Tipos de anemia y generalidades relacionadas

En esta ocasión vamos a hablar sobre los tipos de anemia y analizaremos algunos de sus aspectos más relevantes como pueden ser las causas por las que se produce la enfermedad, los síntomas y los posibles tratamientos a los que se puede recurrir para solventar el problema.

Qué es la anemia y características más importantes

La anemia es un tipo de afección a través de la cual el cuerpo carece de la suficiente cantidad de glóbulos rojos, un problema grave ya que son los responsables de aportar el oxígeno a los tejidos en todo el cuerpo.

A continuación vamos a conocer algunos de los aspectos y detalles más destacados de la anemia como las causas a las que se debe, los síntomas, explicaremos la mejor forma de detectar la anemia y por supuesto también hablaremos acerca del tratamiento.

Las causas de la anemia

En cuanto a las causas, hay que partir de la base de que la mayor parte de glóbulos rojos se genera en la médula ósea, un tejido de textura blanda que se encuentra en la parte interior de los huesos, siendo, entre otros, responsable de la formación de las células sanguíneas.

Un glóbulo rojo tiene una vida de entre tres y cuatro meses, de manera que, transcurrido este tiempo, es eliminado del cuerpo a la vez que a través de la hormona eritropoyetina que se genera en los riñones, se informa de nuevo a médula ósea para que produzca un nuevo glóbulo rojo que sustituye al anterior.

Dentro de los glóbulos rojos se encuentra una proteína que se denomina hemoglobina, la cual es la responsable directa del transporte del oxígeno dentro del propio glóbulo rojo.

Cuando una persona padece anemia, básicamente se debe a que sus glóbulos rojos no disponen de la hemoglobina que necesitan.

Una vez que entendemos en qué se basa la anemia, vamos a explicar algunas de las causas más habituales. En primer lugar es importante que entendamos que nuestro organismo necesita determinadas vitaminas, nutrientes diversos y minerales para la producción de los glóbulos rojos. En caso de que exista alguna carencia se puede producir el fallo del que hablábamos anteriormente.

Entre los más importantes se encuentra el hierro, el ácido fólico y la vitamina B 12, de manera que si alguno de estos falla, será inevitable que aparezca la anemia.

En cuanto a razones por las que puede existir carencia encontramos una alimentación deficiente, el haber sido sometido a algún tipo de cirugía en la que se haya extirpado una parte de los intestinos o del estómago, o incluso a cambios en el revestimiento del estómago o intestinos de manera que el modo en que se absorben los nutrientes se ve afectado.

Cabe destacar que existe la posibilidad de heredar la anemia aunque tan sólo en formas determinadas como la talasemia o la anemia drepanocítica, pero también puede aparecer a partir de enfermedades de larga duración o crónicas como el cáncer, la artritis reumatoidea o la colitis ulcerativa.

Otras razones se pueden deber al consumo de determinados medicamentos que presenten la anemia como parte de sus efectos secundarios, la presencia de problemas inmunitarios en el organismo a través de los cuales los glóbulos rojos pierdan su efectividad antes de tiempo, también se puede presentar durante el embarazo, por la existencia de problemas en la médula ósea como leucemia, anemia aplásica, mielomas múltiples, leucemia, linfoma o mielodisplasia.

Y finalmente, en el caso de perder una gran cantidad de sangre o incluso con una pérdida lenta pero constante provocada por el período o por la presencia de úlceras estomacales, también puede desembocar en anemia.

Conoce los síntomas de la anemia

En cuanto a los síntomas de la anemia cabe destacar que se hacen presentes sobre todo cuando hablamos de una anemia intensa, pero básicamente los primeros síntomas que podremos notar serán dolores de cabeza, dificultad a la hora de concentrarnos o pensar, e incluso la sensación de debilidad o cansancio de forma injustificada.

No obstante, si la anemia avanza y empeora, también aparecerán otros síntomas como uñas quebradizas, la esclerótica  de los ojos que se teñirán de azul, sensación de mareo si nos ponernos de pie, palidez en la piel, la aparición del síndrome de pica que como ya sabéis es la necesidad de comer cosas que no son comestibles, la repentina necesidad de comer hielo, dolor en la lengua, e incluso problemas para respirar cuando se está en reposo.

