Saltar al contenido

Trabajo adecuado a tu personalidad

Trabajo adecuado a tu personalidad
Algunos empleos necesitan una personalidad precisa. No tiene sentido buscar un trabajo en el mundo de las ventas comerciales si no eres una persona extrovertida que disfruta con el contacto de la gente. Si tu espíritu está repleto de apasionada creatividad, no es probable que te sientas satisfecho al trabajar en un departamento de contabilidad.

Las personalidades son como las tallas de los zapatos. No dependen de nuestra elección o preferencia, pero a veces pueden amañarse, con consecuencias incómodas.

No es ni un logro ni una falta reconocer que algunas personas pueden hablar ante públicos numerosos y sentirse estimuladas con la experiencia, mientras que otras se sentirían petrificadas. Algunas personas pueden estudiar una ecuación durante décadas y sentirse fascinadas por ello y otras anhelarían el contacto humano y la variedad.

Date cuenta de quién eres, cuál es tu verdadera personalidad, y escoge un futuro que encaje con ella.

Ejemplo de trabajo adecuado a la personalidad

Es difícil que pase un día sin que al menos un cliente se niegue a trabajar con él. De hecho, a veces le vomitan encima. Pero al fotógrafo Juan Puerta le encanta su trabajo.

Ha hecho cientos de retratos de niños y está familiarizado con todos los trucos del oficio para conseguir que un bebé sonría. Juan es experto en cualquier gesto o sonido gracioso inimaginable.

“Cuando he acabado, todo el mundo (yo, los padres y los niños) está agotado, pero generalmente eso es buena señal”.

Juan descubrió que lograr que los bebés sonrieran no era la única forma de hacer una gran foto y que un niño enfadado era otra fuente de inspiración. “Una vez estaba tomando una foto de un bebé que literalmente no quería saber nada de mí. No me miraba, sino que se limitaba a mantener la vista fija en el suelo”. Juan se echó al suelo con él, hizo la foto desde una perspectiva que nunca había usado antes, y resultó una de las mejores fotos que había realizado.

El oficio requiere dos rasgos sobresalientes, según la opinión de Juan. “No todo el mundo puede colgar un letrero y llamarse fotógrafo. Todo es cuestión de ser paciente, tener energía y capturar el momento preciso”.

Acordaros, elegid bien vuestro trabajo si queréis tener éxito en la vida o acabaréis como el protagonista de este vídeo:


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.