Saltar al contenido

8 suplementos, hierbas y vitaminas para combatir la depresión

hierbas para combatir la depresion

¿Qué es la depresión?

La depresión es un trastorno del estado de ánimo en el que las personas experimentan sentimientos de tristeza, soledad y pérdida de interés durante largos períodos de tiempo. Es una condición bastante común en los países desarrollados.

Vídeo: “Así es vivir con depresión”

QUIZÁS TE INTERESE “Cómo Luchar Contra La Depresión y La Tristeza: 9 Consejos

La depresión puede conllevar muchos síntomas, algunos de los cuales son:

– pérdida de interés en actividades normales
– sentirse triste, infeliz o vacío.
– cambios en el apetito.
– sentirse inútil o culpable.
– ansiedad o inquietud.
– dificultad para dormir, insomnio o dormir demasiado.
– reacciones irracionales o ataques de ira
– dificultad para concentrarse o tomar decisiones
– pensamientos de suicidio o muerte
– dolor inexplicable

Más información.

¿Qué es lo que causa la depresión?

Los médicos aún no entienden completamente lo que causa la depresión. Sin embargo, existen varios factores que pueden contribuir, incluyendo:

– Diferencias cerebrales físicas: las personas con depresión pueden tener cambios físicos en el cerebro.

– Desequilibrios químicos: las funciones del cerebro son cuidadosamente controladas por un delicado equilibrio entre las sustancias químicas y los neurotransmisores. Se puede desarrollar depresión si estas sustancias químicas cambian.

– Cambios hormonales: los cambios en las hormonas pueden causar síntomas de la depresión. Las hormonas pueden cambiar debido a problemas de tiroides, menopausia u otra condición.

– Cambios en la vida: la pérdida de un ser querido, el final de un trabajo o una relación, estrés financiero son circunstancias que pueden desencadenar la depresión.

– Genes: si un pariente cercano ha sido diagnosticado con depresión, puedes tener una predisposición genética a desarrollar depresión.

Las posibilidades que brindan los remedios naturales.

El tratamiento tradicional de la depresión utiliza una combinación de medicamentos con receta y terapia. Los medicamentos antidepresivos pueden ayudar a resolver problemas físicos subyacentes, tales como un desequilibrio químico. El asesoramiento terapéutico puede resolver los problemas y situaciones que pueden estar contribuyendo a la depresión, tales como los cambios en las circunstancias personales.

A pesar de que los tratamientos tradicionales pueden ser eficaces, también existen una serie de opciones alternativas.

Los investigadores han estudiado numerosas hierbas, suplementos y vitaminas para determinar si pueden beneficiar a las personas con depresión. Los resultados son mixtos.

Algunos tratamientos alternativos son muy prometedores. Sin embargo, no todo tratamiento alternativo pasa las rigurosas pruebas de los ensayos clínicos. Por esa razón, muchos profesionales médicos pueden dudar en su recomendación.

En esta guía vamos a ver algunos de los tratamientos alternativos más ampliamente estudiados para combatir la depresión.

Advertencia:

Habla con tu médico, terapeuta o psiquiatra si estás interesado en probar una terapia alternativa para tratar tu depresión. Estos profesionales pueden ayudarte a determinar qué suplementos son los mejores para ti. No todos los pacientes con depresión se beneficiarán de los tratamientos alternativos.

8 suplementos, hierbas y vitaminas para combatir la depresión

1) La hierba de San Juan (Hypericum perforatum).

Es una hierba arbustiva de flores amarillas. Crece silvestre en toda Europa, partes de Asia, partes de África y el oeste de Estados Unidos. Tanto las hojas como las flores se utilizan con fines medicinales.

Durante siglos, la hierba de San Juan se ha utilizado para tratar una variedad de condiciones de salud, incluyendo la depresión y los trastornos de salud mental. La hierba también tiene propiedades anti-inflamatorias, así como propiedades antibacterianas y antivirales. La gente la ha utilizado para tratar las infecciones y heridas en la piel.

