Significado de resiliencia y cómo puedes fomentarla

Quizá alguna vez te hayas sorprendido cuando una persona ha sido capaz de enfrentarse a las adversidades y resurgir de ellas, que parece que se ha recuperado de un evento trágico mucho más rápido de lo normal (que ojo, esto no significa que esa persona no haya sufrido en dolor característico de las situaciones traumáticas o dolorosas). Pero, ¿por qué algunas personas no son capaces de avanzar en sus vidas y parece que se queden atrapadas en un bucle sin fin y sin salida?

La resiliencia es sinónimo de fortaleza psicológica que ayuda a la persona a afrontar con mayor capacidad el estrés y las adversidades que aparecen en la vida. Las personas pueden recurrir a esta fortaleza mental para no desmoronarse. Las personas residentes son personas capaces de reconstruir sus vidas después de haber pasado por adversidades o momentos muy difíciles.

Todas las personas experimentan en algún momento de sus vidas eventos traumáticos como la pérdida de una persona querida o los cambios repentinos en la vida diaria como el despido de un trabajo o pasar por dificultades económicas. Algunas adversidades pueden ser menores pero otros pueden ser mucho mayores como un ataque terrorista. La forma en que se lidia las adversidades es un factor clave para saber cómo una persona podrá afrontar la vida y las consecuencias psicológicas que tendrá a largo plazo.

La resiliencia

Por tanto la resiliencia tiene mucho que ver con la capacidad de recuperación que tiene una persona. Cuando alguien se enfrenta a un problema o incluso a una tragedia, la resiliencia es la que se encargará de que esa persona sea capaz de adaptarse y continuar su vida. Será capaz de recuperarse con menos estrés añadido.

En realidad, no existen personas privilegiadas que tengan resiliencia y que haya otras que no la tengan. La verdad que todas las personas de este planeta tenemos la capacidad de recuperarnos de las adversidades, simplemente hay que querer o saber hacerlo. La resiliencia no significa que la persona no sienta de forma intensa lo que le ocurre, simplemente que aprende de las experiencias o de los errores e intenta manejar la situación de la mejor forma posible para que la situación no le sobrepase emocionalmente.

Tú también puedes aumentar tu resiliencia

Si piensas que eso de la ‘resiliencia’ no va contigo, en realidad estás equivocado porque tú también la tienes, simplemente debes trabajar en la habilidades correctas para desarrollarla. Las habilidades se deben aprender a través del conocimiento y la práctica y esto, se puede hacer a cualquier edad, sin importar cuáles sean tus circunstancias actuales.

Aprender sobre la capacidad de recuperación es posible, aunque si crees que te cuesta demasiado aun teniendo en cuenta los siguientes consejos, entonces puedes acudir a un psicólogo para que te ayude a potenciar tus habilidades de resiliencia, porque recuerda que tú también las tienes.

Cualquier problema de la vida diaria como problemas económicos, enfermedades, problemas laborales, etc… Son oportunidades para trabajar la resiliencia y mirar a la vida de frente. Piensa que también tendrás angustia, pena, ansiedad o estrés… Pero esto es inevitable, lo que importa es el cómo afrontas estos sentimientos ante las circunstancias que se te presentan. Existen casos de personas que son capaces de emerger con mucha fuerza después de una adversidad y ser incluso más fuertes que antes, gracias a la experiencia y al aprendizaje.

Las personas que carecen de estrategias resistentes pueden verse sobrepasados por las experiencias y quedarse anclados en los sentimientos negativos, algo que puede hacer que tengan comportamientos nada saludables y peligrosos al no saber enfrentarse a los desafíos de la vida.

La resiliencia no elimina la angustia o el estrés

La resiliencia no elimina el estrés, ni la angustia, ni tampoco que te pases llorando una semana de tu vida, no borra lo que ocurre. Pero cuando tienes resiliencia no verá la vida a través de una lente oscura, pero tampoco a través de una lente de color de rosa. Una persona residente sabe que las adversidades suceden y que la vida puede ser muy dolorosa a veces. Gracias a su perspectiva mental podrán recuperarse con mayor rapidez.

Factores que aumentan la resiliencia

El apoyo social es inevitable para potenciar la resiliencia. Una persona mentalmente fuerte contará con el apoyo de familiares y amigos que le ayudarán a fortalecerse ante los problemas. También existen otros factores importantes que ayudan a que exista la resiliencia en las personas: pensar en positivo, ser realista pero no negativista, tener control de impulsos, comunicar las propias necesidades y ser asertivo, entender las propias emociones y la de los demás, visualización positiva y tener una buena inteligencia emocional para manejar las emociones de forma efectiva.

Cómo potenciar tu resiliencia

Si has llegado hasta aquí es porque lo más seguro es que quieras mejorar tu resiliencia para tener una mejor capacidad de recuperación en el futuro. Si es así, solo tendrás que seguir los consejos que te damos a continuación. Puedes aprender a vivir de otra manera, fuera de ese malestar constante que te hace sentir culpable y también responsable.

Lo más importante es aprender a relativizar y ser más objetivo con las cosas que te suceden y tu realidad. Evita que el pesimismo se apode de ti y entrena tu cerebro para el pensamiento positivo. Que te mantengas triste no hará que tu realidad cambie, en cambio, relativizar las cosas y entrar en acción, sí mejorará la situación.

Deberás aprender a construir una interpretación de tu vida con un significado importante para ti, priorizando, eligiendo y seguir avanzando en tu beneficio emocional. Necesitarás tiempo y práctica pero si realmente quieres, podrás conseguirlo. Además ten en cuenta lo siguiente:

  • Ten una red de apoyo familiar y de amigos que sean positivos con la vida
  • Mantén buenas y positivas relaciones que te ayuden en los tiempo difíciles a nivel emocional
  • Ten una visión positiva de ti mismo y confía en tus habilidades y puntos fuertes
  • Sé capaz de tener planes realistas
  • Trabaja en tu inteligencia emocional y en el control de impulsos así como en la gestión de tus emociones
  • Trabaja en tus habilidades de comunicación
  • Ten habilidades para resolver problemas
  • Identifica las posibles somatizaciones que sientes en tu cuerpo
  • Piensa qué le dirías a un amigo si estuviese en tu misma situación
  • Actúa para mejorar tu vida a corto y largo plazo
  • Escribe alternativas de actuación para una misma situación
  • Escoge de forma consciente las decisiones que tomas normalmente de forma impulsiva
  • Permítete equivocarte para después asumir ese error y aprender de él


2 comentarios

  1.   ENRIQUE ALEJANDRO CASTRO LLANES dijo

    es interesante este estudio sobre la resiliencia, es algo asi como no te detengas pase lo que pase y deja el pasado donde esta…siempre perdonando y seguir con tus sueños y visiones con alegria. aprender de tus errores y convertirlos en experiencias….seguir haca adelante con positivismo. muy hermosos de verdad…seguiremos siendo resilientes

    1.    Maria Jose Roldan dijo

      ¡Así es! 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.