Los distintos tipos de valores

Hemos preparado un sencillo listado a través del cual vamos a intentar que reconozcáis todos los tipos de valores humanos que se presentan en la sociedad actual, siendo todos ellos una parte importante de nuestra persona, nuestra evolución y nuestra cultura.

La pérdida de valores en la sociedad actual

Lamentablemente, en la actualidad existe una fuerte tendencia a la pérdida de valores, y es que debemos ser conscientes de que los propios valores son los que nos ponen límites a la hora de saber hasta dónde podemos llegar. Esto a menudo supone que debemos renunciar a cosas que nos gustan o cosas que nos causan algún determinado placer, y es ahí donde la sociedad ha creado una especie de escudo para intentar justificar el comportamiento y la búsqueda de dicho placer por encima de cualquier cosa.

No es ya el miedo al sacrificio lo que hace que las personas abandonen los valores, sino el hecho de que se autoengañan creyendo que el objetivo en la vida es tan sólo satisfacer las necesidades propias, olvidando por completo que compartimos espacio con otras personas.

Esto empuja a un comportamiento individualista y hace que las relaciones (tanto de amistad como de pareja, familiares, etc.) sean cada vez más y más inestables, con lo cual llegamos a un punto en el que resulta verdaderamente complicado ponernos en el lugar de otras personas y actuar en base a los valores y no en base a la autosatisfacción.

Conoce todos los tipos de valores

Con el objetivo de que dediquéis un rato a pensar y a valorar la importancia de los valores, os hemos preparado este listado donde conoceréis todos los tipos de valores que deben formar parte de vuestra vida, pudiendo encontrar múltiples variantes dentro de cada uno de ellos, pero sobre todo es importante que recapacitéis y analicéis la importancia de respetar los valores propios y empujar a nuestro entorno a que también lo haga.

Los valores espirituales

A menudo, cuando se habla de valores, algunas personas lo confunden y piensan que sólo nos referimos a los valores espirituales, pero no hay nada más lejos de la realidad. Evidentemente los valores espirituales son una parte muy importante de los valores, y es que a menudo han sido los detonantes o los que han empujado al desarrollo del resto de valores.

Debemos pensar que el ser humano tiene unas características bastante definidas, de manera que la creencia en algo superior es una forma con la que se ha conseguido empujar a la adquisición de valores morales, valores éticos y valores personales positivos, y buena muestra de ello es que, viviendo en una sociedad en la que los valores espirituales desaparecen, automáticamente también están desapareciendo el resto de valores.

Dentro de los valores espirituales podemos encontrar multitud de creencias, aunque es evidente que siempre va a estar condicionado por nuestro entorno y por nuestra forma de razonar. Básicamente hablamos de la creencia en algo que no se puede demostrar empíricamente, pero empuja a desarrollar el resto de valores en base a la búsqueda de la salvación del alma por medio de nuestro comportamiento.

Muy importante, no hay que confundir los valores espirituales con la religión, ya que hay muchas formas de tener estos valores con y sin creencias religiosas.

Los valores éticos

Los valores éticos son aquellos que están relacionados con el modo que tenemos de comportarnos y el modo en que actuamos frente a otras personas.

Cabe destacar que los valores éticos se desarrollan fundamentalmente a partir de nuestro entorno social, teniendo una gran importancia la familia en este sentido y por supuesto también nuestra propia forma de ver las cosas y de considerar al resto de personas.

Los valores familiares

En cuanto a los valores familiares son los valores que predominan dentro de nuestro núcleo familiar, los cuales generalmente son impuestos o establecidos por los padres con el objetivo de garantizar una buena convivencia dentro del núcleo familiar.

Los valores dentro de la familia son básicos ya que van a tener una gran importancia de la formación del individuo, desarrollando así diversos valores éticos, espirituales, etcétera más apropiados tanto en su presente como en su futuro. Básicamente sería la raíz a partir de la cual se conforman el resto de valores.

