Serotonina — Definición, funciones y factores influyentes

En la actualidad, es muy conocida como la hormona de la felicidad por su capacidad de inhibir ciertas zonas del cerebro. Sin embargo, interviene también en diferentes procesos que se dan dentro del organismo humano. En el siguiente artículo explicaremos qué es la serotonina, cómo se produce y cuáles son sus principales funciones.

¿Qué es la serotonina?

Antes de entrar de lleno en el tema de la serotonina, conviene hablar un poco sobre los procesos neuronales en los que intervienen. Para ello, lo principal es definir a las neuronas como células del sistema nervioso, cuya función principal es la de recibir estímulos y transmitirlos en forma de impulsos nerviosos; bien a otras neuronas o a otro tipo de células. Esto se lleva a cabo por medio de neurotransmisores.

Los neurotransmisores son aquellos compuestos o biomoléculas que hacen posible la transmisión de información entre las neuronas, o desde una neurona a otras células o glándulas del cuerpo.  Actualmente se clasifican en tres grupos: los neuropéptidos, los aminoácidos y las aminas biógenas o monoaminas, encontrándose dentro de estas últimas la serotonina.

La serotonina, conocida formalmente como 5-hidroxitriptamina (5-HT), se define como un neurotransmisor que se encuentra en el sistema nervioso central; interviene en una gran cantidad de procesos internos del organismo humano y animal. Es sintetizada a partir de un aminoácido llamado triptófano, obtenido de las proteínas provenientes de los alimentos.

Esta molécula es conocida por estar ampliamente relacionada con el control de los episodios de ansiedad y depresión, coagulación de la sangre y migrañas; así como también por su relación con la actividad sexual y la felicidad.

Síntesis de la serotonina

Como ya se dijo, la serotonina se obtiene a partir la reacción bioquímica del triptófano, el cual es un aminoácido esencial que no puede ser fabricado por el cuerpo humano, y es obtenido directamente de los alimentos ingeridos por el individuo. Éste involucra a dos enzimas: triptófano hidroxilasa (TPH) y una L-aminoácido aromático descarboxilasa (DDC), las cuales estimulan la reacción. A partir de allí, el procesamiento de los mismos desembocará en la producción de este y otros neurotransmisores.

Es importante resaltar que la serotonina suministrada directamente vía oral no ejercerá influencia alguna como neurotransmisor, puesto que no puede traspasar la barrera hematoencefálica. Sin embargo, el triptófano sí puede atravesarla, y con él también las enzimas involucradas en la síntesis de la serotonina.

Función de la serotonina en el organismo

La serotonina tiene influencia en numerosos aspectos del cuerpo humano, y actúa principalmente como un agente inhibidor de otras sustancias en el cerebro, como la dopamina. De manera general, este neurotransmisor ocasiona lentitud en la actividad de otros, de tal forma que el individuo tiene mayor disposición para pensar, se moverá de manera más pausada y tomará cualquier situación con más calma.

Regulación de la conducta

Al ser un potente agente inhibidor de la actividad de neurotransmisores como la dopamina y la noradrenalina, ambos implicados directamente con la sensación de miedo, ansiedad o angustia, los niveles altos de serotonina en el organismo permiten mantener una conducta más calmada, apacible y una sensación de bienestar general.

Los niveles anormalmente bajos de este neurotransmisor están relacionados con el desarrollo de conductas agresivas en el hombre, y con la dominancia en los animales. De igual forma, se ha observado esta condición en personas que sufren algún tipo de trastorno de conducta o depresión.

Además, la serotonina también funciona de acuerdo a la cantidad de luz disponible. De hecho, en los casos de depresión estacional, los niveles de melatonina (la hormona que regula el sueño), suelen ser mayores que los del neurotransmisor. Hemos mencionado ya que la melatonina va aumentando a medida que va cayendo el día (disminuyendo la luz), y ralentiza los procesos del organismo para crear las condiciones aptas para el descanso.

En las estaciones de otoño e invierno, las personas pueden experimentar sensaciones similares a la falta de interés, desgano y necesidad de dormir durante el día, debido al descenso de la serotonina.

Regulación del apetito

La serotonina tiene especial utilidad en la regulación del apetito en el cuerpo humano, y esto va de la mano con su influencia sobre la conducta.

