Tipos de inteligencia existentes y sus características

La inteligencia puede definirse como aquella capacidad de la mente que permite a los individuos procesar la información que adquieren, interpretarla, analizarla, formular teorías y estrategias a partir de ellas, tomar decisiones y aplicarlas en diferentes aspectos de la vida. Este concepto, por supuesto, se queda corto ante la amplitud de los verbos implicados en el mismo. Es por ello, precisamente, que muchos autores se han enfocado en clasificarla. En el siguiente artículo conocerás los diferentes tipos de inteligencia, de acuerdo a las teorías más aceptadas: la de Garner y la de Sternberg.

Descubre los tipos de inteligencia

A lo largo de nuestra vida, conoceremos personas que presentan ciertas habilidades en determinados aspectos, mientras que en otros parecen ser fatales. Esta situación puede agravarse, o hacerse evidente ante lesiones en ciertas zonas del cerebro, y la teoría de Gardner resulta excelente para dar explicación a esto.

Por otro lado, Sternberg ofrece una clasificación más reducida, basada en la caracterización del desempeño, en la capacidad de producir resultados.

Teoría de las inteligencias múltiples de Gardner

Según Howard Gardner, un reconocido doctor en psicología de la Universidad de Harvard, existen nueve tipos de inteligencia, basados en una determinada rama neurológica del cerebro. Estos se describen a continuación:

Inteligencia lógica-matemática

La inteligencia lógica matemática es aquella que permite trabajar de manera hábil con los números, y además, hacer buen ejercicio de la lógica. Es aquella que se desarrolla en mayor proporción en profesiones asociadas a la ciencia, como es el caso de la ingeniería y los matemáticos puros. Es a través de la capacidad de razonamiento y al buen uso de los números que los científicos logran probar las hipótesis que formulan.

Por ello, el aprendizaje de las personas con mayor inteligencia lógica-matemática se lleva a cabo por medio del uso de números, a partir de formulaciones basadas en la lógica, y de manera general, trabajando con elementos abstractos.

De acuerdo a todo lo planteado hasta el momento, no es de extrañar que las actividades más usuales entre individuos este tipos de inteligencia sean la solución de enigmas. Cuestionarse una y otra vez cualquier información que obtengan preguntándose el cómo y por qué de los hechos; y, si fuera posible, comprobar estos por sí mismos a través de la matemática.

Inteligencia verbal-lingüística

Este tipo de inteligencia representa la habilidad para el empleo de las palabras de manera eficaz, bien sea de manera oral o escrita.

Las personas que han desarrollado la inteligencia verbal-lingüística tienden a comprender mejor su entorno a través de debates, escuchando, a través de lecturas y también de la escritura. Quizás es por ello que sus actividades favoritas suelen ser estas.

Entre las habilidades más resaltantes que brinda este tipo de inteligencia, se pueden mencionar:

  • Capacidad de leer y comprender de manera rápida.
  • Memoria ágil.
  • Facilidad para expresarse de manera escrita, sin errores ortográficos ni gramaticales.
  • Habilidad para la narración de historias.

Inteligencia visual-espacial

La inteligencia visual-espacial es aquella que permite al individuo crear sus propias imágenes mentales, y representarlas en dos o tres dimensiones. Esta nos permite entonces crear u obtener, a partir de elementos externos, imágenes que pueden ser codificadas para su transformación en información gráfica (mapas, esquemas, gráficos de diferente tipo, diagramas, planos, cuadros, entre otros).

En vista de esto, para su aprendizaje suelen emplear colores, formas y diferentes imágenes que visualizan e interpretan en su mente. La inteligencia visual es la empleada por los artistas plásticos para crear sus obras, por los inventores y por los científicos para la creación de sus teorías. También destacan en profesiones como pintores, escultores, diseñadores, arquitectos, pilotos, marineros, puesto que la base de estas es la observación y la creación a partir de ella.

