Síndrome de Asperger — Síntomas, Características y más

Entre los trastornos del espectro autista, podemos encontrar el síndrome de Asperger. Este, es uno de los trastornos más comunes y frecuentes en la población; por lo que es sumamente importante conocer todos los datos referentes al mismo. De esa manera, los padres podrán estar lo suficientemente informados para prestar atención en las conductas de sus hijos y así poder detectar si es necesario hacerle las pruebas de diagnóstico.

¿Qué es el síndrome de Asperger?

Se considera como uno de los trastornos del espectro autista más amplios de la categoría, siendo a su vez, un trastorno del desarrollo. Este afecta a los individuos que lo padecen con dificultades en varios aspectos de su vida, como en la manera de socializar, comunicarse y la realización de algunas actividades.

Unas de las características más destacadas del síndrome, es que las personas afectadas no sienten empatía por los demás (razón por la que cuesta comunicarse con ellos). También suelen tener torpeza física, por lo que a algunos les cuesta gatear o dar sus primeros pasos. De igual forma, tienen comportamientos repetitivos y piensan con la lógica.

Según los estudios de población, se dice que el trastorno afecta de 2 a 3 niños de cada 5.000. De igual manera, está presente de tres a siete niños de cada 1.000 diagnosticados. Además, el género masculino tiene mayores probabilidades de desarrollarlo (4 de cada 5 casos).

Historia del trastorno

El síndrome aunque fue descubierto por Hans Asperger (psiquiatra y pediatra de origen austríaco) en 1943, este lo denominó “psicopatía autista”. Sin embargo, no fue hasta 1981 cuando la doctora Lorna Wing utilizó el nombre “síndrome de Asperger” para hacer referencia a las investigaciones de Hans en una revista de psicología y psiquiatría.

Las investigaciones de Hans Asperger no fueron consideradas cuando realizó el descubrimiento, además debido al incendio ocasionado en su centro clínico, gran parte de sus descubrimientos acerca del trastorno se perdieron. No fue hasta que Lorna Wing hizo la publicación, que el síndrome empezó a ganar notoriedad en la comunidad científica, logrando que trece años después (1994) se incluyera en el manual de trastornos mentales.

El día internacional del síndrome es el 18 de febrero, debido a que en dicha fecha nació Hans Asperger.

¿Cómo se diferencia el síndrome de Asperger del autismo infantil?

A pesar de encontrarse entre los trastornos del espectro autista, este síndrome presenta grandes diferencias en comparación con el autismo común. Principalmente, una persona con Asperger no presenta ninguna dificultad para desarrollar su lenguaje ni sufre de ningún retardo. Además, a veces los signos característicos no son presentes a temprana edad, sino más bien cuando el individuo empieza a socializar con más personas, comúnmente en la etapa escolar.

  • Los individuos afectados con el síndrome tienen una capacidad de inteligencia media o sobrepasándola. Teniendo altas probabilidades de desarrollar competencias excelentes en las áreas de su interés.
  • El pronóstico de las personas con Asperger es mucho más positivo.
  • Sus dificultades son menos severas que las de una persona con autismo común.

Causas del síndrome de Asperger

Hoy en día no se conoce una causa específica que de origen al trastorno. Aunque, se han encontrados tres factores que pueden influir en el desarrollo del síndrome, siendo estos:

Factor neurobiológico

El síndrome de Asperger se le atribuye a anomalías cerebrales, puesto que las estructuras son diferentes a los individuos que no lo padecen. Existen evidencias de anomalías en distintas partes del cerebro:

  • Una quinta parte de los individuos afectados que fueron estudiados presentan macrocefalia, displasia en el tronco encefálico y neuronas de menor tamaño en el sistema límbico.
  • La densidad sináptica es diferente a los niños sin el síndrome.
  • Poseen mayor cantidad de creatina, colina y fosfocreatinina.

Factor genético

La genética también puede ser un factor importante en el origen del síndrome Asperger, ya que en algunos casos el cuadro clínico de parte de uno de los progenitores (normalmente el padre) indica que sufre del mismo trastorno. A pesar de ello, los estudios sólo han concluido que los hijos de las personas con Asperger tienen mayor probabilidad de desarrollarlo (un 90%); siendo aún desconocida la causa, ya que tampoco se ha logrado identificar los genes que están involucrados.

