¿Qué es el test de Raven? Desarrollo y características

¿Qué tan inteligente soy? Es una pregunta que ha generado conflictos internos en el ser humano desde que se estableció el concepto. Sin embargo, la determinación y asignación de un valor de inteligencia no es nada sencillo, puesto que su medición no se trata simplemente de la lectura de un valor en algún instrumento determina. Todo sería muy fácil, si la escala de inteligencia pudiera leerse en forma directa, así como a través de un termómetro leemos el valor de la temperatura en un cuerpo o medio.

La dificultad de la asignación de un valor de inteligencia reside en el hecho de que la inteligencia es un término subjetivo, y no existe un consenso general que se ajuste a todos los ámbitos que abarca.

En forma general, se puede definir la inteligencia como la facultad de la mente para razonar, entender y adquirir algún conocimiento y con el propósito de diseñar mecanismos de medición precisos se han desarrollado las conocidas pruebas cognitivas, y entre ellas se puede resaltar el test de Raven, el cual determina, mediante la aplicación de matrices, el factor g de la inteligencia.

Desarrollo del test

Las pruebas fueron desarrolladas por John Raven con propósitos investigativos; pero este test, en el que no se consideraban como elementos limitantes el nivel de cultura, y el manejo de un lenguaje hablado, se convertiría en una prueba valiosa en el ámbito educativo. Otro aspecto que determinó la gran aceptación del test de Raven, fue la sencillez de su aplicación e interpretación. Con el paso del tiempo, se crearon diferentes versiones, cuyo uso está determinado por la edad y las habilidades del sujeto a examinar.

Mide la capacidad intelectual general (factor g), valiéndose de la comparación de formas y por el razonamiento basado en analogías, independientemente de los conocimientos adquiridos. Por medio de su aplicación se obtiene información sobre la capacidad de pensamiento, obligando a poner en marcha el razonamiento analógico, la percepción y la capacidad de abstracción.

Características del test de Raven

Los test cognitivos fueron desarrollados para medir diferentes, y muchas veces contrastantes factores de la parte cognitiva, las áreas donde se enfoca la medición del desarrollo son por excelencia las siguientes:

  • Habilidad lógico-matemática.
  • Fluidez verbal.
  • Visión espacial.
  • Memoria.

El test de Raven se enfoca en la de medición del razonamiento analógico, la capacidad de abstracción y la percepción.

Uso de matrices

El objetivo fundamental que ha guiado el desarrollo del Matrices ha sido el de proporcionar a los profesionales de la Psicología, de la Psiquiatría y la Neurología, de la Educación y del ámbito de los recursos humanos una prueba de nueva generación con la que poder obtener estimaciones de la inteligencia general de forma rápida, sencilla y precisa. Para ello, se ha tratado de ofrecer respuestas y soluciones eficaces a las necesidades de evaluación de este aspecto en diversos ámbitos profesionales. Entre las aportaciones más relevantes del Matrices a este propósito destacan las siguientes:

  • Estimación de la inteligencia basada en estímulos no verbales
  • Ámbito de aplicación muy amplio, que involucra sujetos son edades comprendidas entre los 6 y los 74 años, lo que permite realizar el seguimiento de una persona durante largos periodos de su ciclo vital empleando una única prueba.
  • Encuentra su mayor utilidad en el área de aplicación de test con fines educativos, ya que constituye un instrumento para valorar los progresos de un alumno, a lo largo de su educación escolar.
  • Trabaja con diferentes niveles, diseñados para ajustarse al nivel de aptitud de diferentes grupos de edad. Son desarrolladas matrices en seis niveles, destinados a evaluar a los escolares en las distintas etapas de su evolución cognitiva.
  • Los test basados en matrices se caracterizan por presentar una correlación positiva en los resultados, lo que determina que se mantenga una tendencia en el veredicto del test que define el nivel intelectual de la persona, sea cual sea el test al que se someta.

Evaluación del factor G

El factor G constituye un artificio desarrollado con el propósito de actuar como medida de la inteligencia general, en la ejecución de investigaciones psicométricas sobre las habilidades cognitivas humanas. Es una variable que condensa diversas correlaciones positivas entre distintas tareas cognitivas y que demuestra que dos individuos pueden compararse partiendo del cómo se desenvuelven en la ejecución de una tarea, incluso cuando la naturaleza de ella es distinta para cada uno.

El factor g se deriva de un artificio estadístico, llamado análisis factorial, mediante el cual es posible la agrupación de variables observables, en un conjunto de variables latentes, las cuales constituyen dimensiones no susceptibles a medición. El uso de este constructo fue extendido por el psicólogo británico Charles Spearman, quien determinó como base del mismo dos elementos, considerados por el psicólogo como determinantes en la inteligencia humana:

  • La capacidad de pensar con claridad en situaciones complejas.
  • El potencial de almacenamiento y reproducción de información.

El factor g, representa el valor predictivo que es usualmente la base, sobre la que se construyen los test psicológicos, ya que tiene la particularidad de dar explicación a la mayoría de las diferencias entre los individuos en el desempeño de diversas pruebas mentales, sin importar el contenido de la prueba.

Test no verbal

En su desarrollo se presentan una serie de 60 placas con imágenes que deben ser interpretadas en forma correcta, a fin de completar las secuencias que se presentan. Se trabaja con patrones que deben ser descifrados por la persona que está siendo evaluada. No se usa el lenguaje escrito, por lo que puede ser implementado en niños que aún no desarrollan habilidades de lecto-escritura.

Pone a prueba la capacidad eductiva

La capacidad eductiva se define como la habilidad para extraer relaciones y correlaciones de una información que se presenta desorganizada y en forma no sistematizada. El test de Raven mide la capacidad para descifrar esas relaciones que no se hacen evidentes a los ojos del observador de forma inmediata.

El desarrollo de esta habilidad se vincula con la capacidad intelectual para la comparación de formas y con el razonamiento analógico, con una total independencia respecto de los conocimientos adquiridos, siendo determinante del funcionamiento cognitivo de alto nivel.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.