Trastorno específico del lenguaje

El trastorno específico del lenguaje es un trastorno que retrasa la adquisición del lenguaje en los niños que no tienen ningún otro tipo de dificultad en su desarrollo. Normalmente cuando ocurre este tipo de trastornos del lenguaje, con una atención correcta y un buen estímulo del lenguaje los niños pueden alcanzar un nivel normal del lenguaje a medida que van creciendo.

El trastorno específico del lenguaje es muy común en el desarrollo infantil, afecta a casi un 10% de los niños entre los 3 y los 6 años. Si no se trata correctamente el trastorno específico del lenguaje (TEL), puede tener consecuencias negativas en la edad adulta y que la persona no hable del todo correctamente.

Las causas concretas de padecer TEL se desconocen. Se barajan hipótesis que puede ser por causa genética y que si algún familiar del niño tuvo trastornos de este tipo en la infancia, es probable que se hereden. También puede ser causado por una falta de estimulación del lenguaje o del habla en el bebé en los primeros meses/año de su vida (falta de modelos correctos del lenguaje, negligencia educativa, etc).

Síntomas del Trastorno Específico del Lenguaje

Como cualquier otro trastorno, el TEL tiene síntomas o señales que es necesario conocer para poder identificar si se trata de este tipo de trastorno o no. en caso de que creas que tus hijo, tú mismo o cualquier persona allegada a ti pueda tener este tipo de trastorno, será necesario acudir a un profesional del lenguaje para tratarlo. Algunos de los síntomas más característicos son los siguientes:

  • Ausencia de expresión verbal
  • Expresión limitada en más de una docena de palabras cuando el niño está a punto de cumplir 3 años.
  • Desfase entre el nivel mental y el nivel de comprensión
  • Desfase entre el nivel mental y el nivel de expresión verbal
  • Habla inteligible para las personas que no conocen al niño (cuando tiene más de 3 años)
  • Presencia de ecolalias
  • Perseveraciones
  • No dicen la primera palabra hasta los dos años
  • Dificultad para aprender nuevas palabras
  • Dificultad para mantener una conversación, aunque sea simple
  • Dificultad en el uso de los verbos

Diagnóstico y tratamiento

Si sospechas que tus hijos o alguno de tus alumnos tiene TEL, entonces será necesario que se le realice un diagnostico correctamente. Para realizar el diagnostico deberán participar varios profesionales del habla como un fonoaudiólogo o un patólogo del habla-lenguaje. Para poder medir las capacidades del habla de una persona se hace utilizando herramientas específicas de evaluación para determinar la capacidad de construcción semántica, vocabulario o calidad del lenguaje. Existen pruebas específicas para diagnosticar TEL que también puede realizar un psicólogo o psicopedagogo especializado en trastornos del desarrollo.

Para el tratamiento es necesario tener en cuenta que el TEL afecta al habla, pero también a lectura y al aprendizaje, porque todo está estrechamente unido. Si un TEL no se trata a tiempo, puede afectar al rendimiento académico de un niño. Normalmente este tipo de trastorno se identifica cuando los pequeños tienen 3 años, por lo que es imprescindible trabajar programas específicos acorde a nivel de TEL que presenta. Al mismo tiempo, además de que el profesional trabaje de forma específica con el niño con este trastorno del lenguaje, es importante que los padres también trabajen desde casa las actividades recomendadas por los profesionales.

Diferenciar el Trastorno Específico del Lenguaje con otros trastornos

Las dificultades del lenguaje oral se asocian con una amplia gama de discapacidades, que incluyen discapacidad auditiva, retrasos o discapacidades cognitivas amplios y trastornos del espectro autista. El deterioro específico del lenguaje difiere de las condiciones anteriores. Aunque siempre es importante descartar problemas de audición como fuente de dificultades en el lenguaje, incluida la pérdida auditiva fluctuante, como la asociada a infecciones repetidas del oído, la mayoría de los niños con TEL tienen audición normal.

Además, el deterioro específico del lenguaje no implica retrasos en el desarrollo global; los niños con TEL funcionan dentro del rango típico en áreas no lingüísticas, como la interacción social no verbal, el juego y las habilidades de autoayuda. Los niños con trastornos del espectro autista tienen deficiencias básicas en la interacción social y la comunicación.

TEL y trastornos de aprendizaje

El deterioro específico del lenguaje pone a los niños en un claro riesgo de dificultades académicas posteriores, en particular, en problemas específicos de lectura. Hasta un 40-75% de los niños con TEL tendrán problemas para aprender a leer, presumiblemente porque la lectura depende de una amplia variedad de habilidades lingüísticas subyacentes, incluidas todas las habilidades de lenguaje (gramática y sintaxis, semántica y habilidades fonológicas).

Los niños con TEL tendrán un mayor riesgo en tener dificultades de lectura que aquellos niños que no padecieron este trastorno, aunque el nivel del lenguaje se haya equiparado con los niños son TEL.

Qué se puede hacer al respecto

Hay algunas cosas que tanto padres como escuelas pueden y deben hacer si detectan que un niño o niña está teniendo problemas en el lenguaje y creen que puede tener trastornos del espectro autista:

Solicitar una evaluación diagnóstica es el primer paso. Seguir actividades para facilitar el desarrollo del lenguaje tanto realizadas por un especialista como en casa

Trabajar la educación emocional para que los niños aprendan a gestionar las emociones negativas que puede provocar el no tener un lenguaje que les ayude a expresarse y comunicarse correctamente, también es fundamental.

Cabe señalar que, aunque los niños con TEL tienen un riesgo sustancialmente mayor de dificultades de lectura en comparación con otros niños, de ninguna manera están destinados a la lectura deficiente; algunos jóvenes con una historia preescolar de TEL obtienen buenos resultados en la escuela.

Las escuelas deben tener en cuenta las dificultades de sus alumnos para trabajar las necesidades específicas. Se deberá trabajar de forma explícita y sistemática en las habilidades que se sabe que son importantes en lectura, como la conciencia fonémica, fonética, fluidez, vocabulario y comprensión. Estas actividades en la escuela beneficia a todos los niños, incluidos aquellos con problemas de lenguaje.

Las escuelas deben ser conscientes de que un historial de TEL aumenta el riesgo de problemas de lectura, incluso si los niños ya no cumplen con los criterios de elegibilidad para los servicios de habla y lenguaje. Estos niños deben tener un seguimiento de cerca para detectar señales tempranas de dificultades de lectura. Los niños con dificultades continuas de lenguaje requerirán servicios de habla y lenguaje integrados y coordinados con las instrucciones de lectura.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.