Factor medioambiental

El factor medioambiental también forma parte de las hipótesis, puesto que se ha comprobado que de algunos niños afectados, en el embarazo hubo exposición a productos químicos, medicamentos o sustancias tóxicas. Sin embargo, los mismos estudios hallaron que existen personas que estuvieron en contacto con las mismas sustancias y no hubo desarrollo del síndrome. Esto significa que no es una causa determinante, sino más bien un desencadenante del que aún no se conocen porcentajes.

Síntomas del síndrome de Asperger

El trastorno suele ser difícil de diagnosticar debido a que las personas afectadas no tienen rasgos externos que los identifiquen (a excepción del prácticamente nulo lenguaje físico). Sin embargo, sus comportamientos o conductas, formas de pensar, habilidades sociales, entre otros, son diferentes a las personas que no lo padecen o que tienen algún otro tipo de autismo.

En las personas que padecen el síndrome de Asperger se ha podido constatar que las habilidades sociales, comunicativas, de comprensión y movimiento son afectadas; entre las cuales se presentan los siguientes síntomas:

Dificultades sociales y emocionales

  • Los individuos tienen mejor relación con los adultos que con personas de su misma edad.
  • No saben cómo actuar en determinadas situaciones, socialmente hablando.
  • Se les dificulta jugar con otras personas, ya que quieren ganar siempre, no entienden las reglas e imponen otras según sus criterios. Aunque también cabe destacar que prefieren jugar solos.
  • No les gusta el deporte cuando deben interactuar con otras personas en equipo ni cuando es con intereses competitivos.
  • Tienen dificultad para sentir empatía o comprender cuáles son las intenciones de las demás personas (son muy sinceros y no entienden la malicia). Además, suelen hacer comentarios negativos sin estar conscientes de que está mal.
  • Se les dificulta el entendimiento de las normas o comportamientos sociales adecuados según la situación o lugar en el que se encuentren.

Dificultad en la comunicación

  • No comprenden la ironía, sarcasmo ni las frases de doble sentido. De igual forma, se toman cualquier frase de manera literal, es decir, no comprenderás el significado de frases como “partirse en dos”.
  • Su vocabulario suele ser bastante amplio y extenso, así como también utiliza un lenguaje demasiado formal.
  • En caso de confusión sobre algún tema, suelen cambiarlo repentinamente. Se les dificulta comprender una conversación extensa y no le interesa demasiado las opiniones de los demás.
  • En muchas ocasiones los individuos con síndrome de Asperger suelen estar completamente ausentes o como se le denomina coloquialmente, “estar en la luna”.

Dificultad para realizar algunos movimientos

  • Se les es difícil vestirse, normalmente debido a que les cuesta abrochar los botones, amarrar las trenzas de las zapatillas o combinar su vestimenta.
  • No les gusta el deporte porque se les es difícil realizar algunas actividades, así como también correr de forma extraña, falta de destrezas deportivas.
  • La coordinación motriz y motricidad suelen presentar problemas.

Dificultades de comprensión

  • Dificultad para comprender algunos enunciados o frases extensas, requiriendo que alguien externo les explique detalladamente.
  • No comprende cuando se le castiga, regaña o critica.
  • A pesar de ser muy poco creativos o imaginativos, suelen encontrar una manera original y única de resolver problemas.
  • Su sentido del humor es diferente al de la mayoría.
  • Presenta una memoria mucho más avanzada que el resto, pero tiene problemas de atención.

Otros síntomas frecuentes del síndrome de Asperger

  • No les gustan los cambios, ya que normalmente siguen una rutina establecida.
  • Se interesan por un tema en concreto, del cual buscan la mayor cantidad de información disponible hasta volverse expertos e el mismo.
  • No les agrada demasiado el contacto físico, lugares donde hayan ruidos molestos, aparatos que emitan sonidos incómodos y algunos alimentos debido a sus características.