Hoy en día, la hierba de San Juan es un medicamento antidepresivo alternativo popular en Europa. Sin embargo, la FDA no ha aprobado la hierba de San Juan como un tratamiento para la depresión en los Estados Unidos.

Un estudio de 2009 demostró que esta hierba puede ser beneficiosa en las personas que sufren depresión. El estudio encontró que la hierba de San Juan puede ser más eficaz que un placebo. La hierba también parece causar menos efectos secundarios que la medicación tradicional que se usa para tratar la depresión.

2 estudios encontraron que la hierba de San Juan no era eficaz en la depresión leve y grave.

El primer estudio, publicado en la revista Journal of Psychiatric Research, comparó la hierba con un placebo. El estudio encontró que la hierba no pudo mejorar la depresión leve. Curiosamente, este estudio también encontró que el antidepresivo citalopram no funcionó mejor que un placebo.

El segundo estudio fue publicado en la Revista de la Asociación Médica de Estados Unidos. Se encontró que la hierba de San Juan no fue eficaz en el alivio de la depresión mayor moderadamente grave.

El hipérico se usa en forma de tés, tabletas y cápsulas. También es posible encontrarlo en forma de extracto líquido.

Si tienes depresión leve a moderada, podrías tomar 300 miligramos dos o tres veces por día. Las personas con depresión severa pueden tomar de 900 a 1.800 miligramos al día de esta hierba, de acuerdo con la Clínica Mayo. Si el suplemento alivia tus síntomas depresivos, puedes decidir tomar menos dosis. Habla con tu médico antes de cambiar la dosis.

Si crees que la hierba de San Juan puede ser adecuada para ti como un tratamiento alternativo para la depresión, coméntaselo a tu médico.

La hierba de San Juan interactúa negativamente con una variedad de medicamentos. Si estás tomando antidepresivos recetados, supresores de la tos, anticonceptivos, o anticoagulantes, habla con tu médico. En muchos casos, la hierba hace que otros medicamentos sean menos eficaces.

2) S-Adenosil metionina (SAM-e).

Es un compuesto formado naturalmente por el cuerpo. También existen suplementos creados en laboratorios.

A finales de 1990, la FDA aprobó la SAM-e artificial como un suplemento dietético. En Europa, el compuesto ha sido un medicamento con receta desde la década de 1970. Se prescribe para tratar una variedad de condiciones. Se puede utilizar para ayudar a tratar la depresión, osteoartritis, enfermedad del corazón, trastorno de déficit de atención e hiperactividad (TDAH), y convulsiones.

La SAM-e juega un papel en muchas funciones importantes. En el cerebro, por ejemplo, la SAMe ayuda a producir serotonina, melatonina y dopamina. La serotonina es un neurotransmisor químico importante. Si has sido diagnosticado con depresión, es posible que tengas niveles inadecuados de serotonina. Tu médico podría prescribir un medicamento que ayude a tu cerebro a producir y utilizar más serotonina. También es posible usar la SAMe para aumentar tus niveles de serotonina.

En un estudio de 2010 publicado en el American Journal of Psychiatry, los investigadores estudiaron su eficacia. Encontraron que las personas que toman inhibidores de la recaptación de la serotonina (IRS) con receta pueden beneficiarse de tomar SAMe.

Los investigadores de este estudio les dieron a los participantes 800 miligramos de SAMe dos veces al día. En comparación con las personas que tomaron un placebo, los participantes que utilizaron la SAMe tuvieron menos síntomas de trastorno depresivo mayor.

La SAMe no tiene una dosis establecida. Una dosis sugerida de SAMe difiere dependiendo de la forma de tomar el suplemento. En muchos casos, se aumenta gradualmente la dosis de SAMe para reducir los efectos secundarios y mejorar la eficacia.

