Técnicas de modificación de conducta para adultos

Es posible que recuerdes cómo te castigaban cuando eras niños y lo mal que te hacían sentir, quizá no entendías por qué tus padres te hacían eso. En realidad nunca te odiaron y jamás disfrutaron viéndote sufrir cuando te dejaban un tiempo sin salir o sin televisión. No era cómodo para ellos, pero en ese momento pensaban que era lo mejor para ti, para que aprendieras a comportarte de una forma correcta. Querían que las conductas inadecuadas que no aprobaban no las repitieras en el futuro. Cuando tus padres hacían esto, estaban haciendo una modificación de conducta, ¡y sin saber de psicología probablemente!

La modificación de conducta o del comportamiento se refiere a las técnicas que se utilizan para tratar de disminuir o aumentar un tipo de conducta en concreto. Se quiere aumentar o disminuir un comportamiento de una persona… Y aunque no te des cuenta ahora, es probable que lo uses mucho en tu día a día, sobre todo si tienes hijos y quieres enséñales lo correcto de lo incorrecto.

Los terapeutas también lo usan para promover comportamiento saludables en sus pacientes, las personas que quieren educar a sus mascotas también utilizan estas técnicas, los médicos para tratar a sus pacientes, etc. Incluso puede que tú también las uses de forma inconsciente en tus relaciones interpersonales.

De dónde viene todo…

Como todo en la humanidad, la modificación de conducta o de comportamiento tiene un origen. Se basa en el condicionamiento como forma de aprendizaje, teniendo en cuenta los dos tipos de condicionamiento que existen: el condicionamiento clásico y el operante.

El condicionamiento clásico es un estímulo o señal particular que hace que el sujeto relacione ese estímulo positivo o negativo con el aprendizaje a adquirir o a disminuir (por ejemplo ir a la cocina cuando huele bien a galletas recién hechas). El condicionamiento operante utiliza el sistema de recompensas y/o castigos para potenciar o disminuir un aprendizaje (por ejemplo cuando se le da a un perro una chuchería para que repita un buen comportamiento como tumbarse después de decir ‘túmbate’).

La modificación de conducta o de comportamiento se desarrolló teniendo en cuenta estas teorías porque se piensa que el comportamiento se puede aprender, pero también, desaprender. Existen muchas técnicas para ayudar a obtener un comportamiento deseado o detenerlo.

8 técnicas para adultos

La modificación de conducta o de comportamiento se utiliza con éxito para tratar la ansiedad, el trastorno obsesivo-compulsivo (TOC), la enuresis (orinarse en la cama), entre otros. Algunos métodos de modificación del comportamiento requieren preparación y atención, mientras que otros son simplemente de sentido común.

Averigua lo que puedes hacer hoy para deshacerte de hábitos desagradables que puedas tener. Las técnicas de modificación de conducta son las siguientes:

  1. Refuerzo positivo. Implica la adición de una experiencia o estimulo gratificante en reacción a algo que alguien ha hecho bien. Los adultos suelen responder bien a los elogios y al reconocimiento. Disfruta de un estimulo positivo para evitar un comportamiento que tratas de modificar.
  2. Refuerzo negativo. Comportamiento donde el refuerzo se asocia para su eliminación. El comportamiento contrario se evita mediante la realización de una acción, y como resultado de esto, la acción se repite antes de la reacción adversa.
  3. Castigo o consecuencias negativas. Una de las cosas más complicadas es que los adultos nos castiguemos a nosotros mismos. El castigo es una forma de modificación del comportamiento que desalienta el acto no deseado mediante la aplicación de un estímulo desagradable en reacción al comportamiento.
  4. Técnica de Libertad Emocional (TLE). Las emociones o los comportamientos negativos se derivan de los cortocircuitos en el sistema de energía del cuerpo. Estas técnicas se hacen contrarrestando en ciertas áreas del cuerpo para equilibrar y liberar el cortocircuito.
  5. Programación Neuro-Lingüística (PNL). La técnica de PNL es un estudio de comunicación; cómo nos comunicamos con los demás y con nosotros mismos, y cómo eso afecta la forma en que reaccionamos y nos comportamos. Esta comunicación puede alterarse a través de submodalidades, metaprogramas, etc. para cambiar un comportamiento.
  6. Meditación. La meditación se ha utilizado durante siglos para ayudar al cerebro a hacer cambios fisiológicos para estar mejor. No solo mejora la función cerebral y la memoria, sino que también permite la sincronización completa del cerebro, un proceso que permite que el hemisferio izquierdo del cerebro interactúe y se centre en el hemisferio cerebral derecho. La meditación es uno de los mejores sistemas de modificación de conducta que existen. Alivia la ansiedad y la depresión, causando una mejora notable en la sensación de bienestar de una persona.
  7. Ignorar el comportamiento. Puedes modificar un comportamiento ignorando el acto. Al ignorar el comportamiento, a menudo reducirá su tendencia a aparecer nuevamente. No le prestes atención a alguien que esté involucrado en un comportamiento que necesitas eliminar (como fumar).
  8. Terapia conductual cognitiva (TCC). Es un enfoque psicoterapéutico que aborda comportamientos inadaptados a través de una serie de procedimientos sistemáticos orientados a objetivos. Las características comunes de TCC son el enfoque en el ‘aquí y ahora’, una estructuración de las sesiones y el camino, una función de orientación del terapeuta y la mitigación de la vulnerabilidad del paciente y de los síntomas preocupantes.

Estas son las técnicas conocidas sobre la modificación de conducta o comportamiento y todas ellas son efectivas. Es necesario escoger la que mejor se adapte a la persona en concreto para que de esa manera realmente pueda tener éxito la modificación de conducta. En la mayoría de los casos se necesitará la orientación de un profesional con un psicólogo para poder llevar con éxito una modificación de conducta. Esto es así, porque se requiere constancia y un buen seguimiento para obtener buenos resultados.

Si piensas que hay en ti un hábito (como fumar) o un comportamiento (como gritar o hablar gritando), y quieres remediarlo, entonces es buena idea que tengas en cuenta estas técnicas de modificación de conducta que te ayudarán a tener un control correcto de tus acciones y lo mejor, a poder eliminar la conducta no deseada y a mejorar tu calidad de vida y también, la relación contigo mismo y con el entorno.


Categorías

Psicología

Madre, maestra de educación especial, psicopedagoga y apasionada de la escritura y la comunicación. Fanática de la decoración y el buen gusto estoy siempre en un aprendizaje continuo... haciendo de mi pasión y mis aficiones, mi trabajo. Puedes visitar mi página web personal para estar al tanto de todo.

Un comentario

  1.   Jordi Madern dijo

    Hola me llamo Jordi, me interesa mucho el poder cambiar mi conducta en ciertos malos hábitos.
    Tengo un TOC Y UN TDHA.
    Y estoy muy ansioso siempre en realizar mis acciones.
    El artículo es muy correcto pero le faltaría decir las medidas a seguir para cambiar la conducta del individuo.
    Me gusta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.