Aprende todo sobre las diferentes teorías del aprendizaje

El ser humano ha adoptado diferentes maneras de comprender el mundo, una de ellas es el poder atribuirle un nombre exacto a cada fenómeno o situación que experimente, así sucede con los diferentes métodos de aprendizaje que adopta cada individuo como mejor le corresponda para comprender otros elementos del universo.

Por ejemplo, el experimentar cambios o adaptarse a nuevos ambientes es una manera de aprender para el ser humano. Es por ello que se han desarrollado diferentes teorías del aprendizaje a lo largo de la historia para que cada ser tenga la libertad de aprender según los métodos explicativos que comprenda. En el artículo a continuación aprenderás un poco más sobre estas diversas teorías y su origen.

Los procesos de aprendizaje

Antes de adentrarnos en las largas explicaciones científicas sobre los conceptos principales y las diferentes perspectivas que hay respecto al tema, es necesario reencontrarnos nuevamente sobre el concepto de aprender que cada uno de nosotros tenemos.

Desde el inicio de la existencia, a todos nos condicionan sobre formas de aprender que han permanecido dentro de las costumbres familiares, sin embargo, desde un punto de vista psicológico no todos los niños poseen las mismas oportunidades de aprender y crecer dentro de los límites considerados sanos. Esto, se debe a que cada niño posee una capacidad de discernimiento diferente al resto, por lo tanto es de suma importancia observar la conducta del mismo para detectar cuáles o cuál es el método de aprendizaje acorde a su capacidad de evolucionar dentro de determinado entorno.

Es entonces que la ciencia y la psicología pueden tener gran peso dentro de la educación de los niños, considerando que es más probable que un niño aprenda desde cero a que un adulto se acople rápidamente a nuevos parámetros. En una sociedad de primer mundo es más probable que una educación basada en principios básicos de la psicología funcione.

En el mismo orden de ideas, estas teorías que a continuación explicaremos, se basan en simples pasos que constituyen un largo proceso de obtención de conocimientos con un fin útil a la vida del propio ser.

En síntesis, dichas teorías ayudan al individuo a comprender, predecir e incorporar los diferentes comportamientos humanos, para así establecer estrategias que ayuden a discernir cómo es que el ser humano adquiere el conocimiento. El estudio principal de estas teorías está centrado en una adquisición de destrezas o habilidades para adquirir posteriormente conceptos propios.  

¿Qué son las teorías del aprendizaje?

Todo aprendizaje implica un cambio de conducta o manera de ser, y estas mismas consecuencias se convierten en la causa del mismo aprendizaje, es decir, que cada ser humano es capaz de adquirir conocimientos nuevos independientemente de la edad realizando algo de manera diferente, a su vez, este efecto se revierte y crea nuevos patrones de conducta basándose en nuevos hábitos de desarrollo.

Cada una de las teorías de aprendizaje posee un fundamento psicológico-filosófico logrando ser modificadas y adaptadas al campo de la pedagogía para implementarlas dentro de las aulas de clases; por lo tanto son, un método de estudio del ser humano desde todas sus áreas.

Es entonces que se convierte en una tarea compleja definir a ciencia cierta las palabras teoría y aprendizaje; ya que observadas desde un punto de vista filosófico, un punto de vista psicológico y uno pedagógico, puede tener una interpretación diferente o relativa. Sin embargo, cada una de las ramas que estudia dichas teorías, tienen en común un solo fin: el evaluar las diferentes conductas y estrategias de aprendizaje que el individuo puede adquirir, indiferentemente de su edad, etnia o clase social.

¿Bajo qué perspectivas se pueden observar dichas teorías?

Como toda teoría, cada uno de los conocimientos que la componen están expuestos en tela de juicio bajo un lente investigativo que pone a prueba los diferentes fenómenos que la suceden.

Una teoría es una conclusión final derivada de un largo proceso de ensayo y error con fundamentos investigativos, es por ello que las teorías del aprendizaje que se estudian hoy en día, no son las mismas conclusiones que se tomaron hace años atrás. Algunas, de las principales, sirvieron de base para el estudio y desarrollo de teorías posteriores.

Sin embargo, estas teorías que hoy día conocemos, poseen cuatro perspectivas en general: centrarse en una conducta observable, el aprendizaje como premisa a un proceso netamente mental, las emociones como condicionante del aprendizaje y por último, los aprendizajes sociales.

Humanismo

Este maravilloso ismo, surge en la década de los 60 para estudiar al ser humano de manera diferente a la psicología, en donde los valores éticos y morales son los que edifican ciertas conductas del ser. Aunque el término se le puede atribuir también al humanismo renacentista, no es hasta el siglo pasado que se le da un sentido mucho más “civil”.

Este movimiento intelectual rompe con las concepciones anteriores de la psicología en donde la  teoría del condicionamiento operante se ve contradictoria al exponer que cada consecuencia construye la conducta del ser humano. Por su parte, el humanismo busca estudiar al ser humano como un todo, en donde sus intereses, objetos de motivación y valores son el todo que lo describe o condiciona.

Busca también crear a seres humanos autosuficientes bajo los aires de la autonomía del pensamiento y de decisión.

