Trastorno Obsesivo Compulsivo en niños

trastornos in

Son millones de niños los que sufren el trastorno obsesivo compulsivo (TOC) en todo el mundo.  Esto no solo impacta a los niños, si no también a todo su entorno. Hay padres que se sienten mal cuando sus hijos tienen este tipo de trastorno, pero no deberían sentirse así… porque incluso la peor crianza no causa este trastorno.

El TOC no es una fase

El TOC no es una “fase”, ni una “etapa”, el TOC es un trastorno que necesita ser tratado. Si un niño presenta este trastorno no se está portando mal de manera deliberada ni tampoco está intentando llamar tu atención. Tu hijo no tiene la culpa, y tú tampoco. El TOC es un trastorno neurobiológico, lo que significa que el cerebro de un niño con TOC funciona de manera diferente que el cerebro de un niño que no tiene TOC.

Tanto las familias como los niños con TOC necesitan información para avanzar. Existen tratamientos disponibles para poder mirar hacia el futuro con optimismo. Con el tratamiento adecuado, un niño puede aprender a controlar los síntomas del TOC e incluso, poder llevar una vida normal. Los padres tienen un papel fundamental en la ayuda de sus hijos, para ello deben:

  • Comprender qué es el TOC
  • Encontrar a un terapeuta adecuado para el tratamiento
  • Aprender a reconocer y responder a los síntomas

toc en niños pequeños

Qué es el TOC

El TOC es un trastorno que tiene una base neurobiológica. Esta condición cerebral afecta a cómo piensan los niños (y los adultos). Se caracteriza por obsesiones y compulsiones que toman al menos una hora al día. Para muchas personas, sin embargo, las obsesiones y compulsiones consumen varias horas al día. Las obsesiones son pensamientos intrusivos, imágenes o impulsos involuntarios que causan preocupación, miedo o incomodidad insoportables.

Para hacer frente a las obsesiones, la víctima del TOC diseña procesos o acciones llamadas compulsiones o rituales. En algunos casos, los rituales son observables: un niño se lava las manos en exceso o revisa las cerraduras durante largos períodos de tiempo. En otros casos, las compulsiones pueden completarse mentalmente y no pueden ser detectadas por un observador externo: el niño está haciendo una oración mental porque sienten que de esta manera podrán evitar que algo terrible suceda.

Actualmente, no hay cura para el TOC; es una condición crónica. Sin embargo, al igual que el niño con asma, alergias o diabetes aprende a manejar su condición con el tratamiento adecuado, un niño con TOC puede aprender a manejar los síntomas del trastorno.

Aprende a reconocer los síntomas del TOC

Los niños a veces describen sus obsesiones como “malos pensamientos” o miedos o preocupaciones. Y en algunos casos, les resulta muy difícil describir o poner en palabras qué es lo que les molesta. Pero se sienten obligados a participar en rituales que ayudan a reducir su ansiedad o incomodidad, aunque sea temporalmente.

toc infantil

Como ejemplo, un niño puede tener un miedo intenso y recurrente a que alguien entre en la casa y lastime a alguien de la familia. Este miedo es la obsesión. El niño puede insistir en verificar repetidamente que las puertas y ventanas estén cerradas antes de acostarse, o pedir a los padres que revisen otras áreas una y otra vez. Esos actos repetitivos son compulsiones o rituales. Si bien los temores de seguridad no son infrecuentes en los niños, los temores persistentes y crecientes sobre estos asuntos pueden ser muy molestos y causarle una gran angustia.

Otra obsesión común es el miedo a los gérmenes, seguido frecuentemente por el lavado compulsivo de las manos, un lavado de manos que ocurre con tanta frecuencia o toma tanto tiempo que la piel del niño está en carne viva.

Aunque el miedo al daño y los gérmenes, el lavado y el control son síntomas muy comunes del TOC en los niños, el TOC puede manifestarse de innumerables maneras. En algunos casos, los niños experimentan sentimientos incómodos o impulsos de que algo tiene que ser “justo”, en lugar de obsesiones discretas. Por lo tanto, tu hijo puede sentirse obligado a ponerse un calcetín una y otra vez hasta que “se sienta bien”. Como padre, es fundamental que puedas reconocer los síntomas del TOC como un primer paso para ayudar a tu hijo a obtener alivio.

Causas

Es natural que los padres busquen la causa del TOC cuando ven que su hijo sufre de este trastorno. Los padres a menudo se culpan a sí mismos o se preguntan qué hicieron “mal” para causar este problema a menudo desgarrador. Desafortunadamente, los miembros de la familia, vecinos o amigos pueden reforzar esta preocupación. Pero la paternidad no es la culpable.

toc en niños

¿Cómo se diagnostica el TOC?

Ninguna prueba de laboratorio puede identificar el TOC, pero un profesional de la salud mental que conozca este trastorno puede realizar un tipo específico de entrevista y recopilar otra información para determinar si un niño tiene TOC.

¿Qué tratamiento es efectivo para el TOC?

Si bien no hay cura para el TOC, es posible obtener alivio del TOC con la terapia cognitiva conductual (TCC), a veces en combinación con medicamentos. La TCC ha recibido un amplio apoyo científico como el tratamiento conductual más efectivo para el TOC.

Artículo relacionado:
TOC: Trastorno Obsesivo Compulsivo

¿Cómo puedo encontrar al terapeuta adecuado?

Es importante hablar con tu médico si crees que tu hijo tiene TOC. Solicita una derivación a un terapeuta cognitivo conductual con experiencia en el tratamiento de niños o adolescentes con TOC. El personal de la escuela de tu hijo también puede tener algunas sugerencias para ti.

Medicamentos para el TOC para niños

La medicación puede jugar un papel importante en el tratamiento de niños con TOC. Los expertos no lo recomiendan como la primera línea de tratamiento para el TOC, pero en algunos casos, tu hijo puede necesitar tanto la terapia cognitivo-conductual como la medicación para obtener alivio. Un médico puede recetar medicamentos, por ejemplo, para un niño que tiene TOC moderado a severo o TOC con depresión coexistente. En muchos casos, los medicamentos se usan de manera temporal hasta que él o ella puedan manejar el trastorno solo con terapia. Una vez que el niño es más capaz de manejar la ansiedad y el estrés durante la TCC, o su nivel de depresión se ha reducido, la medicación puede disminuir gradualmente; en algunos casos, se puede eliminar.

La decisión de usar medicamentos como una herramienta en el tratamiento del TOC infantil o adolescente depende de muchos factores, entre ellos:

  • La edad de tu hijo, los tipos de obsesiones y compulsiones y la gravedad de los síntomas del TOC;
  • La presencia y la gravedad de otros trastornos, como depresión, trastorno por déficit de atención / hiperactividad, otros trastornos de ansiedad u otros trastornos
  • La personalidad y la disposición de tu hijo para someterse a tratamiento y realizar tareas de TCC;
  • acceso a la terapia cognitiva conductual y experiencia previa con ella
  • Los padres deben aprender todo sobre medicamentos. Si se recetan medicamentos, deben comprender los beneficios y las precauciones de este tipo de tratamiento antes de administrarlo a los niños.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.