Por qué me olvido de las cosas

¿Por qué me olvido de las cosas? Es probable que te hayas preguntado esto alguna vez en tu vida (o muchas veces). ¿Has intentado recordar algo y de repente cuando has querido recuperar la información te has dado cuenta de que no lo recodabas cómo pensabas? La contraseña de tu teléfono móvil o de la cuenta del banco, el nombre de una persona de nuestro pasado, una palabra que conocías y que quieres usar pero ‘no te sale’, el cumpleaños de un amigo… ¿Por qué y cómo olvidamos la información?

Esto ocurre mucho más habitualmente de lo que pensamos, por eso es necesario ser conscientes por qué ocurre y tener las estrategias adecuadas para que no te pase, al menos, tantas veces como te ocurre hasta ahora. Existen algunas razones que te hacen olvidar las cosas, a continuación puedes conocerlas y aprender a hacer cosas al respecto.

La teoría de la decadencia en el olvido

Si alguna vez has sentido que hay información en tu mente que parece que ha desaparecido es que has tenido un fallo en la recuperación de la misma. Quizá sepas que la información está en tu mente pero no eres capaz de encontrarla por mucho que pienses e intentes recordar. La incapacidad de recordar y de recuperar de la memoria es la causa más común del olvido.

El olvido puede ocurrir por la teoría de la decadencia. En esta teoría, se crea un rastro de memoria cada vez que se forma una nueva teoría. Con la teoría de la decadencia sugiere que con el tiempo, estos rastros de memorias empiezan a desvanecerse y desaparecer. Si la información no se recupera a través de la repetición o del ensayo, se perderá.

Aunque hay investigaciones que dejan claro que hay recuerdos que aunque no se ensayen o se repitan se pueden quedar almacenados en la memoria a largo plazo, sobre todo cuando tienen una fuerte carga emocional.

La teoría de la interferencia

En la teoría de la interferencia se sugiere que hay algunos recuerdos que compiten e interfieren con otros recuerdos. Cuando la información es parecida a otra que ya se tiene almacenada en la memoria, es más probable que ocurra una interferencia. Hay dos tipos de interferencias que merece la pena resaltar:

  • La interferencia proactiva: se produce cuando un antiguo recuerdo hace que sea más difícil o imposible recordar un nuevo recuerdo.
  • La interferencia retroactiva: ocurre cuando la información nueva interfiere con su capacidad de recordar información aprendida previamente.

Fallos en la codificación

En ocasiones cuando no se puede recuperar una información, no tiene que ver tanto con el olvido y sí más con el hecho de que esa información nunca pasó a la memoria a largo plazo. Estos fallos de codificación a veces impiden que la información entre en la memoria a largo plazo.

Haz el siguiente experimento para entenderlo mejor: trata de visualizar una moneda en tu memoria, y luego compara los resultados con un una moneda real. ¿Cómo te ha salido? Lo más probable es que hayas podido recordar la forma y el color, pero que se te hayan olvidado los detalles menores. Esto ocurre porque los detalles necesarios para distinguir las monedas han sido codificadas en la memoria a largo plazo, y el resto, olvidado.

Olvido provocado

Hay veces que se pueden olvidar las cosas de forma consciente, es decir, que se trabaja activamente para olvidar los recuerdos, especialmente aquellas experiencias que han sido traumáticas. Las dos formas básicas de este olvido provocado o motivado suelen ser la supresión (la forma consciente de olvidar) y la represión (una forma inconsciente de olvidar).

Este tipo de memoria reprimida puede tener problemas como que los recuerdos reprimidos son difíciles de estudiar o de saber si realmente han sido reprimidos o no. También hay que tener en cuenta que las actividades mentales, como el ensayo y el recuerdo son formas importantes para fortalecer una memoria y que los recuerdos de acontecimientos vitales dolorosos o traumáticos que tienen menos probabilidades de ser recordados, discutidos o ensayados.

Cómo mejorar los recuerdos

Aunque hay veces que los olvidos son inevitables, hay cosas que puedes hacer para luchar contra tu propio olvido. Si quieres mejorar tu capacidad de memoria entonces no te pierdas estas sugerencias que te podrán ayudar.

  • Escribe una lista de tareas pendientes cada día y ves tachando las que vayas haciendo. Escribe la lista de tareas priorizando en la parte de arriba las más importantes y en la de abajo las que pueden esperar si no te da tiempo a hacerlas.
  • Aprovecha aplicaciones en tu móvil con calendarios u otras funciones para apuntar las cosas que te parezcan importantes. También puedes tener una libreta para este fin y apuntar las cosas a mano.
  • Olvida el ser multitarea, céntrate solo en una tarea por vez que estés realizando. Así harás un trabajo más eficaz y más rápido que si lo haces en ‘modo multitarea’.
  • Haz fotografías mentales. Si sueles olvidar a menudo donde guardas las llaves o si has cerrado la puerta del coche, cuando hagas estas actividades rutinarias haz una fotografía mental y fíjate en el elemento que deseas recordar y los elementos que lo rodean. Identifica los detalles como el color de la superficie, así si después no sabes donde están las llaves recordarás más fácilmente dónde las dejaste, te resultará más fácil recuperar esa información.
  • Repite la información que te dan, esto sirve además de para que la otra persona sepa que le estás escuchando, para retener mejor la información.
  • Fíjate en los detalles pequeños, te ayudará a memorizar las cosas y te permitirá comprender mejor la información que recibes.
  • Mantén tu mente, tu vida y tus cosas bien organizadas. Separa las notas, ten ordenados los documentos, ten una decoración coherente en casa, una buena organización en el armario… todo es importante para que al tener organizada la vida, tengas también organizada la mente y puedas recordar mejor las cosas.
  • Ten una libreta siempre contigo para apuntar las cosas que se te vengan a la cabeza y que quieras recordar posteriormente. Al principio puede parecerte pesado pero pronto lo tomarás como una costumbre.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.