Tipos de pensamientos, ¿Cuáles son y cómo se utilizan?

Existen diversos tipos de pensamientos que las personas solemos tener en determinadas ocasiones. Entre ellos están el lógico, analítico, creativo o instintivo; así como también una gran variedad de ellos que expondremos a continuación en esta entrada.

A pesar de que cada persona tiene diferentes formas de pensamiento. Sin embargo, todos somos capaces de aplicar cada uno de ellos según los resultados que deseamos conseguir. Por lo tanto, es importante conocer cuáles son los pensamientos existentes y además, aprender a desarrollarlos para aumentar nuestras capacidades cognitivas.

Pensamiento lógico:

La lógica se basa en el desarrollo de nuevas ideas a través de ideas ya existentes, siguiendo un camino conformado por un grupo de reglas de acuerdo al sistema lógico establecido en el medio. El razonamiento lógico se da a través de tres mecanismos: deducción, inducción y analogía, los cuales se explican a continuación:

Pensamiento deductivo:

La forma más típica de razonamiento es la deducción, la cual se basa en la obtención de una conclusión a partir de premisas generales. Se le considera un proceso discursivo, ya que es mediato, esto quiere decir que a partir del razonamiento se obtendrá una conclusión por medio de la premisa general, a través de una serie de pasos lógicos y un proceso descendente porque que va de algo general a algo específico.

Un ejemplo típico para explicar este tipo de pensamiento es el siguiente:

  • Premisa 1: Todos los hombres son mortales.
  • Premisa 2: Aristóteles es un hombre.
  • Conclusión: Aristóteles es mortal.

De hecho, fue precisamente el filósofo griego Aristóteles el cual sentó las bases sobre las que se rige el pensamiento deductivo asociándolo directamente con la lógica, área en la que se le conoce como silogismo.

El pensamiento deductivo es sumamente útil en lo que respecta al desarrollo de habilidades científicas, ya que promueve el entendimiento de fenómenos específicos a partir de las leyes que rigen a los mismos. De igual forma, partiendo de las bases o principios conocidos, intuir y determinar las consecuencias desconocidas de los mismos.

El razonamiento a partir de la deducción, es la base de las ciencias exactas no experimentales, y se emplea especialmente en las matemáticas, geometría y lógica, las cuales se basan en demostraciones a partir de conocimientos generales. Tenemos, por tanto, que el objeto de la deducción es la demostración, que es la base de las ciencias.

Nota: Es importante resaltar que, a pesar de que las conclusiones obtenidas bajo este tipo de razonamiento se basen en premisas generales, su validez podría ser discutible dependiendo de la naturaleza y veracidad de estas últimas.

Pensamiento inductivo

El pensamiento inductivo, también denominado silogismo inductivo, consiste en la elaboración de conclusiones más generales que los datos de los cuales se parte; los cuales tienen la característica de ser particulares.

Si se tiene una cantidad de muestras con una tendencia en común, entonces se infiere que otras muestras (o todas las muestras de ese tipo) arrojarán resultados similares. Por ende, el pensamiento inductivo es la base para la comprobación de hipótesis.

La inducción es un tipo de razonamiento que se basa en considerar el conocimiento como la suma de todas las partes, es decir, como una acumulación de información. Su aplicación es frecuente en las ciencias naturales y las ciencias sociales o en la estadística aplicada a investigaciones científicas; así como en leyes experimentales, puesto que las mismas se basan en la repetición de varios acontecimientos específicos para establecer patrones generales.

Para asegurar el entendimiento del principio del pensamiento inductivo se presenta el siguiente ejemplo:

  • Premisa 1: El estudiante A, el estudiante B y el estudiante C son muy inteligentes.
  • Premisa 2: El estudiante A, el estudiante B y el estudiante C son alumnos.
  • Luego, Todos los alumnos son muy inteligentes.

Como se ve, entre los tipos de pensamientos, el inductivo puede arrojar conclusiones de validez dudosa, puesto que se basa en la generalización. Es precisamente el inverso del pensamiento deductivo, puesto que va de lo específico a lo general.

Pensamiento analógico

La analogía se basa en atribuir a un objeto o fenómeno desconocido, características propias de otro análogo que ya se conozca.

