Sensibilidad: ¿eres demasiado sensible?

persona sensible en el campo

La sensibilidad es la capacidad de sentir que tienen los seres humanos. Aunque se puede entender de muchas maneras (sensibilidad artística, sensibilidad biológica, sensibilidad psicológica, sensibilidad ética o moral…), hoy queremos hacer referencia a la sensibilidad emocional.

A ese tipo de sensibilidad que te diferencia de los demás, que te hace sentir el mundo más cercano y en ocasiones, ese sentimiento que te hace percibirte como vulnerable… cuando en realidad no lo eres.

Qué es

No estamos hablamos de las Personas Altamente Sensibles o hipersensibilidad emocional, nos referimos a personas que pueden sentirse heridos por comentarios imprevistos, que no se toman bien las burlas o que algunos catalogan como “con la piel muy fina”.

Las emociones están conectadas a las personas y tienen diferentes conceptos en cuanto a las emociones, dependiendo de cómo expresen sus sentimientos habitualmente. Si por ejemplo un niño aprendió que los niños grandes no lloran, aprende a que no tiene que mostrar su angustia… Entonces, este niño si crece y ve a su mujer u a otra persona llorando, pensará que es “demasiado sensible”, cuando en realidad no lo es. Simplemente está expresando sus emociones a través del llanto… La persona que llora, ¿es demasiado sensible o es más capaz de tolerar la sensación de angustia?

persona sensible pensando

Todos podemos ser sensibles

Todas las personas podemos ser sensibles a ciertas cosas, ciertas críticas, ciertos miedos… todo en base a lo que se ha vivido en el pasado. Cuando se experimenta algo nuevo se puede sentir temor y nos inundamos emocionalmente,  y lo que podría haber sido una respuesta emocional momentánea puede convertirse en una respuesta emocional mucho más prolongada. Si alguien te dice que estás siendo demasiado sensible es posible que te esté informando de que tu reacción la siente más grande que lo que el momento merece.

No importa si otra persona te dice que eres demasiado sensible, porque lo que realmente importa son tus sentimientos, ¡y ellos no son el problema! Es inteligente pensar que lo que sientes es absolutamente válido porque casi siempre lo es. Si no eres capaz de honrar tus propios sentimientos entonces es posible que tengas problemas emocionales severos. Además, que una olla a presión de emoción bloqueadas o reprimidas… ¡explotará! Es necesario entender las propias emociones y la sensibilidad de uno mismo para poder mantener una relación saludable con uno mismo.

hombre con alto nivel de sensibilidad

Si sientes que hay algo mal a tu alrededor que te hace “estar más sensible” probablemente tengas razón. Cualquier problema en torno al cual seas particularmente sensible es un regalo de la vida: algo sobre ti que es precioso y esencial para describir quien eres en realidad. No hay nada malo en ser sensible, ¡más bien todo lo contrario! La sensibilidad te ayuda a percibir y gestionar más información de tu entorno, esto hará que vivas los estímulos de manera más intensa. Conociendo las emociones y lo que te intentan decir, no tiene que ser algo negativo en tu vida.

Control ante la sensibilidad

Si te consideras una persona sensible puedes obtener el control suficiente sobre tu sensibilidad para que las bromas de otros no te afecten. No merece la pena ni que te pongas a la defensiva, simplemente ríe y asiente. En cambio, si alguien dice algo que realmente te ha hecho sentir mal, entonces puedes sentir enfado ante esa herida emocional. Pero, ¿por qué te sientes así?

Para tener un mayor control de tu sensibilidad es necesario que examines tu pasado, que descubras los guiones emocionales de tu vida y que le des nombre a todas las emociones que se esconden en cada una de tus reacciones. Esto es parte de evolucionar hacia un ser humano maduro, ¡y la sensibilidad también forma parte de la madurez!

Quizá pienses que la madurez requiere ocultar tu sensibilidad innata para que no te vean vulnerable los demás… Pero en realidad, las personas que te importan saben cómo eres y entenderán cuando tengas un momento sensible, te darán el espacio que necesitas para que puedas entender tus sentimientos y que al mismo tiempo, resuelvas esa situación que probablemente te está angustiando. Si alguien te ignora o te avergüenza por tus reacciones, esa persona no merece la pena que esté en tu vida… Es mejor que la alejes de tu entorno.

TEST: ¿Eres demasiado o demasiado poco sensible?

Si bien las personas con sensibilidad emocional son más vulnerables a la depresión, la ansiedad y el trastorno límite de la personalidad, con demasiada frecuencia se patologiza la sensibilidad emocional. Ser emocionalmente sensible no es una enfermedad o un trastorno. Aceptar tu propia sensibilidad emocional puede ayudarte a no añadir sufrimiento a tu vida debido a su sensibilidad.

chica sensible y sonriente

Las personas emocionalmente sensibles son a menudo artistas o terapeutas o participan en más de lo que a menudo se denomina actividades del hemisferio cerebral derecho. El siguiente cuestionario del libro “The Emotionally Sensitive Person”  puede ayudarte a determinar si eres emocionalmente sensible. Tendrás que contestar a cada pregunta:  1. Muy en desacuerdo 2. En desacuerdo 3. Estoy de acuerdo 4. Muy de acuerdo, dependiendo de cómo te sientes ante cada pregunta. Debes ser todo lo honesto posible.

Autoevaluación de la Sensibilidad Emocional

  1. Las personas que me conocen bien me dicen a menudo que soy demasiado sensible.
  2. A menudo me preocupo por herir los sentimientos de otras personas.
  3. Si me preguntan a dónde me gustaría ir a almorzar, digo “No sé” o elijo a dónde creo que la otra persona quiere ir, porque quiero hacer felices a los demás.
  4. Tomar decisiones es difícil para mí.
  5. Si sucede algo injusto, me cuesta dejar de pensar en ello.
  6. La naturaleza es particularmente calmante para mí.
  7. Cuando otras personas están molestas, yo también me molesto.
  8. Intento evitar u ocultar mis emociones.
  9. Me cambio para encajar con las personas con las que estoy.
  10. Si un amigo no devuelve mi llamada o mensaje de texto, asumo que está enfadado conmigo.
  11. Tengo reacciones más intensas a las malas noticias que la mayoría de las personas.
  12. Cuando soy emocional, tengo dificultad para pensar. Mi cerebro se apaga.
  13. Evito proyectos y actividades sociales porque temo ser criticado.
  14. A menudo cancelo los planes con un amigo porque no tengo ganas de estar con ellos.
  15. Compro demasiado, bebo demasiado, trabajo demasiado, como mucho o duermo demasiado.
  16. A menudo no sé qué emoción estoy sintiendo o por qué me siento de cierta manera.
  17. Otras personas generalmente quieren hacerme la vida más difícil.
  18. Realmente no sé lo que otras personas ven en mí o por qué querrían estar cerca de mí.
  19. El cambio me asusta.
  20. Me odio y lo emocional que soy no me gusta.

Puntuación: Suma tus puntos para todas las preguntas

  • 70 – 82 Muy sensible emocionalmente
  • 55 – 69 Sensible emocionalmente
  • 45 – 54 ligeramente sensible emocionalmente
  • 20 – 44 No sensible emocionalmente

Si eres emocionalmente sensible, ser consciente de esa característica puede ayudarte a dejar de juzgarte a ti mismo y aprender más sobre cómo manejar tus sentimientos para que puedas tener la vida que deseas vivir. Muchas personas con sensibilidad emocional encuentran maneras de enfrentar bien la vida y disfrutar de su sensibilidad. El control emocional será clave en tu vida.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.