Con respecto a los síntomas mencionados, se puede concluir que las personas que padecen el síndrome se caracterizan por:

  • Les cuesta desarrollar vínculos con otras personas, por lo que no suelen tener demasiados amigos. Esto se debe principalmente a sus dificultades sociales y comunicativas. El problema es que algunos ellos se ven afectados porque realmente quieren tener amigos, pero sus conductas generan rechazo en los demás. Sin embargo, también existen otros individuos que simplemente no desean relacionarse.
  • Muchas veces los individuos sufren de multismo, lo que significa que sólo les gusta hablar con aquellos que los hagan sentir cómodos, dejando a un lado a los extraños.
  • No les gusta hacer contacto visual con las demás personas, algo que puede ser causado por diferentes motivos. Entre ellos están la dificultad para entender que se debe ver a la persona con la que hablas o que te está hablando, porque se sienten incómodos o debido a su falta de confianza.
  • Aunque no les guste la escuela, suelen escoger intereses específicos que desarrollan a su máxima expresión. Por ejemplo, tocar un instrumento, dibujar, crear estructuras, jugar videojuegos, entre otros.
  • Tienen la habilidad de reconocer los patrones con relativa facilidad, ya que su mente piensa de manera lógica en la mayoría de casos. De igual manera sucede con temas de matemáticas, física o química. Aunque no todos tienen interés en dichas áreas.

Relación entre el síndrome de Asperger y genios

Según el propio Hans Asperger, las personas sólo necesitan un poco de autismo para poder alcanzar el éxito en un área específica. Esto debido a la capacidad que tienen para centrarse en un tema y trabajar de forma excesiva, creativa y original en ellos.

Muchos investigadores han encontrado signos o síntomas de Asperger en personalidades famosas como Mozart o Albert Einstein. Sin embargo, estos hallazgos han generado una gran controversia en la comunidad científica, donde han surgido también investigadores escépticos a estos diagnósticos.

Según las investigaciones, algunos de los personajes de la historia padecían del síndrome fueron Albert Einstein, Isaac Newton, Charles Darwin, Ludwig Van Beethoven, Lewis Carroll y Nikola tesla.

Aunque no es posible comprobar a ciencia cierta si dichos personajes padecían del síndrome, hoy en día se dice que algunos famosos destacados en su área sí lo presentan; de los cuales están aquellos que lo han mencionados y de los que sólo se tienen sospechas.

  • Famosos con el síndrome: Marcelo Ríos, Satoshi Tjiri, Michael Phelps, Daryl Hanna, Vernon Smith y Susan Boyle.
  • Famosos con sospecha de padecerlo: Lionel Messi, Steven Spielberg, Tim Burton, Bill Gates, Woody Allen, Dan Aykroyd, Keanu Reeves, Syd Barret y Bram Cohen.

Cabe destacar que obviamente hay más personas reconocidas que han admitido que padecen el síndrome, así como otros que sus conductas se les asocian al mismo. A pesar de ello, sólo hemos recopilado algunos de ellos.

Consejos para niños con Asperger que deseen socializar

  • Es importante enseñar al niño cómo desenvolverse en las situaciones sociales, de manera que pueda entrar en los grupos de otros niños o que estos también puedan invitarlo a participar.
  • Puedes también alentar al niño con asperger a que observe cómo se comportan sus demás compañeros o amigos (obviamente aquellos que están comportándose bien) para que intenta adoptar las mismas conductas.
  • Los niños con síndrome de asperger no suelen hacer contacto visual con las personas, algo que deberás enseñarle y explicarle por qué es tan importante. Con constancia, de seguro aprenderá a ver a los individuos con los que se comunica.
  • Enséñale frases que puedan repetirse en momentos de inseguridad, ya que cuando están teniendo contacto social, pueden sufrir de un ataque de ansiedad debido a que no saben qué hacer en algunos momentos. Esta puede ser del tipo “no sé qué debo hacer ahora”, de manera que los demás compañeros puedan echarle una mano.
  • También es importante enseñarle que no siempre hablamos literalmente, lo que significa que algunas expresiones pueden tener otro significado. Recordemos que las personas con Asperger suelen tener dificultades para entender el doble sentido, por ejemplo.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.