Explicado desde el punto de vista de la lógica, la base del pensamiento analógico o analogicidad parte de que si entre un objeto A y un objeto B existen características comunes 1, 2 y 3, entonces se concluye que coincidirán también en otras características.

Esto podría resultar confuso, aunque es más común de lo que puede imaginarse. A continuación se presenta un esquema base del pensamiento analógico:

  • S es similar a P
  • S y P tienen en común las características 1, 2 y 3
  • S tiene la característica 4
  • Por tanto, P probablemente podría tener la característica 4 también.

Un ejemplo sencillo puede ser el siguiente:

Los estudiantes del turno de la mañana son muy similares a los estudiantes del turno de la tarde, por tanto, tanto los estudiantes de la mañana como los de la tarde deben ser inteligentes.

En nuestra vida diaria empleamos de manera frecuente las analogías sin percatarnos de ello. De esta forma, hacemos comparaciones como por ejemplo, “quedó resplandeciente como el Sol”. Esto también es empleado en recursos literarios como el símil, la metáfora y la exageración, en los cuales se atribuyen rasgos de un determinado objeto o situación a una que parezca similar.

Por lo tanto, entre los tipos de pensamientos, el pensamiento analógico entonces se diferencia del deductivo y del inductivo en que no asciende ni desciende de lo general a lo específico, sino que va de lo particular a lo particular, llegando así a conclusiones probables. Con ello permite el desarrollo de semejanzas, paralelismos y comparaciones realistas. La probabilidad en la estadística se apoya en este tipo de razonamiento.

Pensamiento analítico

El pensamiento analítico se define como la capacidad del individuo para comprender una situación, organizar sus elementos de forma sistemática y determinar sus interrelaciones. De esta forma, se desarrolla independencia cognitiva, puesto que se realizan análisis que traspasan los conocimientos ya impuestos o establecidos.

Para poder realizar análisis, se plantean dos caminos:

  • Descomposición con profundización en niveles inferiores: como es el caso de los análisis realizados para el entendimiento de la química, por ejemplo, a niveles moleculares.
  • Descomposición con profundización en niveles superiores: como los que se realizan en las ciencias naturales y las ciencias sociales, en el estudio de la masa poblacional o de condiciones geográficas por ejemplo.

El pensamiento analítico es uno de los más ejercidos especialmente por las personas que han pasado por cualquier tipo de educación, así se tratara solo de un nivel básico. En el proceso educativo se pide a los estudiantes análisis de cuentos, oraciones, experimentos de ciencias, entre otros.

Igualmente, en la vida cotidiana es imprescindible el ejercicio de este tipo de razonamiento, por ejemplo, para el comprender el funcionamiento de los electrodomésticos o equipos tecnológicos de la época. Es en este punto en que se realiza la descomposición cognitiva. Para comprender el funcionamiento de las cosas deben conocerse los elementos que la componen, la función de cada uno y el orden de los mismos.

Pensamiento creativo

El pensamiento creativo es una forma de abordaje cognitivo caracterizada principalmente por la originalidad, flexibilidad y fluidez, la cual se presenta como una herramienta para la apropiación del saber. El desarrollo de las habilidades creativas optimiza el aprendizaje del individuo, puesto que se dispone a la aplicación o materialización del conocimiento adquirido.

El pensamiento creativo tiene dos componentes:

  • Conexión estructural, basada en la relación entre las ideas previas y las ideas creativas actuales.
  • Divergencia imaginativa, asociada al pensamiento divergente, basado en todas aquellas ideas inspiradoras que originan una variedad de respuestas que constituyen el realismo creativo.

La aplicación del razonamiento creativo permite al individuo formular y elaborar soluciones a diferentes situaciones que se le presenten tanto en la vida cotidiana como en eventos específicos. Aplicamos la creatividad en la cocina, en la creación de objetos personalizados como cuadernos, marcalibros, el diseño de la propia ropa, o crear arreglos de tuberías en los hogares.

