Cuáles son los síntomas del trastorno bipolar

Todas las personas podemos tener momentos con altibajos emocionales, pero tener trastorno bipolar es algo más serio que tener fluctuaciones emocionales por las circunstancias normales de la vida. Cuando una persona tiene trastorno bipolar puede tener serios problemas tanto en el trabajo, como en los estudios, como con las relaciones personales, incluso con su propia familia. La vida diaria no es para nada algo ‘normal’ y si no se entienden los síntomas es complicado de entender.

El trastorno bipolar es tratable, pero hay personas que no reconocen las señales de advertencia del trastorno y no obtienen la ayuda que necesitan. Su vida puede verse sometida a un caos hasta que al fin, admiten que tienen un problema y que necesitan ayuda.

El trastorno bipolar si no se trata correctamente tenderá a empeorar y es necesario aprender a reconocer los síntomas a tiempo. Reconocer el problema será el primer paso para sentirse mejor y empezar a mejorar la calidad de vida tanto con uno mismo como con los demás.

El trastorno bipolar

El trastorno bipolar (antes conocido como depresión maníaca o trastorno maníaco-depresivo) causa grandes y graves cambios en el estado de ánimo, la energía, el pensamiento y el comportamiento. Se pueden tener extremos muy elevados de manía hasta niveles muy bajos de depresión. Son dos polos totalmente opuestos que llegan a picos extremadamente graves para la persona afectada.

Estos ciclos o cambios de humor pueden durar días, semanas o meses. Son cambios de humor muy intensos e interfieren directamente con la capacidad de poder llevar una vida ‘normal’. Cuando una persona tiene un episodio maníaco puede dejar el trabajo, gastar mucho dinero, iniciar una aventura sin sentido o apenas dormir. En cambio, durante un episodio depresivo, la persona no querrá ni levantarse de la cama, se despreciará a sí misma y a todos los que le rodean, sentirá desesperanza por las circunstancias de la vida, sean cuáles sean.

Las causas del trastorno bipolar son desconocidas, pero se sospecha que pueda ser un trastorno hereditario. Suele aparecer primero durante la adolescencia o al principio de la edad adulto. Los síntomas al principio son sutiles e incluso confusos, por lo que no siempre son diagnosticadas correctamente, algo que hará que la persona sufra de forma innecesaria demasiado tiempo. Una vez que se sabe que se trata de este trastorno, el tratamiento y el apoyo correcto, podrá hacer que la persona tenga una vida mucho más normalizada e incluso, que se sienta plena en todos los ámbitos de su vida.

Entender los síntomas del trastorno bipolar

Los síntomas del trastorno bipolar, como has podido deducir más arriba, están caracterizados por un ciclo de cambios de humor entre alegría extrema (manía) y tristeza con desesperanza (depresión). Los síntomas aparecen en ciclos de diferente duración.

Cuando está en los niveles altos, una persona con síntomas bipolares puede sentirse como si estuviera “en la cima del mundo”, capaz de lograr cualquier cosa que se proponga, con el deseo de hacer una docena de cosas al mismo tiempo (sin terminar ninguna de ellas). A veces, el estado de ánimo en estado alto también se puede manifestar con más irritación.

En las primeras etapas, los síntomas del trastorno bipolar pueden enmascararse y no parece ser una enfermedad mental. Por ejemplo, una persona puede tomar drogas o comenzar a tener problemas en el trabajo y que las personas de su alrededor (y la persona misma) no asocien esos comportamientos con un trastorno bipolar. Los síntomas bipolares generalmente no aparecen y desaparecen rápidamente, son persistentes y afectan significativamente la vida de la persona.

En ocasiones puede tener un mal diagnóstico y que parezca que es depresión cuando no lo es porque la persona puede experimentar episodios hipomaníacos en lugar de maníacos. Cuando ocurre trastorno bipolar en niños es diferente, de hecho se conoce como: trastorno disruptivo del desorden del humor.

El tratamiento generalmente consiste en una combinación de medicamentos psiquiátricos y psicoterapia, y generalmente se necesita algún tipo de tratamiento durante la mayor parte de la vida adulta de una persona.

Los síntomas más frecuentes

El trastorno bipolar tiene dos fases: la maníaca y la depresiva. Es necesario reconocer ambas fases para saber si realmente se trata de este tipo de trastorno mental. Durante una fase maníaca o hipomaníaca la persona con este trastorno:

  • Se magnifica a sí mismo y tiene un mayor sentido de la auto importancia
  • Tiene una perspectiva positiva exagerada de las cosas
  • No tiene necesidad de dormir apenas
  • Pierde peso y no tiene hambre
  • Tiene muchas ideas
  • Presenta impulsividad
  • Ideas que pasan rápidamente de una a otra
  • Mala concentración
  • Se distrae con facilidad
  • Tiene más actividad física y mental
  • Participación excesiva en actividades placenteras
  • Malas decisiones
  • Gasto compulsivo
  • Irritabilidad excesiva
  • Comportamiento agresivo

Durante la fase de depresión, la persona con trastorno bipolar estará en el extremo opuesto de lo que le sucedía en la fase de manía. En esta fase deprimida los síntomas bipolares incluyen:

  • Sentimientos de tristeza
  • Sentimientos de desesperanza
  • Dificultad para dormir
  • Madrugar demasiado
  • Pérdida de energía
  • Actitud letárgica
  • Baja autoestima
  • Sentimiento de culpabilidad constante
  • Mala concentración
  • Pensamientos negativos e incluso catastrofistas
  • Aumento o pérdida de peso
  • Hablar de suicidio o de muerte

Para que un profesional pueda saber si una persona tiene trastorno bipolar se realizará una entrevista con un psiquiatra, psicólogo u otro especialista en salud mental. Al igual que todos los trastornos mentales, todavía no existen análisis de sangre u otras pruebas biológicas que se puedan usar para diagnosticar el trastorno bipolar.

Un síntoma bipolar temprano puede ser la hipomanía , un estado emocional en el que la persona muestra un alto nivel de energía, malhumor o irritabilidad excesiva y un comportamiento impulsivo o imprudente durante al menos cuatro 4 días consecutivos. Como ocurre con casi todos los diagnósticos de trastornos mentales, los síntomas de la depresión maníaca deben causar angustia o deterioro clínicamente significativo en las áreas sociales, ocupacionales u otras áreas importantes de funcionamiento. Los síntomas bipolares tampoco pueden ser el resultado del uso o abuso de sustancias, si no que el abuso de estas sustancias suele ser consecuencia del trastorno mental.

Ante cualquier duda será necesario acudir a un profesional de salud mental para descartar o diagnosticar dicho trastorno.


Categorías

Psicología, Trastornos

Madre, maestra de educación especial, psicopedagoga y apasionada de la escritura y la comunicación. Fanática de la decoración y el buen gusto estoy siempre en un aprendizaje continuo... haciendo de mi pasión y mis aficiones, mi trabajo. Puedes visitar mi página web personal para estar al tanto de todo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.