Un informe de 2002 del American Journal of Clinical Nutrition ofrece información sobre su dosificación efectiva. Los ensayos mostraron que la SAMe era más eficaz que un placebo. También fue tan eficaz como los antidepresivos tricíclicos para aliviar los síntomas de depresión.

Los ensayos mostraron que las dosis de 200 a 1.600 miligramos por día eran eficaces. Sin embargo, el mismo informe señala que son necesarios más estudios para determinar las mejores dosis.

Las inyecciones de SAMe también son posibles. La inyección media varía de 200 a 400 miligramos. Puede ser necesaria una inyección al día durante un máximo de ocho semanas, según la Clínica Mayo. Las inyecciones se administran a menudo en el consultorio de un médico.

Gran parte de la investigación clínica sugiere que podría tener cualidades beneficiosas a corto plazo. Sin embargo, los estudios a largo plazo son escasos. Muchos profesionales de la salud prefieren una mayor evidencia de los beneficios de la SAMe antes de prescribirla a los pacientes.

Si crees que la SAMe puede ayudar a combatir tu depresión, háblalo con tu médico o psiquiatra. El suplemento está disponible en las farmacias o en Internet, pero es importante que tu médico sepa que lo estás utilizando. Esto ayudará a prevenir los potenciales efectos secundarios.

La SAMe puede interferir con otros medicamentos. Las personas que toman anticoagulantes pueden tener un mayor riesgo de hemorragia si también toman SAMe. El compuesto en sí mismo puede causar una variedad de efectos secundarios, como sequedad en la boca, diarrea, mareo o insomnio.

3) 5-Hidroxitriptófano (5-HTP).

Es un producto químico que el cuerpo produce a partir de L-triptófano. L-triptófano o triptófano, es un bloque de construcción de proteínas.

El triptófano se encuentra de forma natural en algunos alimentos, pero el 5-HTP no. En su lugar, el cuerpo utiliza el triptófano para producir 5-HTP. Algunos alimentos que incluyen triptófano son:

– Pollo
– Leche
– Algas marinas
– Semillas de girasol
– Nabo
– Col rizada
– Patatas
– Calabazas
Al igual que la SAMe, el 5-HTP puede ayudar a elevar el nivel de serotonina del cerebro. Los medicamentos que aumentan la serotonina tienden a ayudar a aliviar los síntomas de la depresión.

Además de la depresión, el 5-HTP se ha utilizado para tratar varias condiciones, tales como trastornos del sueño, síndrome premenstrual y la enfermedad de Parkinson. Los investigadores creen que los cambios en los niveles de serotonina contribuyen a todas estas condiciones.

Sin embargo, no todas las investigaciones apoyan el uso de 5-HTP.

Algunos estudios concluyeron que los beneficios del 5-HTP fueron en gran medida exagerados. De hecho, un estudio afirmó que el 5-HTP puede hacer que los síntomas subyacentes de la depresión empeoren. El uso a largo plazo del 5-HTP puede agotar otros neurotransmisores.

El 5-HTP se puede extraer a partir de las semillas de Griffonia simplicifolia , una planta africana. Las semillas se fabrican en forma de comprimidos y cápsulas.

La dosis media de 5-HTP es de 100 a 300 miligramos (entre una a tres veces al día). Sin embargo, la dosis adecuada puede ser diferente de una persona a otra. Habla con tu médico acerca de cuánta cantidad puedes tomar.

Una vez que empieces a notar efectos beneficiosos con la aplicación de 5-HTP, es posible que puedas reducir su dosis. Esto te ayudará a mantener los beneficios del tratamiento sin experimentar efectos secundarios.

Ten cuidado al usar 5-HTP con otros medicamentos que aumentan los niveles de serotonina, como los antidepresivos. Podrías obtener un exceso de serotonina a partir de la combinación de medicamentos. Esto puede llevar a una condición conocida como síndrome serotoninérgico que puede causar efectos secundarios negativos, incluyendo problemas cardíacos y ansiedad.

