¿Cuáles son los tipos de aborto?: métodos, tipos y recomendaciones

Hablar de aborto es sumergirse en un tema muy complejo dada la perspectiva desde la que se aborde, para una gran mayoría mundialmente es un hecho inadmisible por considerarlo un asesinato, para otros está justificado en casos extremos.

Científica y religiosamente se considera la concepción de un ser vivo desde el mismo instante en que un óvulo fecundado se implanta dentro del útero materno, y es aquí donde se han planteado las controversias en relación al aborto. Hay quienes piensan que un feto no es un ser vivo sino hasta que nace y otros que lo es desde  el mismo instante de la implantación en el útero del ovulo fecundado.

Socialmente se ha buscado  hallar una especie de regulación legal y/o científica para enfrentarse al tema según sean las circunstancias.

Se considera un aborto cuando la interrupción del embarazo ocurre antes de que el feto pueda sobrevivir fuera del vientre materno, bien sea de forma espontánea o provocada. Esto lleva a clasificarlo en tres tipos:

Tipos de aborto 

Espontáneo

Se considera espontaneo cuando ocurre naturalmente, sin causa externa expresa para la interrupción del embarazo antes de los 3 a 4 meses aproximadamente.

Durante este periodo de gestación  la mujer debe cuidarse de posibles caídas y hasta de simples resbalones, pues pueden ser causantes de la pérdida del embarazo. De igual manera suele afectar altos niveles de angustias en la gestante, patologías no controladas antes de la concepción tales como  infecciones urinarias, hipertensión, diabetes, sobrepeso, por nombrar algunas.

Existe mayor probabilidad de incidencia en mujeres de avanzada de edad que en las jóvenes.

¿Cuándo se está ante la posibilidad de un aborto espontáneo?

Una vez que una mujer queda embarazada no debe presentar sangrados vaginales, si este caso se presenta aún en pequeñas manchas es un signo de alerta que amerita ser atendido con prontitud. Dolores abdominales tipo cólicos, con o sin sangrado vaginal. Ante cualquiera de estos signos se debe acudir al médico tratante. Cualquier síntoma diferente a los propios del embarazo (vómitos, mareos) debe ser motivo de alerta en pro de un exitoso alumbramiento.

¿Qué se debe hacer ante estos casos?

El médico indicara exámenes de laboratorio especiales (beta GCH cuantitativa) para determinar la continuidad del embarazo, niveles de Progesterona, conteos hematológicos que le permitan descartar y/o controlar anemias e infecciones.

Posibles causas.

Un alto porcentaje se debe a inconvenientes cromosómicos que no permiten el desarrollo embrionario.En muchos otros casos influyen hábitos nocivos en la vida de uno o ambos padres tales como las drogas, el alcohol y el tabaquismo.

En algunos casos pudiera influir la contaminación ambiental, cuando se presentas altos niveles de toxinas en el medio donde se desenvuelve la gestante. Descontroles hormonales, hipertensión, diabetes, sobrepeso, infecciones, etcétera.

Un aspecto de suma importancia a considerar y que tiene incidencia en estos casos, es el factor RH de la madre y el padre. Toda mujer cuyo factor sea RH-  y el padre RH+ debe tener especial consideración médica, en particular luego del primer embarazo.

La sangre está clasificada en cuatro grupos: A,B,AB y O y tipificada en dos tipos ( factor Rh) que son proteínas presentes en las células y clasificadas en + o – según se encuentre presente o no en la superficie de los glóbulos rojos. Si una persona posee esta proteína es Rh + y lógicamente si no la presenta es Rh-. Existe un alto porcentaje de individuos con el factor +, en la unión de una pareja pueden darse las diferentes combinaciones sanguíneas, pero solamente se presenta una incompatibilidad cuando la madre es Rh- y el padre Rh+.

Si el bebé hereda la sangre materna no existe problema alguno, caso contrario es si se hereda la sangre paterna. Al momento del alumbramiento la sangre de la madre y el  niño pudiera entrar en contacto y el organismo materno detectara el factor Rh del niño como un agente extraño y creara anticuerpos en su sistema inmunitario para defenderse de esas proteínas que entran en su cuerpo. Generalmente no existe problema en el primer embarazo ya que ambas sangres no entran en contacto. En  las siguientes gestaciones si pueden presentarse incompatibilidades que afectan la salud del feto hasta el punto de provocar abortos espontáneos o afecciones graves al punto de ser mortales para la criatura una vez haya nacido.

