Saltar al contenido

Cuáles son todos los tipos de bulimia

Cuáles son todos los tipos de bulimia

Vamos a conocer todos los tipos de bulimia, pero sobre todo indagaremos en este trastorno alimentario que afecta a una mayor cantidad de población de lo que podemos estimar, muy especialmente en la sociedad occidental debido a la aparición de un tipo de distorsión de la realidad relacionada con nuestra imagen corporal.

Cuáles son todos los tipos de bulimia

Qué es la bulimia

La bulimia, también conocida como bulimia nerviosa, es un trastorno psicológico y alimentario a través del cual el paciente adquiere unas costumbres alimenticias poco saludables para su organismo, optando por aumentar el consumo o incluso por sustituir los alimentos saludables por otros que contienen una mayor cantidad de calorías así como grasas saturadas y productos poco beneficiosos.

Básicamente, una persona que padece bulimia se define por preocuparse en exceso por su imagen corporal y por su peso, de manera que establece un control obsesivo sobre él mismo además de que es frecuente que pierda el control a la hora de ingerir alimentos.

Cabe destacar que esta enfermedad es más frecuente en occidente y, aunque afecta a personas de todas las edades y de ambos sexos, es mucho más habitual durante la adolescencia (aproximadamente entre los 16 y los 24 años) y muy especialmente en mujeres, y es que cabe destacar que hablamos de alrededor de un 90% de los casos mientras que el 10% restante correspondería a hombres.

Los síntomas de la bulimia

En cuanto a los síntomas, podríamos destacar tanto los físicos que padece el paciente como los que pueden percibir las personas que hay en su entorno y que se deben a los cambios de comportamiento de la persona afectada.

Por ejemplo, una persona con bulimia se pega grandes atracones a comer pero no siente placer con ello, además de que es habitual que intente hacerlo a escondidas del resto de personas. Esto significa que durante las comidas normales del día y que comparte con otras personas de la familia o con amigos, habitualmente opta por comer de una forma más adecuada, mientras que los atracones los reserva a los “picoteos” entre horas.

Además, también es importante entender que no sólo no siente satisfacción con la ingesta de comida, sino que además también es frecuente el arrepentimiento y el sentimiento de culpa, además de que en todo momento es consciente de que tiene un problema, pero hace todo lo posible por ocultarlo al resto de personas de su entorno.

También es habitual que la persona pase a tener un comportamiento más impulsivo y que aumente su sociabilidad. Por otra parte veremos que comienza a obsesionarse con las dietas y presenta cambios de humor poco habituales en su personalidad.

Cabe destacar que en la actualidad prestamos más atención a los problemas que producen pérdida de peso, de manera que la bulimia suele pasar más desapercibida o se tarda más en detectar, ya que un ligero aumento de peso no tiene porque ser nada preocupante siempre y cuando no sea continuo.

Entre los síntomas físicos que podemos destacar, es habitual que en la paciente padezca de dolores abdominales y problemas gástricos en general así como cefaleas, a la vez que suelen tener una apariencia más cansada y débil de lo habitual.

También son frecuentes las náuseas que a menudo vienen motivadas por los problemas gástricos, así como existe una mayor tendencia a hinchazón en los pies y las manos.

Por otra parte también se producen hemorragias intestinales leves, algo que es más complicado de observar por parte de la familia pero que debemos tener en cuenta que puede ser un indicativo de la presencia de la enfermedad o trastorno.

Otro detalle que puede ser interesante conocer es el hecho de que las personas bulímicas suelen también tener otras adicciones como puede ser a los fármacos, al tabaco, alcohol, drogas, etcétera.

A qué se debe la bulimia

Por supuesto también nos preocupan las razones por las que se produce la bulimia, ya que son precisamente las que nos van a ayudar a prevenirla. Bbásicamente tenemos las causas genéticas, las psicológicas y las sociales.