Cómo detectar la anemia

Para poder detectar la anemia se debe proceder en primer lugar a realizar un examen físico a través del cual se estudiará si hay palidez en la piel, si se hace presente la hipotensión arterial, si existe un soplo cardíaco o aumenta la frecuencia cardíaca.

Por otra parte, también se puede proceder a realizar un examen sanguíneo a través del cual se detecten las carencias habituales en el caso de la anemia como es el conteo de reticulocitos, cálculo de los niveles sanguíneos de hierro, ácido fólico y vitamina B 12, cálculo de otras vitaminas y minerales, y conteo de glóbulos rojos así como del nivel de hemoglobina.

El tratamiento de la anemia

En cuanto al tratamiento de la anemia siempre se orientará en función de la razón por la que se produce, es decir, es un tipo de problema que hay que atacar de raíz, ya que de lo contrario no se podría solventar.

En ese caso se puede proceder desde la receta de suplementos de hierro, ácido fólico, vitamina B 12 y otros minerales y vitaminas, hasta recurrir a las transfusiones de sangre, recetar eritropoyetina para fomentar la producción de glóbulos rojos, o también corticoesteroides que ayuden a inhibir el sistema inmunitario.

Tipos de anemia

Como hemos podido comprobar, la anemia se presenta en múltiples formas y se debe a diferentes causas, de manera que debemos aprender también todos los tipos de anemia que se pueden presentar, los cuales son los siguientes:

  • Anemia aplásica idiopática: empezamos por la anemia aplásica idiopática que es la anemia que se genera a partir de un daño en las células madre de la sangre, de manera que se reduce la producción tanto de glóbulos rojos como de plaquetas y de glóbulos blancos.
  • Anemia drepanocítica: este tipo de anemia nace a partir de la producción de hemoglobina S, un tipo de hemoglobina anormal que cambia la forma de los glóbulos rojos, dificulta el transporte del oxígeno, se queda frecuentemente atascada en los vasos sanguíneos, y se destruye con mucha facilidad.
  • Anemia ferropénica: en cuanto a la anemia ferropénica es una carencia de glóbulos rojos sanos debido a la falta de hierro para su producción. Cabe destacar que se trata de la principal forma de anemia.
  • Anemia hemolítica: la anemia hemolítica es un tipo de anemia en la que los glóbulos envejecen antes de lo normal, es decir antes de los 90 días mínimos de vida que deben tener.
  • Anemia megaloblástica: la anemia megaloblástica se basa en la carencia de vitamina B 12 y ácido fólico. Se trata de una anemia macrocrítica que nace de la inhibición de la síntesis de ADN en el momento de la producción de los glóbulos rojos, siendo incapaz de pasar de la fase G2 de crecimiento a la mitosis. Esto hace que la célula siga su crecimiento sin que pueda dividirse, lo cual da lugar a la aparición de la macrocitosis.
  • Anemia perniciosa: es un tipo de anemia que se produce cuando los intestinos no pueden absorber de forma adecuada la vitamina B 12.
  • Anemia por deficiencia de B12: es un tipo de anemia que se basa en la carencia de los suficientes glóbulos rojos en buen estado de salud debido a la carencia de esta vitamina.
  • Anemia por deficiencia de folato: se trata de un tipo de anemia basada en la disminución de la cantidad de glóbulos rojos por la falta de folato, que no es ni más ni menos que un tipo de vitamina B que se conoce más popularmente como ácido fólico.
  • Anemia por enfermedad crónica: esta anemia es la que se hace presente en personas que padecen determinadas afecciones crónicas.
  • Talasemia: y terminamos con la talasemia que es un tipo de anemia que se produce a partir de la destrucción de grandes cantidades de glóbulos rojos y es de tipo hereditario. Tiene lugar debido a la producción de una forma anormal de hemoglobina, de manera que podemos encontrar dos tipos principales de talasemia que son la talasemia alfa que tiene lugar cuando los genes que están relacionados con la proteína globina alfa faltan o han mutado, y la talasemia beta que se presenta cuando se producen defectos genéticos que puedan afectar a la producción de la proteína globina beta.

Con estos datos esperamos que a partir de ahora entendáis mejor qué es la anemia y sobre todo conozcáis los distintos tipos de anemia que nos pueden afectar y las características de cada una de ellas, de manera que no sólo tengáis la capacidad de identificarlas, sino también de conocer los distintos procesos que se llevan a cabo para su tratamiento.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.