El trastorno esquizoafectivo; cuando la mente confunde la realidad

Es posible que hayas escuchado alguna vez hablar del trastorno esquizoafectivo pero que no sepas bien de qué trata o que no entiendas cuáles son sus síntomas, las causas o el tratamiento que se debe seguir. No te pierdas este artículo para entender este trastorno, y sobre todo, para entender a las personas que lo padecen.

Qué es el trastorno esquizoafectivo

El trastorno esquizoafectivo es una afección de tipo psiquiátrica que se caracteriza por la presencial de síntomas de tipo psicóticos o esquizofrénicos y también con estados de ánimo de tipo depresivos o maníacos. Los síntomas pueden ocurrir al mismo tiempo o en momentos diferentes en la persona que lo padece.

A causa de estos síntomas variados, el trastorno esquizoafectivo se manifiesta de muchas maneras diferentes en las personas. Por este motivo, este trastorno puede ser complicado de diagnostica y tratar correctamente. Es necesario que un facultativo con experiencia en este tipo de trastornos sea el que diagnostique si una persona en concreto lo padece o no.

Según el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales, la 5ª Edición (DSM-5), se observa un trastorno esquizoafectivo en aproximadamente el 0’3% de la población. La incidencia de trastornos esquizoafectivos es mayor en las mujeres que en los hombres debido a la mayor incidencia del tipo depresivo en las mujeres.

El trastorno esquizoafectivo no tratado puede ocasionar problemas en el funcionamiento en el trabajo, en la escuela y en situaciones sociales. Las personas con trastorno esquizoafectivo pueden tener dificultades para mantener un trabajo o asistir a la escuela. Puede aislar y conducir a la soledad.

Síntomas del trastorno

Para entender mejor este trastorno es importante conocer los síntomas más comunes teniendo en cuenta los diferentes trastornos que afectan dentro del mismo. Es necesario recordar que los síntomas del trastorno esquizoafectivo pueden variar de una persona a otra y ser leves, moderados o graves. Los síntomas más comunes son los siguientes.

Depresión

  • Poco o nada de apetito
  • Pérdida o ganancia de peso
  • Problemas de sueño
  • Inquietud
  • Apatía
  • Falta de energía
  • Pérdida de interés en actividades que antes se disfrutaban
  • Sentimientos de inutilidad
  • Desesperanza
  • Sentimientos de culpa
  • Problemas de concentración
  • Problemas de pensamiento
  • Pensamientos de muerte
  • Pensamientos de suicido
  • Manía
  • Estar más activo de lo normal en cualquier ámbito de la vida
  • Verborrea
  • Hablar muy rápido
  • Pensamientos acelerados
  • Sin necesidad de dormir
  • Inquietud
  • Sentirse pleno
  • Distraído
  • Comportamiento autodestructivo o peligroso

Esquizofrenia

  • Delirios
  • Alucinaciones
  • Pensamiento desorganizado
  • Comportamiento extraño
  • Movimientos lentos
  • Falta de emoción
  • Poca expresión facial
  • Poca motivación
  • Problemas con el habla
  • Problemas de comunicación

Causas del trastorno esquizoafectivo

Aunque no se sabe la causa exacta por la que se desarrolla el trastorno esquizoafectivo en una persona, hay algunas que pueden tener un papel importante:

  • Genética, se puede heredar la tendencia a desarrollar un trastorno esquizoafectivo.
  • Estructura y función cerebral, se pueden tener problemas con los circuitos cerebrales que controlan el estado de ánimo y el pensamiento.
  • El medio ambiente, las cuestiones ambientales también pueden influir como vivir situaciones muy estresantes.

Normalmente este trastorno puede comenzar a finales de la adolescencia o a principios de la edad adulta, normalmente entre los 16 y los 30 años. Es raro que ocurra en niños. Las personas con trastorno esquizoafectivo tienen una combinación de síntomas que reflejan enfermedades mentales separadas, por eso es necesaria una evaluación exhaustiva para no equivocarse en el diagnóstico.

Diferencias entre trastorno esquizoafectivo y trastorno bipolar

El trastorno esquizoafectivo comparte síntomas con la esquizofrenia y el trastorno bipolar, y esto puede conducir a un diagnóstico erróneo. El trastorno esquizoafectivo está menos estudiado que los otros dos, por lo que muchas intervenciones y tratamientos se toman prestados de la esquizofrenia y el trastorno bipolar.