De hecho, las actividades asociadas a este tipo de inteligencia son principalmente: mirar detenidamente, diseñar, dibujar y construir. Además, quienes la desarrollan en mayor medida, tienden a invertir parte importante de su tiempo en soñar despiertos.

Entre las habilidades típicas que presentan las personas que desarrollan este tipo de inteligencia, se encuentran:

  • Facilidad para interpretación de mapas y diferentes tipos de gráficos.
  • Elevada capacidad imaginativa.
  • Facilidad para armas rompecabezas.

Inteligencia corporal-cinética

También es conocida como inteligencia física o cinestética, y como su nombre lo indica, se trata de aquella que favorece el desarrollo de cualquier habilidad relacionada con el cuerpo y las manos. Quienes la poseen, suelen exhibir rasgos y comportamientos característicos de armonía entre la mente y el cuerpo.

Como es de esperar, las profesiones que más encajan en la inteligencia corporal-cinética son las relacionadas con el deporte profesional, las danzas y otras manifestaciones del arte como la actuación. Sin embargo, debido a que puede referirse también a la destreza con las manos, entran aquí los médicos cirujanos, pilotos de aviones, mecánicos, artesanos y joyeros.

Este es uno de los tipos de inteligencia más evidentes, puesto que los cuerpos de las personas que la desarrollan tienden a exhibir rasgos característicos del ejercicio de alguna actividad específica, bien por su forma y/o sus movimientos. Es así como los atletas, por lo general, poseen músculos y anatomías muy ejercitadas; y algunos actores pueden ser muy expresivos mediante gesticulación facial y a través de las manos.

Entre las habilidades más resaltantes de estas personas se pueden mencionar:

  • Flexibilidad corporal.
  • Coordinación del movimiento.
  • Percepción de medidas.
  • Precisión.

Inteligencia intrapersonal

La inteligencia intrapersonal, como su nombre lo indica, está relacionada con la percepción y visión de sí mismo de cada individuo, lo cual también influirá en el desarrollo de las capacidades para dar rumbo y sentido a la vida propia.

Esta favorece la reflexión sobre la identidad del ser propio, sobre los objetivos de la vida y el sentido de la existencia misma. Es por ello que algunas profesiones asociadas a esta sean la filosofía, psicología, sociología y teología, entre muchas otras.

Los individuos con inteligencia intrapersonal pueden y prefieren trabajar solos, llevando a cabo las diferentes actividades en las que se embarcan a su propio ritmo. Disfrutan de la reflexión y de la posesión de un espacio íntimo para la misma.

En lo que respecta a sus habilidades, por lo tanto, no debe sorprender que destaquen en el autoconocimiento, pudiendo reconocer en sí mismos sus virtudes y sus defectos, llevando cabo además la autocrítica. Esto les permite establecer sus propias metas y trabajar de manera individual para cumplirlas.

Inteligencia interpersonal

La inteligencia interpersonal es aquella que se manifiesta en la facilidad del relacionamiento con otras personas, lo cual comprende el entendimiento de las mismas y la capacidad para trabajar con ellas.

La principal característica de las personas con este tipo de inteligencia es la empatía, que es la capacidad de ponerse en el lugar del otro y entender su forma de pensar o actuar, aun cuando no se esté de acuerdo con ella. Es así como estos individuos pueden observar determinados elementos en los demás, como el tono de voz, la postura y la gesticulación, e interpretarlos de manera acertada. Y no solo esto, sino que a partir de ello, tienen la capacidad de responder a ellos en forma eficiente.

Este es uno de los tipos de inteligencia más importantes, puesto que el ser humano vive en constante contacto con otros individuos, y resulta prácticamente inevitable relacionarse con otros. Para que este proceso se dé de manera agradable, es necesario el desarrollo de la empatía.

Por lo tanto, las personas empáticas tienen habilidades para:

  • Entender a las personas.
  • Liderar grupos.
  • Organización.
  • Comunicación efectiva.
  • Ventas y comercio en general.

