Saltar al contenido

Estos son los tipos de organización que debes conocer

En función de las necesidades, cualidades y otros aspectos relacionados con la persona o la entidad a la que representa, existen distintos tipos de organización que deben ser conocidos por todos vosotros para poder adaptarnos a aquel o aquellos que se adecuen más a cada caso en particular.

Estos son los tipos de organización que debes conocer

La organización formal

La organización formal es un tipo de organización en la que se detallan las tareas de cada uno de los miembros que participan en el grupo o sociedad, de manera que existe un líder que será el encargado de indicar los pasos que se llevarán a cabo, al cual todo el resto del grupo deberá rendir cuentas, mientras que él tendrá la responsabilidad de conseguir que todo llegue a buen cauce, alcanzando los objetivos y llegando al éxito a partir de la toma de decisiones correctas.

No obstante, este tipo de organización generalmente tiene unos límites bastante definidos, de manera que de forma habitual se puede anticipar bastante con lo que las decisiones pueden ser consensuadas con otros expertos e incluso permiten crear una norma general para la evolución de los proyectos. Pero siempre es esencial que tengamos en cuenta que todo el grupo deberá responder ante su trabajo individual para la consecución de los objetivos indicados.

La organización funcional

En este caso es una remodelación de la organización lineal que veremos un poco más adelante, de manera que cada subordinado transmite la información a su jefe superior y a todos aquellos que estén centrados en una especialidad determinada.

Básicamente hablaríamos de una organización lineal pero especializada, de manera que se basa en el conocimiento para que se puedan gestionar las ideas y los procesos de la forma más correcta y coherente que sea posible. De esta forma no existe una decisión centralizada, sino que las decisiones se toman en base a la especialidad de cada uno de los superiores, de manera que la responsabilidad final caería en el superior de cada una de esas especialidades pero no tendría por qué recaer en el superior principal de todo el organigrama empresarial, social, etc.

La organización lineal

La organización lineal es aquella que tiene una forma piramidal, de manera que existe una autoridad principal y superior que será a la que deberán responder todos los subordinados.

En cualquier caso, cada subordinado tendrá tan sólo un jefe, de manera que tan sólo recibirá órdenes de él, estableciendo una organización con un seguimiento muy específico y ordenado.

De igual manera, la información se transmitirá desde cada subordinado a su superior, el cual se encargará de centralizarlas siempre en línea ascendente.

La organización mediante Comité

Este tipo de organización es una mezcla de la organización lineal y la organización staff, la cual, como veréis un poco más adelante, es a su vez una mezcla entre la organización lineal y la organización funcional, de manera que se crea un Comité el cual recibe un asunto que deberá estudiar. Dentro de este Comité existen diversos órganos de administración.

Cabe destacar que, en función de las funciones administrativas, funciones técnicas, funciones de asesoramiento y el estudio de problemas, podemos resaltar que existen distintas clases de comités.

Estos son los tipos de organización que debes conocer

Este comité no tiene por qué ser órgano que pertenezca a la estructura de la organización, y puede tener carácter formal, carácter informal, carácter temporal o carácter permanente.

En el caso del carácter formal es cuando está integrado dentro de la estructura de la empresa, contando con autoridad así como con obligaciones determinadas. En cuanto al comité informal se trata de una persona que quiere realizar un estudio o tomar una decisión sobre un problema determinado.

El comité temporal es aquel que actúa en el momento en el que se realiza un estudio de un problema determinado por un plazo de tiempo corto, mientras que el Comité permanente es un tipo de comité formal que tiene carácter permanente como su propia palabra indica.

Los comités se pueden incluir en una gran cantidad de actividades diferentes, ya que tienen como objetivo llegar a una conclusión verdadera en base a la información que reciben, la cual debe ser variada y sobre todo analizada de forma objetiva. Aunque habitualmente existe una persona más cualificada para la toma de decisiones, en determinados comités se puede incluso contar con varias de ellas en caso de que sea necesario.

La organización staff

En cuanto a la organización staff, hablamos de un tipo de organización en la que se mezclan la organización lineal y la organización funcional, ambas descritas anteriormente en este mismo artículo.

Existe una autoridad lineal y principio escalar, pero también una asesoría de manera que cada órgano pasa la información a un único superior, pero habrá sido asesorado por un equipo especializado perteneciente a otros órganos.

En este caso debe existir una separación evidente entre los órganos ejecutivos y los órganos asesores, ya que de otra forma los primeros podrían influir en la toma de decisiones o en la asesoría de los segundos, lo cual evidentemente haría que la organización staff se convirtiese en la conocida como organización lineal, puesto que estos asesores lo tendrían una funcionalidad determinada.

Es muy importante tener en cuenta en estos casos que existen empresas o incluso asociaciones, grupos políticos, etc. que buscan una imagen en la que exista la figura del asesor, pero el problema es que en realidad, dicha figura no tiene valor alguno, ya que no se presenta esta separación que hemos mencionado anteriormente, por lo que de cara al público se ofrece una imagen que en realidad dista mucho de la verdad.

Con esto terminamos nuestra clasificación a través de la cual podéis conocer todos los tipos de comités que podemos encontrar en la actualidad, y por supuesto debéis tener en cuenta que os hemos hecho un resumen desde una perspectiva general, de manera que ya queda en cada uno de vosotros el profundizar más con el objetivo de entender tanto las ventajas como los inconvenientes de cada uno de estos sistemas.

Por supuesto, también es importante que analicéis aquellos casos en los que es mejor adoptar un tipo u otro de comité, llegando a una conclusión válida y sobre todo desde una perspectiva objetiva.