Cuando los niveles de serotonina se encuentran por debajo de lo normal, el individuo tiende a responder de manera rápida y poco meditada ante los estímulos. De esta forma, se suscitan las sensaciones de tristeza, ansiedad e ira. Estos episodios generan insatisfacción, y una forma de compensar ello es consumiendo alimento. Sin embargo, si los niveles se encuentran altos, o dentro de lo aceptable, la persona experimenta una sensación de bienestar general, que se manifiesta también a través de un apetito controlado.

Su influencia en este aspecto es tal, que los estudios realizados a personas que padecen trastornos alimenticios como la bulimia, por ejemplo, han arrojado niveles muy bajos de este neurotransmisor. De igual forma, los casos de obesidad también se han relacionado con alteraciones en el sistema serotoninérgico.

Regulación del sueño

El procesamiento de la serotonina da como resultado la producción de la melatonina, una hormona cerebral implicada en la regulación del sueño en el ser humano. Básicamente, esta hormona ejerce la función de reloj biológico y optimizador del sueño, puesto que actúa como controlador del estrés y de la temperatura del cuerpo.

Los niveles de serotonina aumentan a medida que avanza el día, lo cual estimula la necesidad de dormir por la noche; se mantiene alta hasta las primeras horas de la mañana, y va descendiendo nuevamente para repetir el ciclo.

Se han realizado estudios en individuos a los que se les suministra vía intravenosa este compuesto; estos experimentaron un descanso mucho más profundo, e incluso notando una mayor frecuencia de los sueños.

Serotonina y su relación con la actividad sexual

Entre las funciones de la 5-HT se encuentra la regulación del deseo sexual. Sin embargo, se ha comprobado que los niveles altos de esta ocasiona una notable disminución de la actividad sexual, por lo que es considerado como un inhibidor de la misma. Desde un punto de vista micro, la serotonina disminuye la producción de las hormonas gonadotrofinas, las cuales intervienen en los procesos reproductivos del ser humano, lo que ocasiona una menor disposición para ellos.

La serotonina se obtiene únicamente a partir de los alimentos. Es por ello que para el desarrollo de una sexualidad plena se desaconseja el consumo de ciertos ingredientes como el chocolate y los lácteos, que aumentan los niveles de la misma e intervienen de manera negativa en este proceso.

Factores que aumentan los niveles de serotonina

Para mantener los niveles de serotonina altos, las personas deben tener especial atención a la forma en que se desarrollan los siguientes factores en su vida:

  • Dieta: Como hemos dicho, la serotonina se produce a partir del triptófano, el cual es un aminoácido que se obtiene únicamente a través de ciertos alimentos con un alto contenido proteico. Entre ellos se encuentran: los plátanos, la leche, los huevos, los cereales integrales, la avena, el chocolate, los dátiles, entre otros, y por supuesto, en el pollo, las carnes rojas y la de pescado.
  • Ejercicio: Se ha demostrado que la actividad física frecuente aumenta los niveles de serotonina. De hecho, entre los beneficios del ejercicio no solo se encuentran la prevención de enfermedades o la pérdida de peso, sino también el mejoramiento de la autoestima, el humor y la sensación de bienestar general.
  • Hábitos de sueño saludables: Este es un elemento primordial en el desarrollo de una vida sana, puesto que a través del sueño el cuerpo se recupera de los estragos de la jornada diaria. Si se poseen malos hábitos de sueño, como la costumbre de desvelarse trabajando, estudiando y usando aparatos electrónicos, estos resultarán en la alteración del reloj biológico estimulado por la melatonina.

El ejemplo más verídico de esta situación está dado por aquellas personas que sufren de trastornos de conducta y depresión, entre cuyos síntomas más frecuentes se encuentra el insomnio y diferentes alteraciones del sueño.

Factores que disminuyen los niveles de serotonina

Entre los factores que fomentan la hipofunción de la serotonina se encuentran:

  • El calor excesivo.
  • Estilos de vidas muy agitados, en los que reina el estrés.
  • Un mal ritmo de alimentación, con ausencia de los elementos proteicos portadores del triptófano.
  • Malos hábitos de sueño.
  • La edad, puesto que a medida que pasan los años, el organismo se hace menos eficiente en el procesamiento de la serotonina.


Un comentario

  1.   Jhonu dijo

    Excelente articulo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.