Inteligencia musical

La inteligencia musical puede definirse de una manera sencilla como la capacidad que permite la expresión a través de elementos o formas musicales. Se manifiesta como una sensibilidad y facilidad para aprender melodías rápidamente, recordarlas, interpretarlas, modificarlas manteniendo un excelente sentido del ritmo.

Esta también está asociada a otros tipos de inteligencia, como la lingüística, en vista de habilidad para la composición de letras; la espacial, puesto que debe tomar en cuenta el alcance de los sonidos en determinados lugares; la corporal, puesto que uno de los componentes principales de la expresión musical es la interpretación. Y aunque parezca poco creíble para otros, la inteligencia musical también está muy relacionada con lógico-matemática, puesto que la composición está basada en relaciones numéricas, y está guiada también por un sentido de lógica.

De hecho, puede acotarse que algunos estudios han asegurado que a través del ejercicio de alguna disciplina musical, las personas suelen mejorar en otros aspectos de la vida, como el aprendizaje de otros idiomas, de las matemáticas, la atención durante la lectura, entre otros. Además, esto favorece ciertas capacidades cerebrales como la concentración y la memoria.

Entre las profesionales con estas habilidades se encuentran los músicos, como era de esperarse, especialistas en cualquier instrumento o en el canto. Sin embargo, también aquellos pocos conocidos en la cultura popular como los ingenieros de sonido y los afinadores.

Es importante resaltar que, a diferencia de los otros tipos de inteligencia, la musical requiere estimulación para su desarrollo eficiente. De esta forma, podemos resaltar algunas de las habilidades que caracterizan o perfeccionan las personas en este caso:

  • Tocar un instrumento musical.
  • Composición musical.
  • Facilidad para el aprendizaje del lenguaje musical.
  • Interpretación.
  • Dirección de conjuntos musicales y orquestas.

Inteligencia naturalista

Es también conocida como inteligencia ambiental, y es aquella que permite relacionarse y desarrollar sensibilidad hacia la naturaleza y todos sus componentes. Esto trasciende el hecho de sentir aprecio por los animales o las plantas, y comprende también la capacidad de percibir  y entender las relaciones entre ellos con su entorno, pudiendo a su vez identificar semejanzas y diferencias.

Este tipo de inteligencia es común en profesionales como médicos, biólogos, veterinarios, ingenieros agrónomos e ingenieros ambientales, guardabosques, agricultores y ganaderos, entre muchos otros. Para ejercer sus tareas deben presentar un alto grado de conocimiento y sensibilidad hacia los diferentes elementos de la naturaleza. A pesar de ello, también ha sido relacionada con la inteligencia lógico-matemática y la visual-espacial, ya que existen elementos similares entre ellas, con lo cual también pueden incluirse profesiones como la de científico e investigador.

Inteligencia espiritual

El concepto de la misma ha sido motivo de discusión entre otros especialistas del área, puesto que la consideran como una extensión de la inteligencia intrapersonal. Sin embargo, aquí se ha presentado apartada de la misma para poder diferenciarla, y explicarla a detalle.

Antes de definirla, resulta importante explicar qué significa espiritual. Es un adjetivo que indica interés por la trascendencia de la humanidad; es decir, las consecuencias de sus acciones y su comportamiento en general sobre sí mismo, y sobre su entorno, no solo partiendo de manifestaciones materiales, sino dando importancia a la esencia.

La inteligencia espiritual, también conocida como existencial, por lo tanto, se define como la capacidad de percibir y reflexionar desde el punto de vista espiritual de la vida. Comprende una habilidad para ubicarse y reconocerse en universo repleto de otros seres, y a través de diferentes experiencias como el amor, reflexionar acerca del sentido de la vida y el final de la misma tanto desde el punto de vista físico como del psicológico.