4) Los ácidos grasos omega-3.

Los beneficios para la salud cardiovascular de los ácidos grasos omega-3 están ampliamente demostrados. Sin embargo, estas grasas esenciales pueden ser buenas también para aliviar los síntomas de la depresión.

Los omega-3 también se denominan ácidos grasos esenciales porque el cuerpo los necesita para realizar las funciones normales. Estas grasas son importantes para el desarrollo neurológico. Sin embargo, el cuerpo humano no puede fabricar omega-3.

El Omega-3 se encuentran en los suplementos y alimentos, incluidos los peces, algunos aceites de frutos secos y algunas plantas.

Mientras que algunos estudios sugieren que los ácidos grasos omega-3 pueden ayudar a aliviar los signos y síntomas de la depresión, la evidencia global no está clara.

Un estudio realizado en 2003 encontró que las personas que tomaron suplementos de ácidos grasos omega-3 habían reducido los síntomas de depresión. Este estudio también sugiere que los omega-3 también pueden ser beneficiosos para las personas que toman antidepresivos tradicionales.

En 2009 , otros tres estudios con ácidos grasos omega-3 y depresión concluyeron que los suplementos dieron mejores resultados tanto en niños como en adultos, en comparación con un placebo.

Sin embargo, un estudio posterior encontró que la promesa de los ácidos grasos omega-3 como tratamiento para la depresión es en gran parte infundada. Este análisis concluyó que muchos de los estudios fueron demasiado pequeños o mal investigados.

La ingesta de suplementos de aceite de pescado para la depresión

Los suplementos de omega-3 están hechos a partir de dos fuentes: los peces o las plantas.

Los ácidos grasos omega-3 del pescado se llaman ácidos eicosapentaenoicos (EPA) y ácidos docosahexaenoico (DHA). Los ácidos grasos omega-3 derivados de fuentes vegetales se denominan ácidos alfa-linolénicos (ALA). Es importante tener un equilibrio de ambos tipos en tu dieta.

Los ácidos grasos EPA y DHA omega-3 se recomiendan a menudo para las personas con depresión. Un gramo de omega-3 derivado del pescado puede ser eficaz en la reducción de los síntomas de la depresión.

De acuerdo con el NIH, la mayoría de la gente puede tomar hasta 3 gramos de suplementos de aceite de pescado omega-3 cada día sin tener efectos secundarios o complicaciones.

Para la depresión, la Clínica Mayo informa que una cápsula de 1.000 miligramos de EPA ha demostrado ser eficaz en el tratamiento de la depresión. Se puede tomar una vez al día. Si no puedes tragar una píldora grande, el médico puede recomendarte una dosis más pequeña y distribuirla en dos tomas.

A pesar de los beneficios potenciales, debes hablar con tu médico antes de comenzar a tomar estos suplementos.

A parte de la posibilidad de una falta de eficacia, los suplementos de aceite de pescado pueden interactuar negativamente con otros medicamentos. Pueden interactuar con las píldoras anticonceptivas y algunos medicamentos para la presión arterial alta. También pueden aumentar el riesgo de hemorragia.

Un estudio de 2009 de la revista Journal of Clinical Psychiatry establece que los ácidos grasos omega-3 son útiles cuando se usan para reforzar otros tratamientos. Pero el estudio también observó que no había pruebas suficientes para recomendar los omega-3 como único tratamiento para la depresión.

Si deseas agregar los omega-3 a tu rutina de tratamiento, habla con tu médico. En general, este tratamiento complementario parece ser más prometedor en personas con depresión leve o moderada.

5) La vitamina B.

Las vitaminas B son importantes para tu salud cerebral. Las vitaminas B-12 y B-6 son particularmente significativas. Ayudan a producir y controlar los productos químicos que influyen en el estado de ánimo y otras funciones cerebrales. De hecho, los niveles bajos de estas vitaminas están relacionados con la depresión.