Cuáles son todos los tipos de bulimia

En cuanto a las genéticas parece ser que existe una mayor probabilidad de padecer la enfermedad en aquellas personas que han tenido antecedentes familiares. Sin embargo, el problema es que en este sentido es bastante complicado sacar una conclusión debido a que no se puede establecer claramente si la razón se debe a una herencia genética o por contra se basa en que esta persona está aprendiendo algunas de las costumbres que han podido quedar en la familia relacionadas con la persona que la padecía. También cabe destacar que estamos hablando de un trastorno que se está teniendo en cuenta en la actualidad, de manera que hay muchas probabilidades de que se hayan presentado multitud de casos pero no hayan sido diagnosticados, lo que significa que estas costumbres han podido ir pasando de generación en generación y son aceptadas como válidas.

En cuanto al aspecto psicológico, generalmente las personas que padecen bulimia también presentan otros tipos de trastorno de personalidad, todo ello motivado fundamentalmente por la baja autoestima que es la que hace que la personalidad de la paciente se ha más débil. No obstante, también se presenta ante otras situaciones como por ejemplo mujeres que han vivido experiencias violentas entre las que destacan los abusos sexuales.

Finalmente tenemos las causas sociales que básicamente podrían entrar en combinación con lo que se entiende podría ser una causa familiar o genética, pero en este caso nos extendemos más teniendo en cuenta la sociedad y el entorno en el que la paciente se está desarrollando. Por ejemplo, es muy habitual recibir críticas en nuestro entorno en relación con el peso, ya sea en un sentido o en otro, como aquellas personas que ante un caso de obesidad siguen diciendo que estás delgado o viceversa.

Y dentro del aspecto social es muy importante tener en cuenta que hay profesiones en las que existe una mayor tendencia debido a que primar la belleza como característica por la que la paciente es contratada, como por ejemplo el ser un personaje público, una modelo o en general una persona que a menudo está de cara al público y que se obsesiona en cuidar su imagen y en la percepción que tienen terceros sobre ella.

Clasificación de los tipos de bulimia

Básicamente tenemos dos tipos de bulimia que es la bulimia purgativa y la bulimia no purgativa.

La bulimia purgativa

La más frecuente es la bulimia purgativa en la que destaca la utilización de productos o métodos físicos para provocar el vómito tras la ingesta de alimentos debido a la aparición del miedo a engordar.

Además de ser el tipo de bulimia más frecuente, también es la más peligrosa, ya que existe una mayor obsesión por perder peso a la vez que se distorsiona mucho más la imagen de uno mismo, de manera que todo esto sumado a la posible existencia de otro trastorno de personalidad, hace que a menudo aumenten los pensamientos obsesivos a la vez que también se tiende a adoptar ideas erróneas en relación con el organismo, pensando que las técnicas utilizadas son las positivas y beneficiosas para alcanzar su objetivo.

Cabe destacar que esto hace que sea mucho más complicado conseguir sacar a estas personas de la situación, con lo cual, cuanto antes se pueda detectar y poner en tratamiento, ligeramente aumentaremos las posibilidades de obtener buenos resultados pero sobre todo evitaremos lesiones mayores.

La bulimia no purgativa

Y con menor frecuencia tenemos la bulimia no purgativa que se presenta en alrededor del 10% de las personas afectadas por la enfermedad.

En este caso, en lugar de proceder a vomitar, lo que se hace es recurrir a dietas estrictas, no desayunan, y a la vez también aumentan considerablemente la práctica de ejercicio físico, optando por aquellos que son de una mayor intensidad.

Sin embargo, a la vez tiene un efecto rebote, es decir, si no desayunan, adoptan una dieta de pocas calorías y practican ejercicio físico de gran intensidad, automáticamente su cuerpo les va a pedir que coman, de manera que empezarán a sentir un hambre que no podrán controlar con lo que al final se acabarán pegando el atracón.

Por supuesto, es común con el otro tipo de bulimia el hecho de que aparezcan remordimientos posteriormente, pero cabe destacar que este tipo de bulimia es bastante menos peligrosa debido a que causan menos lesiones en el organismo, aunque evidentemente, si no se trata lo antes posible, al final puede llegar a suponer un riesgo importante para la salud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Comentarios (2)

Cginguen a su madre ustedes y su puto spam

Responder

que pena este tipo de comentario grosero dice la calidad de gente que es con las palabras vulgares que usa
si no le interesa este tema simplemente no lo lea ni vea.
pero no falte respeto a otros que si nos interesa saber de los diferentes males o enfermedades
bueno el tema orque tenemos familiares
.

Responder