Este aspecto es de suma importancia y su estudio es sumamente amplio, es recomendable a las parejas informarse ampliamente pues debido a su desconocimiento ocurren perdidas de vida que se pudieron evitar

Este tipo de aborto, debe inducir a la mujer a una evaluación médica a fin de establecer sus condiciones de salud para lograr un caso exitoso. En conclusión, si se está ante un posible aborto espontaneo, además del control de la pérdida de sangre, debe guardar reposo absoluto hasta tanto desaparezca la amenaza.

Ante este tipo de abortos las consecuencias para la madre son más emocionales que físicas. Podrá embarazarse nuevamente pero emocionalmente tanto la madre como el padre se enfrentaran a un duelo difícil de superar, aún más si fue un embarazo muy deseado.

Inducido

Es aquel provocado por acciones o agentes externos con la finalidad de interrumpir la gestación.

En este caso  es que se presentan los grandes debates al respecto dada la implicación ética, moral, social, legal y religiosa que contiene para todos los actores que forman parte del acto en cuestión.

En los últimos tiempos existe un alto porcentaje de este tipo de aborto entre las más jóvenes, debido a la actitud con la que llevan su vida sexual. Su actividad amorosa está dada por el momento, no hay planificación responsable en cuanto a la protección para evitar embarazos no deseados  y la solución que haya al “problema” es la más irresponsable, “el aborto”.

Los métodos usados para tal fin varían desde los tan nombrados “te “de hiervas que tienen propiedades abortivas pasando por medios farmacológicos  hasta la práctica quirúrgica.

Recurrir al aborto es una decisión difícil y arriesgada y mucho más si se aborda sin el suficiente conocimiento de las vías a utilizar. El mayor riesgo se corre cuando se decide utilizar bebedizos a base de hiervas y/o otros preparados sin el debido conocimiento de las reales propiedades de los mismos, la concentración en la que se prepara y sin dejar de lado la reacción del organismo ante agentes extraños. Por otra parte, algunas recurren a introducir objetos  dentro de la vagina con el objetivo de provocar hemorragias que conllevan a la interrupción del embarazo y en muchos de los casos hasta su propia vida llegan a perder.

Otro de los métodos es el consumo de medicamentos (píldoras abortivas) usado en las primeras semanas de embarazo.

Aquellas más arriesgadas se someten a prácticas quirúrgicas en clínicas clandestinas e ilegales lógicamente, donde gran cantidad de mujeres corren el riesgo de perder la vida junto a la de sus hijos en manos de personas no calificadas para tales prácticas. En ellas la “paciente” no recibe las medidas de monitoreo de signos vitales necesarias, el instrumental médico puede no ser el apropiado que pueden acarrear hemorragias incontrolables.

Esta práctica es la más penada legalmente a nivel mundial y tiene mayor incidencia en países subdesarrollados.

La decisión de practicarse un aborto es única de la mujer, sin embargo esta puede estar influenciada por diferentes factores, externos principalmente:

  • Entre las adolescentes el temor de enfrentar a sus padres y/o a la sociedad.
  • Dificultades económicas para enfrentar la manutención del bebé.
  • Presiones de la pareja para no asumir compromisos
  • Conflictos psicológicos, temor a la maternidad.

En una mujer esta decisión causa inevitablemente marcas a nivel emocional, por tal razón se debe evaluar más conscientemente la posibilidad de concebir embarazos no deseados a fin de evitar que esos seres inocentes sean los que paguen el “error” con la vida.

Aborto terapéutico.

Es aquel que está indicado por razones médicas cuando en la gestación existan pronósticos de patologías que no permitan el desarrollo de la nueva vida. De igual manera cuando la vida de la madre se encuentre en evidente peligro de muerte ante el avance del embarazo.

Se presentan casos en que tanto la vida de la madre como la del feto corren peligro de muerte. Entre las más frecuente se encuentran:

  • Embarazos ectópicos, implantados fuera del útero, bien sea en las trompas de Falopio o en los ovarios. El desarrollo embrionario romperá el órgano donde se encuentra implantado produciendo gran hemorragia que compromete la ida materna.
  • Ruptura hepática por hipertensión severa no controlada.
  • Insuficiencia renal grave.

Independientemente del tipo de  aborto al que se enfrenta una mujer, en ella quedan un sinfín de emociones que le afectaran de por vida. Este es un tema de evaluaciones muy extensas según desde el punto de vista en el que se enfoque. Aquellas que tuvieron que experimentar abortos espontáneos y/o terapéuticos siempre conservaran un dejo de tristeza ante la pérdida irremediable de un ser deseado. Las que optaron por abortos provocados con intencionalidad quizás vivan con sentimientos de culpa y arrepentimiento. ¿Quién puede saber realmente el sentimiento que les queda? ¿Somos alguien calificado para juzgar?


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.