Saltar al contenido

“Sin límites”: convertirte en la mejor versión de ti mismo

Hace poco vi la película Sin límites.

La película es sobre un escritor (Eddie) que toma un medicamento experimental que le permite utilizar el 100 por ciento de su mente convirtiéndose en la versión perfecta de sí mismo.

Sube a la cima del mundo financiero lo que llama la atención del magnate de los negocios Carl Van Loon (De Niro), quien considera esta versión mejorada de Eddie como una herramienta para hacer miles de millones. Sin embargo, los efectos secundarios son brutales y ponen en peligro su ascenso meteórico.

El argumento de que solo aprovechamos el 20% de nuestro cerebro es un mito. A continuación te muestro el enlace a Wikipedia donde habla acerca de esto. Si no te crees lo que pone Wikipedia, aquí te dejo un enlace de la revista Scientific American.

El neurólogo Barry Gordona describió el mito como ridículamente falso y agregó:

“Usamos casi todas las partes del cerebro y está activo casi todo el tiempo.”

Cartel de Sin límitesEl neurocientífico Barry Beyerstein ha establecido siete tipos de pruebas que refutan el mito del diez por ciento.

Pero eso no es lo que quiero tratar. Yo estaba fascinado por varios aspectos de la película, sobre todo por la idea de ser capaz de obtener una mayor capacidad mental, una superpotencia y las consecuencias que esto traería.

Los medicamentos para el TDAH (Transtorno por Déficit de Atención con Hiperactividad) tienen la capacidad de ayudar a focalizar la atención.

¿Cómo sería la sociedad si cada persona pudiera mejorar sus capacidades mentales con una medicación? Parafraseando a Dash de la película Los Increíbles, si todo el mundo es especial, en cierto modo, nadie lo es. Obviamente, si existiera una pastilla de este tipo, la realidad es que probablemente no estaría disponible para todos nosotros.

Sin embargo, es posible hacer ejercicios mentales para mejorar la capacidad mental (como la lectura, asistir a clases, resolver crucigramas). Obviamente cuesta más tiempo y esfuerzo, por eso mucha gente no se esfuerza por mejorar su potencial. Esto es realidad, lo otro ficción.

No existen atajos en este sentido. Solo tu esfuerzo y determinación marcarán la diferencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.