El trastorno esquizoide de la personalidad

Las personas que sufren trastorno esquizoide de la personalidad, no creen que les pase nada malo. Suelen tener indiferencia por las relaciones sociales y poca expresión emocional. Pero esto para ellos, no suele ser un problema, es más, piensan fervientemente que el problema, lo tienen los demás y no ellos. Si quieres saber más sobre el trastorno esquizoide de la personalidad, no pierdas detalle de todo lo que te contamos a continuación.

Qué es el trastorno esquizoide

Cuando en un trastorno se añade la palabra ‘personalidad’ deja claro que ese trastorno tiene patrones de conducta muy arraigados en la forma en que las personas perciben, se relacionan y piensan acerca de sí mismas y del mundo. Los rasgos de personalidad son patrones perdurables de percibir, de relacionarse y pensar sobre el entorno y uno mismo.

Esto se exhibe en una amplia gama de contextos sociales y personales. Un trastorno de personalidad es un patrón que perdura en el tiempo de conducta y comportamiento, que difiere de las expectativas de la cultura.

En el caso del trastorno esquizoide de la personalidad, es un patrón de indiferencia hacia las personas o las relaciones sociales. Las personas con este trastorno no suelen expresar sus emociones ni compartir sus experiencias vivenciales.

Normalmente este trastorno comienza a principios de la edad adulta, la persona empieza a distanciarse de las personas de su alrededor y su falta de expresión emocional le impide tener relaciones cercanas. Las personas con el trastorno esquizoide pueden tener un funcionamiento de vida totalmente normal, pero no tendrán relaciones significativas con los demás.

Son personas solitarias, por lo que los trabajos sin compañeros les van muy bien y los desempeñan perfectamente. Es posible que el trastorno esquizoide sea la antesala (aunque no en todos los casos) de padecer esquizofrenia en el futuro, aunque sea en sus formas más leves. Las personas con trastorno esquizoide de la personalidad están en contacto con la realidad a menos que desarrollen esquizofrenia.

Síntomas

El trastono esquizoide de la personalidad, como has visto más arriba es caracterizado por un desapego de las relaciones sociales y muestra poca expresión emocional. Es necesario reconocer cuáles son los síntomas más característicos para saber si tú u otra persona puedes o puede estar padeciendo este trastorno.

  • Mínimo interés por actividades de ocio social
  • No quiere ni disfruta de las relaciones cercanas (incluida la familia)
  • Es distante emocionalmente
  • Evita las actividades sociales
  • Siempre elige actividades solitarias o casi siempre que tiene la oportunidad
  • Poco o nulo interés de practicar sexo con otra persona
  • No tiene relaciones cercanas a no ser que sean parientes inmediatos
  • No le importan ni los elogios ni las críticas de los demás
  • Muestra frialdad emocional o desapego
  • Pocos cambios observables del estado de ánimo

Causas

No se conoce por qué existe el trastorno esquizoide de la personalidad, pero se sospecha que sea la genética y el medio ambiente los que influyan en el desarrollo de dicho trastorno.

Es posible que la causa sea por problemas e la infancia, por no haber podido tener un amor cálido de los padres o personas de referencia. Una persona tendrá mayor riesgo de padecer este trastorno si en su familia hay esquizofrénicos.

Ejemplos de trastorno de personalidad esquizoide

Un ejemplo de una persona con trastorno de personalidad esquizoide será aquella que no disfrute de las relaciones sociales. Preferirá trabajar solo sin nadie a su alrededor, evitará acudir a reuniones sociales poniendo excusas y posiblemente no tenga relaciones estables de pareja porque no quiere tener contacto emocional ni físico con otros. Una persona se percibe como un inadaptado social y cree que funciona mejor si no depende de otra persona que no sea él mismo. No tendrán amigos cercanos.

Les gustará trabajar solo, los juegos matemáticos o de informática. Algunos trabajos también que pueden escoger son agentes de seguridad nocturnos, trabajar en una biblioteca o en un laboratorio.

Otro ejemplo es que como a estas personas les cuesta mostrar sus emociones, suelen tener dificultades para expresarse en situaciones sociales. Les cuesta sonreír o ni siquiera asienten en una conversación cuando otra persona les está hablando. Además son incapaces de reaccionar ante los elogios de otras personas o las críticas, incluso las demás personas pueden sentir que son indiferentes ante cualquier cosa que se les dicen… es como si no estuvieran preocupados por lo que los demás piensan de ellos, porque realmente, les da igual.

¿Tiene cura el trastorno esquizoide?

Si la persona que padece este tipo de trastorno se da cuenta y realmente se quiere superar, entonces, sí se puede conseguir. Es necesario saber que la genética predispone pero no condena. Si una persona que tiene trastorno esquizoide de la personalidad ha crecido en un ambiente restringido de estímulos sociales o afectivos, es posible que quiera disfrutar de eso en algún momento de su vida y quiera cambiar su forma de ser, porque en realidad lo está pasando mal al ver a otros con relaciones más estables.

Aunque normalmente las personas no suelen pensar que tienen problemas y se sienten bien sin salir en su zona de confort. Por lo que sí tiene cura, pero solo cuando la persona realmente admita que quiere tener una mejora en sus relaciones interpersonales.

Tratamiento

Una persona que tiene trastorno esquizoide de la personalidad por lo general necesitará psicoterapia o terapia conversacional con un terapeuta que tenga experiencia con el tratamiento de este tipo de trastornos de la personalidad. En ocasiones, el terapeuta puede indicar como adecuado que de forma progresiva la persona se someta a sesiones grupales para iniciar un mayor contacto interpersonal con otros. Al principio puede ser complicado para la persona con trastorno esquizoide de la personalidad, pero necesitará guía y apoyo del profesional para poder avanzar con éxito en esta parte de la terapia. Será una estructura de apoyo para mejorar las habilidades sociales.

En ocasiones también se pueden prescribir medicamentos para ayudar a las molestias y a los síntomas más debilitantes que la persona pueda sentir en su día a día, como síntomas de ansiedad o depresión.


Categorías

General

Maria Jose Roldan

Madre, maestra de educación especial, psicopedagoga y apasionada de la escritura y la comunicación. Fanática de la decoración y el buen gusto... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.