Los otros tipos de pensamientos expuestos se caracterizan por su compromiso con el descubrimiento de la realidad. Sin embargo, el pensamiento creativo se enfoca en el diseño, proyección y creación de una nueva realidad, con base o no en la ya existente. Este ha sido uno de los factores más influyentes en el desarrollo de la humanidad en diferentes campos, como las ciencias o la tecnología y no únicamente en lo que respecta al arte, como suele pensarse. De esta forma, el pensamiento creativo puede derrumbar las barreras entre la ciencia y el arte; para emplearlos en conjunto con el fin de la creación de una nueva realidad.

Pensamiento instintivo

El pensamiento instintivo se presenta cuando no se cuenta con elementos suficientes para el razonamiento analítico; el individuo realiza inferencias y establece por sí mismo estrategias para aplicar el análisis.

El pensamiento instintivo se hace presente en la mayoría de los seres vivos y su aplicación genera diversas acciones.

Pensamiento reflexivo

El pensamiento reflexivo consiste en la evaluación de las diferentes formas en las que se pueden representar ideas o situaciones, los diferentes puntos de vista desde los que se pueden tratar. Esto permitirá marcar las pautas sobre las que se rigen nuestras expectativas, que a su vez ejercerán influencia en nuestro proceder.

Las bases del pensamiento reflexivo fueron expuestas por el pensador norteamericano John Dewey en su libro titulado “Cómo pensamos”, donde establece que la reflexión permite conocer los elementos de diferentes situaciones, la organización sistemática de los mismos, y estimula el control y equilibrio entre la acción y pensamiento.

Pensamiento sistémico

La vida puede analizarse desde dos puntos, macro y micro. Este último, implica la división de la misma en los diferentes elementos que la componen, lo cual resulta de gran utilidad para comprender la naturaleza de la misma. Sin embargo, dependiendo de la tendencia del pensamiento de cada individuo, podría descuidarse el aspecto macro, que involucra la consecuencia del movimiento de cada uno de los elementos. Es por ello que existe el pensamiento sistémico.

Por tanto, para entender el pensamiento sistémico es necesario hacer referencia al pensamiento analítico. En este último se toman en cuenta los constituyentes de determinada situación, problema u objeto. En cambio, el razonamiento sistémico se centrará en el sistema que conforman todos estos elementos. El pensador sistémico ve la realidad como una serie de ciclos en los cuales existe retroalimentación entre causas y consecuencias.

Pensamiento crítico

La persona con pensamiento crítico se caracteriza por ser inquisitiva, es decir, por la capacidad de indagar en cosas que los demás podrían dar como positivas o negativas rápidamente sin analizar. Este tipo de pensamiento está ampliamente relacionado con otros como el analítico, debido a que se enfoca en descubrir; el lógico, ya que aporta rigor al razonamiento por medio de las premisas, y el reflexivo, pues luego del registro de las ideas descubiertas está su posterior revisión.

Pensamiento deliberativo

Es el pensamiento que se encuentra normalmente ligado a la toma de decisiones. El pensamiento deliberativo está influenciado de forma directa la organización sistemática que el individuo dé a los elementos conformantes de un todo, por cuanto no es de extrañar que se puedan tomar diferentes decisiones para un mismo caso. Las mismas estarán definidas por la prioridad que se le dé a los diferentes constituyentes del mismo (situación, necesidad, voluntad y opciones). Aquí se hace visible la singularidad del pensamiento, y a su vez la variedad del mismo entre los individuos.

Pensamiento interrogativo

Es el pensamiento con el que se originan preguntas, que estarán ampliamente relacionadas con el objeto de interés del individuo. No obstante, no solo surgirán dudas con relación a nuestros intereses. En la formación educativa se estimula constantemente el pensamiento interrogativo con el fin de estimular de forma indirecta el aprendizaje de lo que es necesario saber, el cual será en realidad efectivo cuando sea descubierto por la voluntad del individuo mismo.

Pensamiento práctico

Es un tipo de razonamiento planteado por Luria. El pensamiento práctico es uno de los tipos de pensamientos que se ejecutan en las tareas que requieren síntesis simultáneas. El ejemplo más representativo es la realización de construcciones como los cubos de Khos, mediante la cual se planifican estrategias, técnicas de “ensayo y error” y la comparación del resultado obtenido en la realidad con el esperado o el modelo.