Uno de los exponentes más representativos del movimiento es Abraham Maslow, el mismo explica que el ser humano debe saciar o satisfacer sus necesidades principales para lograr un equilibrio general. La pirámide de Maslow ordena las necesidades básicas del hombre en orden jerárquico según la importancia que tenga cada cual en el desarrollo mismo del ser.

Es entonces que el estudiante que posea cierto nivel de equilibrio dentro de su escala de necesidades personal, puede hacer que los métodos de aprendizaje sean mucho más efectivos dentro de su vida cotidiana.

Cuando el mismo es capaz de suplir cada una de las necesidades expuestas en dicha pirámide, es entonces que puede proceder a construir una autoestima sólida, relaciones sociales sanas y una capacidad autónoma de automotivación.

Ahora, es capaz de poner sus propias prioridades y decidir si desea inclinarse hacia un aprendizaje experimental o a un aprendizaje de espectador; el primero, ha sido el método de aprendizaje “válido” según la mayoría de la población, sin embargo, el segundo método puede ser igualmente exitoso si la persona cumple con estas premisas principales.

Una persona adepta a las razones del humanismo, vive bajo las libertades de su propio ser, como cumple con sus necesidades básicas y es capaz de autonomía es capaz de experimentar diferentes teorías del aprendizaje basándose en lo que más le funcione  

Conductismo

Uno de los procesos de aprendizaje más racionales es el conductismo, creado por John B. Watson defiende que el estudiante es completamente pasivo y que sólo puede evaluarse bajo un proceso de observación. Responderá a los estímulos que le rodee de manera positiva o negativa.

Luego, dichas respuestas harán que las consecuencias de los estímulos bien sean negativas o positivas, tengan un castigo; mismo que determinará si la conducta positiva o negativa se vuelva a repetir en un futuro.

Asimismo, el conductismo posee muchas limitaciones como teoría del aprendizaje, ya que sólo se inclina a estudiar al objeto en cuestión basándose sólo en el comportamiento del mismo y no en los procesos del pensamiento; un estudio netamente externo.

Si el comportamiento que se lleva a cabo posee una respuesta agradable para el estudiante, es muy probable que en futuro se vuelva a repetir, sino, el mismo puede no volverse a repetir nunca más.

Más adelante, Pavlov, hizo varios experimentos empleando perros y palomas, en donde el sonido de una campana condicionaría una conducta posterior al estímulo. Luego de asociar el estímulo de la comida con el sonido de la campana, Pavlov logró que los perros salivaran sólo con el sonar la campana. Así que logró demostrar que las consecuencias de las acciones corresponden a las conductas.

Cognitivismo

En contraparte al conductismo, el cognitivismo le da a los diferentes procesos mentales que los limitados estudios del conductismo no. Ahora la mente forma parte de un estudio más complejo y mucho más acorde al ser humano y su capacidad mental.

Para el cognitivismo, es de primordial importancia estudiar la capacidad de análisis, la resolución de problemas y los diferentes procesos mentales para llegar al cómo del aprendizaje.

Evidentemente, el cognitivismo surgió como contraparte al conductismo, en donde la premisa principal, define que el ser humano es capaz de discernir por cuenta propia bajo los estímulos de la mente las diferentes conductas que adopta. Defiende, que no por el hecho de tener un estímulo externo, debe existir obligatoriamente un aprendizaje o patrón, en donde los seres humanos simplemente no pueden funcionar o reaccionar como los animales.

Se observa claramente un cambio de conducta pero como respuesta de las indicaciones que la mente le da a la persona, no como consecuencia de un estímulo externo.

Una de las teorías relativas del aprendizaje, expone que las personas son capaces de aprender más rápido con estímulos visuales y con palabras, es decir, que una persona es capaz de retener la información mucho más rápido si se le asocian dos elementos de estas categorías. Esta teoría del aprendizaje multimedia, es la expuesta por Mayer, defendida hoy en día por pedagogos y psicólogos como una muy buena alternativa de aprendizaje sobre todo para las edades más tempranas.

Aprendizaje social

Esta teoría, surge, igualmente en contraparte a afirmaciones conductistas no acordes a lo que realmente se considera “prudente”, es decir; que las personas no son sólo capaces de aprender según una conducta adquirida de una consecuencia de sus acciones.

Para un psicólogo canadiense llamado Albert Bandura, no todos los estímulos directos y consecuencias pueden describir los diferentes tipos de aprendizaje. Expone, que sería mucho más complejo que los seres humanos nos basáramos en sólo las experiencias adquiridas por nosotros mismos para obtener aprendizajes significativos, ya que, a través de la observación de terceros se puede llegar al aprendizaje.

Retomando la importancia de crecer en un ambiente sano, los niños, son capaces de repetir conductas con tan sólo observarlas en los demás, mucho más si son adultos los que protagonizan las escenas que posteriormente pueden repetir.

Uno de sus estudios, consistió en grabar a un adulto golpear a un muñeco y mostrar el video a una cantidad de niños, en algún momento no inmediatamente el niño logró repetir la conducta. El mismo lo hará cuando tenga la oportunidad de hacerlo.

Es entonces, que concluye que las personas son capaces de aprender según lo que ya han visto en los demás en lugar de confiar en sus propias conductas.


Un comentario

  1.   BERTHS dijo

    GRACIAS POR DARME UNA LUZ A MI CEREBRO LENANDOME DE APRENDIZAJE MARAVILLOSO DE TODO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.