciélagos, esta respiración abarca el 20% del oxígeno que reciben, pues su piel es bastante extensa y fina y recubre los miembros torácicos, por lo tanto la cantidad de piel expuesta se maximiza.

Un dato interesante es que en la mayoría de los animales que poseen este tipo de respiración, esta se da como una parte de dos respiraciones. Como en el caso de los anfibios y los murciélagos, que a pesar de que pueden llevar a cabo la respiración cutánea, también poseen respiración pulmonar.

Respiración cutánea en diferentes especies

Existen a día de hoy especies que carecen de pulmones, pero que aun así son capaces de respirar mediante esta respiración. Al mismo tiempo existen especies que la toman como complemento de otra respiración, pues son capaces de llevar a cabo ambas a fin de sobrevivir. Ahora conoceremos cómo se lleva a cabo la respiración cutánea en diversas especies.

Anfibios

En la mayoría de los anfibios la piel se encuentra adaptada para este tipo de respiración, y muchos de ellos no tienen pulmones que les permitan realizar otros tipos de respiraciones. Si tomamos por ejemplo la irónicamente llamada salamandra apulmonada podemos ver que esta especie de anfibios carece totalmente de pulmones; no obstante está catalogada como la especie de salamandra más numerosa sobre la tierra.

Mientras los anfibios se encuentran totalmente sumergidos en el agua la respiración tiene lugar a través de su piel. Esta es una membrana porosa por medio de la cual el aire puede extenderse y movilizarse desde los vasos sanguíneos a todo cuanto les rodea.

También existen casos de anfibios que respiran por medio de branquias, así como también está documentada la existencia de los llamados sapos del desierto que tienen la piel seca. En estos casos este tipo de respiración resulta inviable.

Mamíferos

Los mamíferos son generalmente especies endotérmicas, también conocidas como de sangre caliente. Estos animales tienen una capacidad metabólica más alta que aquellos denominados de sangre fría.

Asimismo la piel de estos animales, como ya se había mencionado, es un órgano bastante duro y en varios casos grasoso, que no permite que, en la mayoría de los mamíferos, una respiración cutánea resulte viable. Sin embargo existen algunos que son capaces de llevarla a cabo, pero conforman realmente un pequeño porcentaje de la población.

Los murciélagos son capaces de tomar el 20% del oxígeno que necesitan para sobrevivir a través de la piel, mientras que los seres humanos únicamente son capaces de absorber un 1% del oxígeno necesario para su supervivencia, lo cual no les permitiría sobrevivir con únicamente este tipo de respiración.

Reptiles

Debido a que su piel se encuentra casi completamente conformada por escamas, la capacidad de los reptiles para llevar a cabo este tipo de respiración está bastante reducida. Sin embargo, puede darse una especie de intercambio gaseoso entre las escamas, o en esas áreas en que la densidad de las escamas es menor.

En aquellos periodos de hibernación subacuáticas, algunas tortugas dependen de una respiración cutánea alrededor de la cloaca para poder sobrevivir a este periodo.

Algunas serpientes marinas, por su parte, son capaces de llevar a cabo un intercambio gaseoso cutáneo para absorber cerca del 30% de oxigeno que su cuerpo necesita para la supervivencia. Esto se vuelve fundamental para ellas si se ven en la necesidad de sumergirse en el agua. Ellas pueden hacerlo al disminuir la cantidad de sangre que riega los pulmones y dirigirla para que riegue los vasos capilares de la piel.

Peces

Este tipo de respiración también encuentra lugar en varias especies de peces alrededor del globo, sean marinos o de agua dulce. A la hora de respirar, como ya sabemos, los peces requieren exclusivamente del uso de sus branquias. Sin embargo hay algunos peces que son capaces de llevar a cabo esta respiración, y que pueden absorber entre el 5 y el 50 por ciento del oxígeno que necesitan para sobrevivir mediante la piel. Claro que todo esto dependerá del tipo de entorno, la temperatura y del pez en cuestión.

Por ejemplo, para los peces que toman el oxígeno del aire una respiración cutánea bien hecha es algo muy importante. En estas especies el aire que es absorbido por medio de la piel puede llegar a ser de un 50% del necesario para vivir. En esta especie se conocen los peces saltarines y los peces del coral.

Equinodermos

En esta área podemos encontrar a los erizos de mar, que son pertenecientes a esta familia y que se encuentran en las profundidades. Poseen numerosas agujas que son su medio de defensa contra los depredadores, y son capaces de realizar la respiración por medio de branquias y también por medio de su piel.

Asimismo los pepinos de mar también pueden llevar a cabo esta respiración. A pesar de que algunos de ellos tengan algunos tubos que les permiten respirar, que se encuentran cercanos al ano, también son capaces de realizar una respiración cutánea.

Insectos

Cuando hablamos de los insectos, podemos decir que aunque el intercambio de gas es generoso, no es el único medio que tiene para encontrar su sustento. La mayor parte de los insectos absorben el oxígeno necesario y despiden dióxido de carbono a través de un tejido denominado cutícula, que se encuentra localizado en la parte más externa de la epidermis de los invertebrados.

Existen algunas familias de insectos que necesitan esta respiración para transportar la hemolinfa hacia su cuerpo porque no poseen un aparato respiratorio definido. La hemolinfa es parecido a la sangre que tienen los insectos.

La mayoría de los insectos terrestres utilizan un sistema de tráquea para llevar acabo lo que sería su proceso de respiración. Sin embargo, para los insectos acuáticos, semiacuáticos o endoparásitos, realizar una respiración cutánea es de suma importancia, puesto que ellos no pueden absorber el oxígeno necesario por medio de la tráquea.

Conclusión

Muchas veces podemos encontrar en los medios de vida a nuestro alrededor diferentes maneras que tienen los distintos habitantes de dichos medios para sobrevivir. Desde volar o andar, cazar o ser vegetarianos, hasta respirar con pulmones o por medio de la piel.

Existen diferencias impresionantes a lo largo del mundo que podemos encontrar en las diversas especies. En este caso hablamos de la respiración, que es una de las cosas más importantes que necesitamos para vivir, y por supuesto la más acuciante.

El ver cómo hay diversas especies que se las han arreglado de una forma o de otra para poder mantenerse con vida nos habla de que la evolución es posible, y que quizá en algún futuro cercano los seres humanos podamos ser capaces de conseguir alguno de estos secretos o adquirir habilidades que nos permitan una mayor supervivencia. Hay todavía mucho que podemos aprender de los animales y de su


Categorías

Sin categoría

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.