Sentirse un desgraciado

Apuesto a que todos los seres humanos nos hemos sentido desgraciados alguna vez en nuestras vidas.

Apostaría que incluso las mujeres y hombres exitosos, tanto en su vida familiar como laboral, han tenido ese momento en que el pesimismo te invade y te lamentas de todas las cosas negativas que afectan tu vida.

Sin embargo, este sentimiento de profundo desasosiego no tiene que ser causa-efecto de los terribles acontecimientos que se pueden dar en tu vida. La clave está en cómo interpretas tú esos acontecimientos.

En la vida nos van a pasar cosas malas. Eso está claro. Puede que tengas una racha mala y las desgracias parecen aliarse en contra tuya. Es en esos momentos cuanto tienes que ser más fuerte que nunca. Eres como el boxeador que ha caído a la lona pero se vuelve a levantar convencido de sus posibilidades.

Plántale cara a las dificultades y relativiza los problemas porque, recuerda, no saldrás vivo de esta aventura llamada vida así que no te amargues tanto.

Cuando estés en tu lecho de muerte podrás estar orgullosa/o porque combatiste con todas tus fuerzas contra tus peores enemigos.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.