Trastorno mixto ansioso depresivo: causas y síntomas

En ocasiones se piensa que el trastorno de ansiedad o la depresión no tienen que ir juntos, y de hecho, es cierto, pueden ocurrir de forma separada en las personas. Pero también ocurre, que tanto la depresión como la ansiedad se combinan y es cuando aparece el trastorno mixto ansioso depresivo.

El trastorno mixto ansioso depresivo es un trastorno de salud mental que se caracteriza por síntomas tanto de depresión como de ansiedad. Sin embargo, los síntomas no cumplen con los requisitos para el diagnóstico de un trastorno de depresión o de ansiedad. El reconocimiento del trastorno depresivo de ansiedad y depresión como un trastorno de salud mental es relativamente nuevo. Sin embargo, la combinación de depresión y un trastorno de ansiedad ha sido reconocida como una enfermedad común en muchas personas.

Causas

Las causas del trastorno mixto ansioso depresivo pueden ser múltiples, aunque los resultados pueden ser similares en las personas que lo padecen. Puede ser causado por una combinación de factores biológicos, psicológicos y ambientales.

Los factores biológicos incluyen desequilibrios en los neurotransmisores en el cerebro, así como una predisposición genética. Los factores psicológicos pueden incluir traumas o estrés crónico. Además, los factores ambientales están vinculados a factores psicológicos e incluyen un entorno cercano inestable o factores socioeconómicos. Dado que las posibles causas de los trastornos de ansiedad y los trastornos depresivos son tan similares, no es sorprendente que estos trastornos ocurran juntos con tanta frecuencia.

También es posible que existan causas neuroendocrinas que son similares en los trastornos depresivos y de ansiedad. Estos incluyen la reducción de la respuesta del cortisol a la hormona adrenocorticotrópica, la respuesta de la hormona del crecimiento a la clonidina, la hormona estimulante de la tiroides y la respuesta de la prolactina a la hormona liberadora de tirotropina.

Otra teoría de las causas es que exista cierta hiperactividad del sistema noradrenérgico, teniendo altas concentraciones de metabolismo norepinefrina MHPG en su orina, plasma o líquido cefalorraquídeo.

Los síntomas

Los síntomas de los trastornos de ansiedad y depresión pueden ser muy similares. Por lo tanto, puede ser difícil diagnosticar un trastorno mixto de ansiedad-depresión en lugar de un diagnóstico de depresión o un trastorno de ansiedad. El Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos de salud mental IV (DSM IV) ha definido ciertos parámetros para diagnosticar el trastorno mixto ansiedad-depresivo:

  • Dificultad de concentración
  • Sueño perturbado
  • Apatia
  • Cansancio
  • Irritabilidad
  • Preocupaciones excesivas
  • Lloro fácil
  • Pesimismo
  • Desesperanza
  • Baja autoestima
  • Sentimientos de inutilidad
  • Sentimientos de angustia en cosas cotidianas de la vida

Los síntomas tendrán que durar un mínimo de cuatro semanas para poder valorar que realmente se trata de un trastorno. Además de los síntomas mencionados más arriba, también puede haber deterioro social, aislamiento, problemas en la escuela o trabajo, consumo de drogas o alcohol, experimentar problemas de salud, descuidar la apariencia, etc.

Diagnóstico

Como hemos apuntado más arriba, para poder ser diagnosticado es necesario que la persona presente estos síntomas de manera continuada, siendo un mínimo de 4 semanas lo necesario para comenzar a valorar que se trata de un trastorno. Los síntomas de ansiedad y depresión deben ser de baja intensidad y también deben presentarse síntomas físicos como palpitaciones, dolor de estómago o temblores.

Es muy importante encontrar un diagnóstico correcto para que la persona pueda entender lo que le ocurre y qué es lo que le está provocando su malestar. Solo con un buen diagnóstico se podrán conseguir buenos resultados en un tratamiento.

Tratamiento

Tratar el trastorno mixto ansioso depresivo puede resultar difícil porque algunos tratamientos son más efectivos para los síntomas depresivos, mientras que otros son más efectivos para los síntomas de ansiedad. Afortunadamente, los medicamentos como los antidepresivos han demostrado ser efectivos tanto para la ansiedad como para la depresión. Por lo tanto, estos tratamientos pueden ser el tratamiento más prometedor para este trastorno además de la terapia psicológica.

Te recomendamos:Antidepresivos: qué son y para que se utilizan

Los medicamentos se recetan según los síntomas que le causan el mayor deterioro emocional, físico y social. En los casos en que los síntomas de ansiedad causan la mayoría de los problemas, es posible que se necesiten medicamentos sedantes o medicamentos contra la ansiedad para tratar el problema. Las benzodiazepinas se prescriben comúnmente para la ansiedad severa, pero tienen menos probabilidades de ser prescritas para el trastorno mixto ansioso depresivo a menos que presente síntomas graves.

Numerosos tratamientos psicológicos han demostrado ser efectivos tanto para la depresión como para los trastornos de ansiedad. Al igual que con los medicamentos, ha habido pocos estudios significativos sobre la efectividad de estos tratamientos para el trastorno mixto ansioso depresivo. Sin embargo, el consenso actual es que la terapia cognitiva conductual es el enfoque psicológico más eficaz para tratar este trastorno. Este tipo de terapia es el que tiene más tasas de éxito.

En cuanto al tratamiento psicológico el paciente deberá reconocer primeramente lo que le ocurre para poder comenzar. Además también es necesario que reduzca su nivel de activación fisiológica a través de respiraciones, técnicas de relajación, etc. También será primordial que la persona mejore su estado de ánimo a través de una activación conductual realizando actividades placenteras.

Por último, también resultará importante un período de psicoeducación para que el paciente reciba una explicación sobre lo que sucede y por qué. Aprender algunas cosas básicas sobre la ansiedad y la depresión para que puedan normalizar las experiencias vividas. También será necesario que la persona cambie algunas creencias o pensamientos que puedan estar alimentando el problema.

Si tienes el trastorno mixto ansioso depresivo es posible que te esté afectando a tu vida en todos los aspectos. Sientes mucho malestar físico y emocional que te bloquea y no te permite avanzar en la vida. Si cada vez lo ves todo más oscuro y además sientes síntomas físicos que te hacen creer que tienes alguna enfermedad física, es momento de que acudas a tu médico para que te orienten en cómo proceder. Como has podido comprobar, el trastorno mixto ansioso depresivo se puede superar con un tratamiento adecuado y sobre todo, si identificas qué es lo que te ocurre y cómo puedes cambiar la situación que te hace sentir mal para estar mejor.


Sé el primero en comentar