Tratamiento del estrés

El estrés emocional generalmente ocurre en situaciones que las personas consideran difíciles o desafiantes.

El tratamiento del estrés implica controlar y reducir la tensión que se produce en dichas situaciones estresantes, haciendo cambios emocionales y físicos. La reducción del estrés dependerá del grado del mismo y del esfuerzo de la persona por intentar mitigarlo.

Aspectos a tener en cuenta en el tratamiento del estrés:

1) La actitud: la actitud de la persona puede influir en que una situación o emoción sea más estresante o menos. Una persona con una actitud negativa a menudo reportará más estrés:

– encuentra lo positivo de cualquier situación y no te detengas en lo negativo.

– planea actividades divertidas.

– descansa lo que necesites.

2) La actividad física: una actividad física insuficiente puede conllevar un mayor estrés en la vida de una persona. Una mayor actividad física tiene muchos beneficios, incluyendo la promoción de una sensación de bienestar:

– Iniciar un programa de actividad física. La mayoría de los expertos recomiendan 20 minutos de actividad aeróbica tres veces por semana.

– Decidir sobre un determinado tipo, cantidad y nivel de actividad física que se ajuste a tu horario y que pueda ser parte de tu rutina.

– Encuentra un compañero de ejercicio. Será más divertido y te animará a seguir con tu rutina.

– No es necesario inscribirse en un gimnasio. Caminar 20 minutos a paso enérgico al aire libre es suficiente.

3) Sistemas de apoyo: casi todo el mundo necesita a alguien en su vida en el que pueda confiar en momentos difíciles. Tener poco o ningún apoyo hace que las situaciones estresantes sean aún más difíciles de tratar:

– Hacer un esfuerzo en socializarse con los demás. A pesar de que puedes sentir la tentación de evitar a la gente cuando te sientes estresado, una persona que cuenta con amigos se sentirá menos estresada.

– Sé bueno contigo mismo y con los demás.

4) Relajación: las personas que no tienen intereses externos, pasatiempos u otras formas de relajación pueden ser menos capaces de manejar situaciones estresantes:

– Aprender y tratar de utilizar técnicas de relajación, como imágenes guiadas, escuchar música, practicar yoga o meditación. Con algo de práctica, estas técnicas pueden obrar milagros.

– Escucha a tu cuerpo cuando te pida un descanso.

– Asegúrate de dormir lo suficiente. Los buenos hábitos de sueño son una de las mejores maneras de manejar el estrés.

– Dedica tiempo a tus intereses personales y aficiones.

5) Dieta: una dieta deficiente pone al cuerpo en un estado de estrés físico y debilita el sistema inmunológico. Como resultado, una persona puede ser más propensa a contraer infecciones. Una mala dieta puede significar la elección de alimentos poco saludables, no comer lo suficiente o no comer en un horario normal:

– Escoger alimentos que mejoren tu salud y bienestar. Por ejemplo, aumentar la cantidad de frutas y verduras.

– Come porciones normales en un horario regular.

6) Otros recursos: si estas técnicas de manejo del estrés no te funcionan, hay profesionales, como los trabajadores sociales, psicólogos y psiquiatras, que te pueden ayudar. Programar una consulta con uno de estos profesionales de la salud mental te ayudará a aprender estrategias de manejo del estrés, incluyendo técnicas de relajación.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.