Los elementos para la resolución de las diferentes situaciones se encuentran en la percepción particular de la persona, por lo que es denominado también como sentido común. De esta forma, el individuo, en base a su visión del problema y las herramientas que considere, buscará diferentes formas de dar solución al mismo.

Pensamiento social

Se considera como el pensamiento que tiene cada persona dentro de la sociedad. Engloba los rasgos del pensamiento interrogante, pensamiento analítico y pensamiento crítico, con el fin de plantear las diferentes interrogantes que darán lugar a la obtención de datos, y el posterior análisis crítico de los mismos para encontrar solución a las diferentes situaciones que se susciten.

Esos son los tipos de pensamientos que existen. Esperamos que la entrada haya sido de su agrado y les facilite el aprendizaje de cada uno de ellos para que así puedan desarrollar sus habilidades. Si tienes alguna pregunta, no olvides dejarla en los comentarios; te invitamos a compartir el artículo en tus redes sociales para poder difundir esta información tan relevante.

Pensamiento divergente 

El llamado pensamiento divergente suele ocurrir de una manera casi espontánea así como muy fluida, donde los estímulos son los protagonistas. Cuando hablamos de él nos referimos al proceso de poder generar ideas muy creativas pensando siempre en que tengan muchas soluciones. En un corto espacio de tiempo, dichas ideas agolparán nuestro cerebro. Además de ello, serán dibujadas en nuestra mente, se organizarán y se irán estructurando con la ayuda del llamado pensamiento convergente, del que ahora hablaremos.

Según los estudios, no se considera tan importante un alto coeficiente intelectual sino los rasgos que nos encontraremos en un pensamiento como éste. Unos rasgos entre los que destacamos la curiosidad o el inconformismo. Se dice que este tipo de pensamiento está muy ligado a la alegría, sobre todo en los niños pequeños. Uno de los mejores ejemplos es pensar en un objeto que tengamos en casa, como puede ser un cuchillo. Si usamos este tipo de pensamiento, las ideas llegarán por sí solas y no nos centraremos en la básica que sería la  finalidad de cortar.

Pensamiento convergente

A grandes rasgos podemos decir que el llamado pensamiento convergente es el más tradicional. Sí, ése que está organizado, estructurado y es muy racional. Fue siempre un razonamiento muy usado entre los científicos o los artistas. Aquí no se necesita tanto la creatividad y sí la búsqueda de esa respuesta correcta que no indaga, sino que se considera como evidente.

De ahí que si decimos que toda las personas que trabajan en la empresa que tienes cerca de casa, son abogados y tu amigo también trabaja allí, se deduce que él será también abogado. Ya no nos centraremos en que quizás, sus tareas sean totalmente diferentes. Como vemos, es un pensamiento totalmente contrario al divergente.

Pensamiento mágico

Aunque se dice que es un pensamiento propio de la infancia, no siempre es así. También se asocia a personas que pertenecen a culturas o bien a sociedades poco desarrolladas. Esta manera de pensar admite los errores y los supuestos informales al mismo tiempo que los sobrenaturales. En psicología, un pensamiento mágico pueden ser las supersticiones.

Pensamiento synvergente

No podíamos dejar de mencionar el pensamiento synvergente. Es un nuevo término para unir tanto el pensamiento convergente como el divergente. Esto nos lleva a hablar de un equilibrio, siendo éste el objetivo principal. De esta manera, siempre buscaremos la solución a los estímulos, pero de una manera que sirva y que no sea radical. Se puede decir que es un pensamiento creativo donde usaremos tanto el hemisferio derecho (creatividad), como el izquierdo (detallista y ordenado).


8 comentarios

  1.   Alam Gonzalez dijo

    Gracias me sirvió de mucho!!

  2.   David dijo

    Muy interesante es una información al menos para mi nivel académico actual.

  3.   Sixto Ibáñez Sánchez dijo

    Buen artículo sobre todo por que ayuda mucho en el sentido de comprender las infinitas posibilidades del pensamiento, hoy que la tendencia en educación es orientar el aprendizaje en consideración al desarrollo del pensamiento según el padigma cognitivo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.