Los valores materiales

También cabe destacar que existen los valores materiales que son aquellas cosas que necesitamos para vivir. No obstante, gran parte de estos valores materiales en realidad no son tan necesarios como la sociedad nos intenta hacer creer, de manera que, en las sociedades más desarrolladas, hemos pasado de necesitar un techo a necesitar tener la casa más grande de toda la vecindad.

Por esa razón, los valores materiales pueden ser bien entendidos o mal entendidos en base al objetivo que tenga su adquisición, de manera que es un valor positivo el hecho de querer un coche para poder ir a trabajar o para poder relacionarnos con otras personas, mientras que es negativo si el valor se basa en que el coche sea el mejor de todos para demostrar que estamos por encima del resto de las personas. Ojo, querer un buen coche no es sinónimo de valores negativos, pero sí lo es quererlo para demostrar estar por encima de los demás.

Los valores morales

En cuanto a los valores morales, son un tipo de valor que se basa en nuestra consideración, es decir, en lo pensamos que está bien o está mal.

Básicamente se centra en el modo en que actuamos en función de lo que pensamos que es correcto o incorrecto, de manera que una persona desarrolla sus valores morales cuando siempre actúa en base a lo que considera correcto, incluso aunque se confunda, siempre será una decisión tomada con buena intención. Sin embargo, una persona que actúa en contra de lo que considera correcto, o actúa de tal manera que sabe puede estar creando un daño a terceras personas, entonces hablaríamos de ausencia de valores morales.

Como podéis observar, se parece mucho a los valores éticos, pero básicamente la diferencia estriba en que los valores morales son los valores individuales y la forma de pensar para uno mismo, mientras que los valores éticos son aquellos que nos permiten relacionarnos dentro de la sociedad.

Los valores personales

Los valores personales son los valores que forman a una persona y básicamente se centran en el modo en que actúa en su día a día.

Estos valores se forman a partir de la suma del resto de valores, es decir, de los valores adquiridos por la familia, el entorno, las creencias, etcétera, pero por supuesto también tiene mucho que ver el modo en el que nos influyen las vivencias que experimentemos.

Los valores personales tienen mucho de valores morales, pero en este caso estamos hablando de algo más general, es decir, no sólo del modo en que actuamos ante casos concretos, sino de la forma en que somos en nuestro día a día.

Los valores socioculturales

Para terminar tenemos los valores socioculturales que se centran en la sociedad y la cultura que nos envuelve.

Cabe destacar que los valores de este tipo no tienen por qué estar ligados al resto de valores, es decir, muchas veces se trata de valores impuestos por la sociedad, ya sea a través de las leyes o incluso por normas no escritas dentro de un núcleo determinado.

De esta manera, en las sociedades más avanzadas, cuando sacamos a pasear a nuestra mascota, si no recogemos sus deposiciones, estaremos cometiendo una acción mal vista por el resto de viandantes. Sin embargo, esta misma situación en países menos desarrollados es vista como normal, de manera que podemos observar que existen los valores socioculturales diferentes en función de la sociedad en la que nos encontremos.

A su vez también hay que tener en cuenta que dentro de cualquiera de estas sociedades, habrá personas que tengan una opinión u otra distinta, de manera que puede haber gente en las sociedades más avanzadas que consideren que esas deposiciones está mejor ahí, de la misma forma que hay personas de sociedades menos avanzadas que piensen que lo suyo es recogerlas, lo cual demuestra que los valores socioculturales en realidad son valores impuestos y no tienen relación directa con los valores personales.

Estos son todos los tipos de valores que debéis conocer para integrarlos en vuestra vida, analizarlos y, sobre todo, escucharlos de vez en cuando. Todos disponemos de estos tipos de valores, pero lo importante es que sepamos sacarles partido y enfocarlos en una dirección correcta, ya que de esta forma no sólo vamos a beneficiar a las personas que nos rodean, sino también a nosotros mismos.


Un comentario

  1.   Bitya Gedalia Dubón dijo

    Muy completo e interesante la información me sera de mucha utilidad
    ahora que en nuestro pais le hemos asignado un valor para calificar la práctica de valores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.