Saltar al contenido

Un cuento acerca del talento

La vida se va forjando a través de decisiones. Lo fundamental es tomar una decisión que concuerde con tu talento, te haga feliz y te mejore como persona.

Te cuento una historia acerca de esto:

Érase una vez una chica que tenía unas ambiciones muy altas en la vida. Quería hacer algo que dejase huella.

Un día cogió un lienzo y comenzó a pintar. Cada pincelada que daba era mejor que la anterior. Finalmente completó una obra maravillosa. La chica se sentía orgullosa por su don.

Talento humano: identifica el tuyoSin embargo, pronto le embargó una fuerte ansiedad. No, eso no era lo que quería. Ella deseaba hacer algo más grande. Así que echó una última mirada al lienzo y salió dispuesta a enfocarse en otras opciones.

Mientras caminaba, su cabeza no paraba de dar vueltas. ¿A qué se dedicaría? ¿Practicaría la medicina? ¿Se haría arquitecta? ¿O quizás maestra? Un mundo de posibilidades se abría a sus pies. Sin embargo, su cabeza estaba mareada ante tanta opción válida.
25 años después, la “niña” comenzó a llorar. Se había pasado todos esos años valorando todas las posibilidades que tenía ante sí. Se dio cuenta que en la vida hay que tomar una decisión que te motive.

La niña, que ya no era una niña, era una muchacha, se dirigió a una tienda y compró lienzos y pinturas. Se dirigió a un parque cercano y comenzó a pintar. Una pincelada de gracia siguió a la siguiente mientras sonreía. Así se pasó todo el día y toda la noche: pintando y sonriendo. Por fin se había dado cuenta de que en la vida hay que perseguir tu talento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.