Para entender las diferencias entre el trastorno esquizoafectivo y el trastorno bipolar, es necesario hablar sobre las características más comunes de los diferentes trastornos que afectan a esta afección:

  • La esquizofrenia. La esquizofrenia es un trastorno cerebral que hace que la persona tenga distorsiones en la forma en que piensa, actúa o expresa sus emociones. También tiene distorsión sobre la realidad y de la relación que tiene con las demás personas.
  • El trastorno bipolar. El trastorno bipolar incluye cambios de humor cíclicos, como agudos (manía) y de bajo estado de ánimo (depresión) que afecta a la persona de forma grave.
  • La depresión. La depresión es una enfermedad que está muy marcada por sentimientos de gran tristeza, inutilidad, culpabilidad o desesperanza, así como con problemas para concentrarse y recordar detalles de experiencias vividas.

Una vez sabido esto, las diferencias entre el trastorno esquizoafectivo y trastorno bipolar son bastante evidentes aunque tengan características comunes. En el trastorno esquizoafectivo la persona tiene delirios y distorsiones de la realidad y en el trastorno bipolar la persona que lo padece incluso cambios de humor graves.

Diagnóstico del trastorno esquizoafectivo

Aunque no existen pruebas exactas para detectar el trastorno esquizoafectivo, el médico puede fijarse en el historial de la persona y usar varias pruebas como resonancias magnéticas, análisis de sangre… para asegurarse de que no exista ninguna enfermedad física que le esté causando estos síntomas al paciente.

Si no hay causas físicas, entonces el médico derivará al paciente a un psiquiatra o psicólogo para que pueda ser evaluado de una forma más concreto. Estos profesionales de la salud están capacitados para poder diagnosticar y tratar enfermedades mentales a través de entrevistas y evaluaciones específicas.

Para diagnosticar a alguien con un trastorno esquizoafectivo, la persona debe tener periodos de enfermedad ininterrumpida y, en algún momento, un episodio de manía, depresión o una combinación de ambas, al mismo tiempo que presenta síntomas de esquizofrenia. La persona también debe haber tenido un período de al menos dos semanas de síntomas psicóticos sin los síntomas del estado de ánimo (depresión o bipolar).

Tratamiento del trastorno esquizoafectivo

El tratamiento puede combinar diferentes factores y variar dependiendo del tipo y de la gravedad de los síntomas. Lo más habitual es que exista una combinación de medicamentos, psicoterapia y herramientas para manejarse en la vida. Para entenderlo mejor:

  • Medicamentos. Los medicamentos pueden incluir medicamentos antipsicóticos, estabilizadores de ánimo y antidepresivos.
  • Psicoterapia. La terapia cognitivo-conductual individual es la más aplicada en estos casos para que aprendan a controlar y lidiar con los síntomas. Se puede trabajar también terapia grupal para disminuir el aislamiento social.
  • Herramientas para la vida. Necesitarán aprender habilidades sociales para reducir el aislamiento y mejorar la calidad de vida. Mejorarán la comunicación y las interacciones sociales.

No hay cura para el trastorno esquizoafectivo, por lo que se requiere un tratamiento a largo plazo. Con el tratamiento adecuado, las personas con trastorno esquizoafectivo pueden trabajar, mejorar sus relaciones y evitar que su calidad de vida disminuya demasiado.

Comparte para difundir

Si te ha gustado nuestro contenido ahora puedes ayudar a difundirlo en las redes sociales de manera sencilla usando los siguientes botones:

Envía
Pinea
Print

Categorías

Depresión, Psicología

Madre, maestra de educación especial, psicopedagoga y apasionada de la escritura y la comunicación. Fanática de la decoración y el buen gusto estoy siempre en un aprendizaje continuo... haciendo de mi pasión y mis aficiones, mi trabajo. Puedes visitar mi página web personal para estar al tanto de todo.

4 comentarios

  1.   marta dominguez dijo

    excelente articulo

    1.    Maria Jose Roldan dijo

      Gracias!

  2. La esquizofrenia y en general cualquier tipo de psicosis, puede cursar con cuadros muy graves o más leves. Decir que no tiene cura no es suficiente. un buen tratamiento puede conseguir que una persona de estas características consiga hacer una vida prácticamente normal, por supuesto dependiendo del caso. Salvo en casos leves, suele ser necesario mantener un tratamiento farmacológico que prescribe y sigue el psiquiatra, y una buena terapia de acompañamiento.
    la terapia que mejores resultados arroja a largo plazo es la de orientación psicoanalítica, que persigue la mejor adaptación del sujeto, y su autonomía.

    1.    Maria Jose Roldan dijo

      Gracias por tu aportación!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.