Para diagnosticar una deficiencia de vitamina B, tu médico te puede hacer un análisis de sangre. Si tus niveles son bajos, puedes aumentar tu vitamina B a través de tu dieta. Los alimentos ricos en vitamina B incluyen carne, pescado, huevos y productos lácteos.

Si tus niveles de vitamina B son realmente bajos o tu médico quiere aumentar rápidamente los niveles de esta vitamina, te puede sugerir un suplemento diario de vitamina B. En los casos de deficiencia grave, el médico puede recomendar una inyección de B-12.

Un estudio realizado en 2005 en el Journal of Psychopharmacology, encontró que una combinación de vitamina B-12 y ácido fólico (otro tipo de vitamina B) redujo los síntomas de depresión.

Sin embargo, otro estudio puso en duda los beneficios de la vitamina B.

Se necesita más investigación antes de que la mayoría de los médicos apoyen los suplementos de vitamina B como alternativa a los antidepresivos tradicionales.

La mayoría de las multivitaminas contienen suficientes cantidades de las vitaminas del grupo B más importantes. Si comienzas a tomar un multivitamínico diario, puede que no necesites suplementos adicionales.

Las dosis para la depresión tiene un rango entre 1 y 25 microgramos por día. El NIH recomienda que los adultos mayores de 14 reciban 2,4 microgramos por día. Sin embargo, es importante discutir esto con tu médico antes de comenzar a utilizar la vitamina B en grandes dosis.

Los efectos secundarios son muy raros e incluyen diarrea, coágulos de sangre y picazón.

Al igual que muchos tratamientos alternativos, los suplementos de vitamina B pueden interferir con otros medicamentos y tratamientos. Habla con tu médico antes de comenzar a utilizarlo.

6) Vitamina D.

La vitamina D tiene muchos beneficios para la salud. Los niveles adecuados de la “vitamina del sol” ayudan al cuerpo a absorber el calcio, lo que mantiene los huesos fuertes.

La vitamina D también puede proteger contra el cáncer, la hipertensión arterial y otras enfermedades. Incluso puede ayudar a aliviar los síntomas de la depresión. Sin embargo, la relación entre la vitamina D y la depresión no está tan clara.

Las personas con depresión tienden a tener niveles bajos de vitamina D. El aumento de sus niveles de vitamina D podría aliviar los síntomas de depresión.

Un informe sugiere que el mantenimiento de niveles adecuados de vitamina D puede ayudar a reducir la depresión. La vitamina D puede tener algún efecto, pero se necesitan más estudios para determinar qué tan efectiva puede ser.

Tu cuerpo produce vitamina D cuando la piel está expuesta a la luz solar. También puedes obtener vitamina D de ciertos alimentos, como el aceite de hígado de bacalao, leche, sardinas y los huevos.

Para muchas personas, los suplementos son la opción más segura ya que la exposición al sol de manera habitual puede aumentar el riesgo de cáncer de piel. Además, los rayos del sol no son lo suficientemente fuertes en las zonas al norte del paralelo 37. Muchas personas de estas regiones no son capaces de producir suficiente vitamina D a través de la exposición solar.

Los estudios que apoyan el uso de la vitamina D para tratar la depresión son limitados.

La ingesta diaria recomendada es de 600 unidades internacionales (UI) cada día. Puedes tomar dosis mayores, pero la dosis sugerida es de media entre 400 y 800 UI al día, según la Clínica Mayo. Algunas personas son capaces de tomar dosis mucho más grandes con éxito, pero deben hacerlo sólo bajo la supervisión de un médico.

La toxicidad de la vitamina D es una complicación posible si se toma en exceso durante demasiado tiempo. Los síntomas de la toxicidad de la vitamina D incluyen pérdida de peso, arritmias cardíacas y micción excesiva. Sin embargo, no se puede obtener demasiada vitamina D mediante la exposición al sol.