Teoría triárquica de la inteligencia de Sternberg

Por su parte, Robert Sternberg propone otros tipos de inteligencia en una teoría triárquica, es decir, de tres partes. Estas se explican a continuación:

Inteligencia analítica

La inteligencia analítica se define como aquella que le confiere al individuo las capacidades para procesar la información que adquiere, para de esta manera aplicarla posteriormente no solo en el campo al que pertenecen, sino también en otros aspectos de la vida cotidiana.

Sternberg plantea además tres puntos clave de los procesos mentales que incluyen en el procesamiento de la información:

  • Componentes de la adquisición del conocimiento: Estos permitirán el aprendizaje a partir de hechos nuevos.
  • Componentes del desempeño: Estos conformarán las estrategias, técnicas y herramientas para la solución de problemas.
  • Componentes metacognitivos: Estos permitirán la selección de estrategias para cada situación, y el monitoreo del desempeño de las mismas para conseguir el éxito.

Por lo tanto, la inteligencia práctica es aquella que favorece a los procesos mentales que influyen en el desempeño académico, puesto que estimulan el verdadero aprendizaje, a largo plazo, y ejercitan la memoria y la capacidad de raciocinio, lo cual tiene peso también en el ámbito laboral.

Inteligencia creativa

La inteligencia creativa se refiere a la forma en que algunos individuos manejan situaciones cotidianas y situaciones novedosas. Es también conocida como la inteligencia productiva.

Explicado de una manera más sencilla, puede decir que se existen personas con una capacidad de adaptación muy desarrollada, las cuales son capaces de aprender y realizar trabajos rutinarios de manera muy eficiente a través de un mismo método. Por otro lado, existen aquellas personas que tienen la capacidad de solventar situaciones rutinarias  novedosas de manera diferente, innovadora. La inteligencia creativa es más alta en estas últimas.

Por lo tanto, a pesar de que surge de los conocimientos ya adquiridos y de la manera de pensar propia de cada individuo, este es uno de los tipos de inteligencia que no se basa únicamente en la reproducción, sino en la producción. De hecho, es considerada la inteligencia del futuro, puesto que a partir de ella se originan estrategias, mecanismos, herramientas y una cantidad de objetos nuevos, que impulsan el desarrollo tecnológico, e incluso de la mentalidad.

Las personas con un alto nivel de inteligencia creativa se caracterizan por la combinación de los elementos conocidos; el establecimiento de semejanzas o relaciones entre cosas que parecen diferentes, y sin duda alguna, por la originalidad. Además de estas, pueden observarse en estos individuos otros rasgos como:

  • Amor al trabajo propio.
  • Tolerancia ante los errores.
  • Necesidad y deleite en pensamientos profundos.
  • Insatisfacción, dificultad para sentirse realizado.
  • Valor para expresar su creatividad.

Inteligencia práctica

La inteligencia práctica se refiere a la capacidad de adaptación de un individuo ante los estatutos de una situación determinada. Las personas que la desarrollan, tienden a evaluar rápidamente las exigencias de la situación que atraviesan (expectativas y necesidades de las partes involucradas), las habilidades necesarias para satisfacer o solventar las mismas, y la aplicación de estrategias eficaces para cumplir los objetivos. Su desarrollo  se basa prácticamente en la adquisición de experiencia.

La inteligencia práctica se caracteriza por la versatilidad. Esto es, que los conocimientos que maneje una persona, deberá llevarlos a la práctica, adaptándolos al contexto en el que se encuentre en un momento determinado. Esta representa la aplicación de las habilidades desarrolladas a partir de la inteligencia analítica y creativa, pues de nada sirve conocer demasiado si no se es capaz de aprovechar dicho conocimiento para la productividad.

Como vemos, el campo de las capacidades cognitivas del ser humano es bastante amplio, y existen, además de las mencionadas, una gran cantidad de teorías que intentan explicar el funcionamiento de la inteligencia. Esperamos que este artículo haya sido de utilidad; si deseas compartir tu opinión sobre el mismo, puedes hacerlo dejando un comentario más abajo.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.