Las 3 señales de advertencia de una depresión

Si crees que alguien cercano a ti puede estar sufriendo una depresión, este artículo te interesará.

Como familiar, tu papel será fundamental en el diagnóstico y en el tratamiento del enfermo, pues probablemente él no estará en condiciones, ni tendrá la motivación suficiente para tomar medidas al respecto, y estará en tu mano ofrecerle el apoyo y la ayuda que necesita, además de ser un interlocutor valioso y necesario para los profesionales que le atiendan.

Nadie mejor que tú, que estás cerca de él todos los días, puede proporcionar datos fiables sobre su estado a los que pueden ayudarle.

¿Te das cuenta de la importancia de tu papel?

Las 3 señales que te pueden alertar sobre un posible trastorno depresivo son:


1) Los síntomas.

Los más habituales son la pérdida de interés por toda actividad anteriormente placentera, las alteraciones del sueño, el apetito y el deseo sexual, la disminución significativa de la autoestima, la capacidad de concentración y de pensamiento.

2)La duración de los mismos.

Todos podemos experimentar ocasionalmente uno o varios de los síntomas anteriores, pero la mayoría de las veces se resuelven con el tiempo y nuestra propia capacidad de superación, esa que todos llevamos dentro y que nos permite salir adelante en las dificultades.

Pero cuando esos síntomas se alargan durante semanas e incluso meses, sin que remitan ni se alivien espontáneamente, será motivo de alarma.

3)El momento en que se producen.

Hay que descartar que los síntomas estén relacionados con un acontecimiento traumático (una defunción, una enfermedad o accidente de alguien cercano o del propio afectado), que coincidan con algún tratamiento médico que pudiera tener esos efectos secundarios, que haya algún consumo de sustancias de por medio, algún problema emocional (una ruptura, una discusión, un asunto familiar) o laboral.

Cualquiera de estas causas pueden dar lugar a un estado emocional depresivo, sin que necesariamente tengamos que hablar de depresión.

No necesariamente, pero cabe la posibilidad de que terminen siéndolo, y entonces la sola capacidad de superación y el tiempo no serán suficientes para salir del pozo.

La Depresión es una enfermedad muy grave que puede llegar a poner en peligro la vida de quien la padece.

Según la OMS, se estima que la sufren más de 350 millones de personas en todo el mundo, y que más de la mitad o no están diagnosticadas, o no reciben el tratamiento adecuado.

En cambio, muchas personas reciben erróneamente tratamientos antidepresivos que no necesitan.

La afectación familiar, social y laboral de este trastorno es enorme, y su tratamiento consume ingentes sumas en recursos sanitarios.

Una depresión mayor sin tratamiento incapacita gravemente al enfermo en su vida cotidiana: tendrá enormes dificultades para trabajar y para mantener unas relaciones sociales y familiares sanas.

Este ámbito, el familiar, suele ser el primero en verse afectado, por la lógica y profunda interacción que hay entre sus miembros, y, por ende, es el primero que puede reaccionar.

La familia está en primera línea de fuego.

Por eso debemos estar alerta si se dan estas 3 señales en alguien muy cercano a nosotros: síntomas que se alargan en el tiempo y que no están directamente asociados a un momento o acontecimiento puntual.

Si sigues estos consejos, serás capaz de reconocer cuándo es necesario dar el paso y consultar el tema con un profesional de la salud.

Anna Traver, coach y mentora, recuperadora de ilusiones y constructora de pasarelas seguras sobre arenas movedizas. Mi Blog, Mi Twitter y Mi Página de Facebook.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.