La toxicidad es sólo una preocupación si se obtiene la vitamina D a través de los suplementos.

7) El azafrán (Crocus sativus).

El azafrán es una especia extraída de la flor del Crocus sativus. El azafrán ha sido utilizado durante siglos para fortalecer la digestión, los dolores menstruales, mejorar el estado de ánimo y aumentar la relajación. Hoy en día, es una especia muy prometedora como tratamiento potencial alternativo para la depresión.

Un estudio de 2013 encontró que los suplementos de azafrán mejoraban el estado de ánimo y reducían los síntomas del trastorno depresivo mayor. El estudio también llegó a la conclusión de que se necesita más investigación antes de que el azafrán puede convertirse en una alternativa ampliamente utilizada.

Otro estudio encontró que era eficaz cuando los sujetos tomaban 30 miligramos por día. Sin embargo, si tomas demasiado azafrán, puedes experimentar efectos secundarios tales como vómitos, mareos y diarrea.

El azafrán es generalmente muy costoso debido a que se necesitan muchas plantas para hacer una pequeña cantidad de la especia. Por lo tanto, los suplementos de azafrán no son fáciles de encontrar y pueden ser muy costosos.

8) Kava kava (piper methysticum).

El Kava kava podría ofrecer a las personas con depresión algún alivio de sus síntomas. La planta kava es un arbusto alto nativo del Pacífico Sur. Su raíz se utiliza comúnmente para la medicina.

El kava puede hacer que la gente se sienta en estado de embriaguez, por lo que los tés y tinturas a base de la raíz se han utilizado durante siglos para ayudar a aumentar la relajación y reducir la ansiedad.

El Kava no trata necesariamente la depresión o las causas subyacentes. En cambio, puede ayudar a los pacientes que lo usan a sentirse más relajados y tranquilos.

Un estudio investigó la efectividad del kava. Los investigadores encontraron que tenía una actividad antidepresiva en las personas con depresión con una dosis de 250 mg de kavalactonas por día.

Las raíces de kava se pueden triturar y añadirle agua para crear una mezcla espesa que se puede consumir con fines medicinales. También se puede tomar en forma de suplementos. El Kava se mide en kavalactones, que son los compuestos químicos derivados de la raíz.

Un informe analizó varios estudios sobre el tratamiento con kava. El método usado más comúnmente era de una ingesta de 300 mg/día durante cuatro semanas. El informe señaló un estudio que utilizó 280 mg/día. El estudio mostró que los efectos o síntomas de la utilización de esa cantidad no eran peores que el placebo proporcionado.

La mayoría de la gente sólo puede consumir kavalactonas durante un corto período de tiempo, debido al riesgo de sobredosis y efectos secundarios. Es preferible que consultes con tu médico antes de empezar a tomar Kava.

El kava puede causar daño renal, especialmente si se utiliza durante largos períodos de tiempo. Las interacciones entre kava y otros medicamentos también pueden causar efectos secundarios graves.

Dado que los estudios son limitados y los resultados no son concluyentes, lo mejor es hablar con el médico antes de considerar el kava como una opción de tratamiento.

CONCLUSIÓN

Algunos médicos apoyan el uso de algunas hierbas y suplementos más que otros.

Los estudios sobre estos tratamientos alternativos son limitados, y los resultados no son a veces concluyentes. Antes de que los médicos recomienden el uso de una hierba o suplemento como un tratamiento, varios estudios tienen que devolver resultados favorables.

Un estudio positivo rara vez es suficiente para convencer a la comunidad médica.

Si estás interesado en el uso de hierbas, vitaminas o suplementos para tratar tu depresión, consulta a tu médico o psiquiatra en primer lugar.

Muchos de estos tratamientos se muestran prometedores, pero algunos vienen con efectos secundarios. Algunos de estos efectos secundarios y complicaciones son muy graves.

Tu médico puede ayudarte a decidir si uno de estos tratamientos alternativos es el adecuado para ti.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.